Comparte esta noticia

Astenia primaveral

DIARIOFARMA  |    23.02.2015 - 12:51

Manual de Práctica Farmacéutica. Universidad de Navarra: Astenia primaveral. Acceda al documento completo

 

CONCEPTOS GENERALES                                 

 

La astenia primaveral es una sensación subjetiva de cansancio, tanto físico como intelectual, sin causa orgánica conocida, que reduce la capacidad para trabajar e incluso para realizar las tareas cotidianas más sencillas.

 

Causas

La astenia puede tener como causa:

  • El Clima: Con la llegada de la primavera, se dan una serie de cambios ambientales:

Aumento de la intensidad lumínica.

Subida de las temperaturas.

Incremento  de las horas de sol.

Variaciones en los niveles de humedad y presión atmosférica.

Cambios horarios.

Los cambios de estación nos afectan por la dificultad de adaptación que presenta nuestro organismo ante estas variaciones climáticas. Así, mientras más drásticamente  se produzcan estas variaciones climáticas, más agudos serán los cuadros de astenia que se originen.

  • Cambios en nuestro reloj biológico: Estas variaciones climáticas tienen una repercusión directa en nuestro reloj biológico, un mecanismo natural que marca la preparación del organismo para la llegada del día y la noche, y cuyo funcionamiento se ve alterado cuando cambian las condiciones ambientales.
  • El hipotálamo: Los desajustes que provocan los cambios estacionales, alteran la producción de hormonas y neurotransmisores, cuya secreción es regulada por el hipotálamo, y su descompensación repercute finalmente en el desarrollo de la astenia primaveral.

Sin embargo, a veces no es posible dar con una causa específica de la astenia.

 

Epidemiología

La astenia es un trastorno extremadamente frecuente entre la población general. Se estima que en España una tercera parte de los pacientes que acuden a consulta de Atención Primaria mani-

 

 

 

fiestan astenia como uno de los síntomas que les inducen a solicitar atención médica. Generalmente se manifiesta durante los meses de primavera.

 

Factores predisponentes

  • Personas de entre 20 y 50 años
  • Mujeres
  • Zonas geográficas urbanas
  • Zonas donde el invierno es largo
  • Personas que trabajan a turnos
  • Personas que padecen:

Dieta deficitaria

Estrés

Problema emocional previo

Desequilibrio hormonal

 

Síntomas

Es habitual que quien padezca astenia sufra al menos cuatro de los siguientes síntomas:

  • Cansancio
  • Tristeza inexplicable y sensación de vacío
  • Debilidad generalizada
  • Somnolencia diurna
  • Decaimiento físico e intelectual
  • Falta de concentración
  • Aturdimiento
  • Dolor de cabeza y malestar general
  • Irritabilidad
  • Falta de apetito
  • Cierta pérdida de memoria
  • Tensión arterial baja
  • Tono vital bajo
  • Disminución de la libido y anhedonía (incapacidad para sentir placer)

NOTA: En ocasiones, se utiliza fatiga como sinónimo de astenia. Sin embargo, tal término implica conceptos diferentes, ya que la fatiga supone la aparición precoz de cansancio  una vez iniciada una actividad física habitual, mientras que la astenia es una sensación de cansancio previo.

 

Diagnóstico diferencial

Las patologías que cursan con astenia son muy numerosas  y su etiología es muy diferente e incluso en algunos casos desconocida, por lo que para identificarla es necesario llevar a cabo un diagnóstico diferencial minucioso que obviamente no puede realizar el farmacéutico.

El primer paso para lograr identificar la astenia primaveral es la diferenciación entre astenia orgánica y astenia psicogénica  cuyas características figuran en la Tabla 1: “Diagnóstico diferencial entre astenia orgánica y psicogénica”.

Sin embargo, y dado que en la farmacia se consulta a menudo sobre este trastorno, es conveniente disponer de un protocolo que permita identificar las causas de remisión al médico y orientar sobre los posibles tratamientos (ver “Protocolo de actuación en Astenia”).

 

 

 

TABLA  1: DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL ENTRE ASTENIA  ORGÁNICA Y PSICOGÉNICA

 

 

TRATAMIENTO                                                    

 

En los casos en que puede recomendarse un tratamiento desde la propia oficina de farmacia, éste debe estar encaminado al alivio o supresión de los síntomas descritos por el paciente en un período de tiempo no superior a 7 días. Si en este período no remite la astenia o durante el mismo aparece algún síntoma añadido o un trastorno psiquiátrico, el paciente debe ser remitido al médico.

 

El tratamiento consiste en:

  • Medidas generales
  • Tratamiento nutricional
  • Tratamiento farmacológico

 

TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO

 

  1. MEDIDAS GENERALES

La clave para combatir y prevenir la astenia primaveral es mantener unos hábitos de vida saludable que ayuden al organismo a adaptarse a la nueva estación, siendo los más importantes:

  • Respetar las horas de sueño.
  • Realizar ejercicio físico moderado.
  • Llevar una dieta sana y equilibrada.

 

 

 

La importancia del sueño

El organismo necesita del reposo para recuperar energías y funcionar correctamente.  Nos permite reparar el desgaste físico y emocional que produce la actividad diaria. La falta de sueño es devastadora.

Es imprescindible conseguir un ambiente adecuado para lograr un sueño reparador:

  • Mantener una temperatura agradable de la habitación.
  • Evitar el ruido y la luz.
  • Contar con un colchón firme y liso y una almohada cómoda.
  • Regular los horarios y mantener constancia en la hora de acostarse.
  • Evitar estimulantes.
  • Tratar de no comer justo antes de ir a dormir.
  • Tomar bebidas calientes como la leche o infusiones antes de acostarse.

 

Ejercicio físico moderado

Durante estos días la tentación de tumbarse en el sofá o de sucumbir a la inactividad aparece a cada instante, lo mejor es no dejarse vencer y aprovechar la luz natural par hacer deporte (no olvidemos que el sol aporta mucha vitalidad). Se recomiendan las siguientes actividades:

  • Pasear al aire libre durante 45-60 minutos.
  • Bailar.
  • Nadar.
  • Montar en bicicleta.
  • Practicar yoga o cualquier otra actividad que relaje el cuerpo y la mente.
  • Gimnasia con ejercicios respiratorios.
  • El café de la sobremesa encuentra un sustituto más acertado en las infusiones digestivas o relajantes.

 

  1. TRATAMIENTO NUTRICIONAL

Las carencias de vitaminas y minerales en nuestra dieta junto con otros factores, en este caso llegada de la primavera, podrían dar lugar a la aparición de la astenia primaveral.

El tratamiento nutricional de ésta puede incluir la adopción de una alimentación  sana y equilibrada, hasta la administración de vitaminas y minerales (en aquellas ocasiones en las que el aporte en la dieta sea insuficiente). Aunque es importante recalcar que un aporte extravitamínico o mineral no transforma una dieta no saludable en saludable.

 

Dieta sana y equilibrada

Una alimentación sana y equilibrada (adecuado aporte de proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas, sales minerales y agua) es fundamental para que el organismo extraiga de los alimentos los nutrientes que necesita con el fin de estimular el sistema de defensas y combatir los síntomas.

La dieta tiene que estar enriquecida en vitaminas y minerales, nutrientes que participan en funciones diversas del sistema nervioso y de defensas y cuya deficiencia tiene una relación directa con nuestro estado de ánimo y de salud.

  • Las comidas a lo largo del día tienen que mantener un ritmo y un orden. Interesa distribuir la alimentación en 5 tomas si pasan más de cuatro horas de una a otra. No pueden faltar el desayuno, el almuerzo, la comida, la merienda y la cena.
  • El desayuno será consistente y aportará energía suficiente para poder mantener el ritmo de

 

 

 

tareas que se presentan durante la mañana.

Las sustancias excitantes como el café o el té se pueden sustituir por los equivalentes sin cafeína o por preparados solubles a base de cereales (malta, achicoria...).

Los alimentos como el pan o derivados (galletas, cereales, pan tostado, de molde...) son básicos y se preferirán los integrales que aportan más fibra y mayor densidad nutritiva.

Una fruta fresca rica en vitamina C compensa parte de las necesidades aumentadas de este nutriente, y se puede elegir entre: naranja al natural o en zumo, zumo de pomelo, mandarinas, fresas, kiwi o piña. Si se omite la fruta en el desayuno, ésta se reserva como aperitivo a media mañana.

  • Entre horas, se puede optar por alimentos de mayor densidad en vitaminas y minerales: frutas diversas, jugos de hortalizas o de frutas, frutos secos, sandwich vegetales, macedonia de frutas y yogur, batidos de fruta y leche, etc
  • Las comidas estarán marcadas por la abundancia de los vegetales.

Comenzar cada comida por un caldo vegetal, un puré de verduras caldoso o una ensalada variada es una buena elección.

Los alimentos proteicos (carnes, pescados o huevos) no deben faltar al menos una vez al día, y pueden ser el complemento de una comida o una cena equilibrada.

Terminar o comenzar las comidas con una ración de frutas es todo un acierto.

  • Las cenas serán más ligeras y se tomarán al menos dos horas antes de acostarse, para que la digestión no interfiera con el sueño, y éste pueda ser reparador.

Cuanta más variedad de hortalizas y verduras incluya, mayor es la riqueza nutritiva, y esto se traduce en mayor vitalidad y energía. Como complemento del aliño, la levadura de cerveza, las semillas de sésamo u otros complementos dietéticos, además de enriquecer en vitaminas y minerales los platos, proporcionan agradables sabores.

  • Mantener el cuerpo bien hidratado es fundamental para contribuir al buen desarrollo de las distintas funciones orgánicas. Disponer de una botella de agua en un lugar fresco y bien visible es la mejor forma de obligarse a tomar la cantidad de agua necesaria. Esto se puede complementar con infusiones, zumos y jugos de hortalizas y frutas.

 

Aporte extravitamínico o mineral

En ocasiones es recomendable dar un aporte vitamínico y mineral como complemento  de la dieta mediante complejos vitamínicos.

Cuando se lleve acabo un aporte extravitamínico o mineral es importante que no excedan la RDA (ingesta diaria recomendable). Un exceso de vitaminas o minerales puede llegar a ser tóxico, sobre todo en el caso de vitaminas liposolubles A y D.

En situaciones especiales, como el embarazo  y lactancia,  la dosis de vitaminas y minerales necesita ser reajustada.

Ver Tabla 2: “Ingesta diaria recomendada de vitaminas” y Tabla 3: “Ingesta diaria recomendada de minerales”.

 

TABLA  2: INGESTA DIARIA  RECOM ENDADA  DE VITAM INAS

 

TABLA  3: INGESTA  DIARIA  RECOM ENDADA  DE M INERALES

 

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

 

No existe un tratamiento eficaz reconocido para combatir específicamente la astenia. En general, los síntomas asténicos se corrigen con el tratamiento específico de la enfermedad de base, ya sea orgánica o psíquica.

A pesar de lo anterior, es relativamente frecuente la utilización de algunas formulaciones destinadas a:

  • Recuperar el tono vital (carnitina, arginina, ácido aspártico, citrulina, etc.).
  • Ejercer una acción estimulante (deanol, ginseng, etc.) o antidepresiva (hipérico, etc.), etc.

 

ESTIMULANTES (Fitoterapia)

Los tratamientos fitoterapéuticos de la astenia primaveral incluyen 3 plantas con propiedades excitantes: Ginseng, Eleuterococo y Cola.

 

El Ginseng  (Panax Ginseng)

Es una planta tonificante. Los ginsenósidos intervienen en la regualación de numerosos procesos metabólicos (especialmente síntesis proteica y tolerancia a la glucosa). Algunos de sus componentes ejercen un efecto estimulante sobre el sistema nervioso central y la transmisión sináptica. La sinergia de sus componentes se traduce en un aumento de la resistencia al cansancio, con prestaciones psicomotoras mejoradas.

Existen algunos ensayos que demuestran la eficacia de la raíz del Ginseng  en los casos de cansancio físico y psíquico. El Ginseng está indicado en tratamientos de dos o tres meses.

 

El Eleuterococo  (Eleuterococcus senticosus)

Parece ejercer una acción estimulante en el sistema nervioso central sin provocar irritabilidad. Los componentes de la raíz actúan de forma global, aumentando la protección del organismo contra diferentes tipos de agresión:  física, química, vírica, inflamatoria, radioterápica  y que los fitosteroles (eleuterósido A) regulan las funciones endocrinas de las glándulas suprarrenales y de

las gónadas.

También, se ha afirmado que mejora la resistencia al estrés, definiéndola como planta adaptógena y que aumenta las prestaciones  físicas y la resistencia al cansancio.

 

La Nuez de Cola (Cola nitida) parece ser un estimulante físico e intelectual de acción prolongada. Según diferentes estudios, su semilla presenta efectos tónicos que se manifiestan de forma gradual.

Se recomienda no utilizar durante la tarde-noche en personas sensibles con tendencia a presentar trastornos del sueño. Asimismo, puede producir cierta excitabilidad en personas de naturaleza nerviosa.

 

ANTIDEPRESIVOS (Fitoterapia)

El Hipérico (Hypericum perforatum)

Se han realizado diferentes estudios en los que se ha demostrado  mejorar los estados de depresión ligera o moderada y sus síntomas asociados como son el cansancio o la falta de concentración. Asimismo, parece ser un buen promotor del sueño.

 

OTRAS SUSTANCIAS

No se dispone de ensayos clínicos bien controlados que respalden el empleo de farmacos nootrópicos (aceglutamida, acetil carnitina, deanol, inositol) en el tratamiento de la astenia primaveral. Tampoco los fármacos relacionados con la disminución de la fatiga muscular (carnitina, adenosina) han sido suficientemente evaluados en esta afección.

 

INTERVENCIÓN DEL FARMACÉUTICO              

 

Preguntas al paciente

  • ¿Quién es el paciente?
  • ¿Qué síntomas presenta?
  • ¿Cómo se presentaron y cuál es la progresión, duración e intensidad?
  • ¿Mejoran con el descanso?
  • ¿Ha padecido los mismos síntomas en otras ocasiones?
  • ¿Presentan carácter estacional?
  • ¿Tiene el paciente alguna enfermedad conocida cuyos síntomas puedan confundirse con la astenia?
  • En caso de tratarse de una mujer, ¿se encuentra embarazada?
  • ¿Toma el paciente medicamentos, drogas o tóxicos habitualmente?
  • ¿Está el paciente atravesando una época de problemas laborales, familiares, escolares o sometido a desfases horarios?
  • ¿Ha modificado sus hábitos alimentarios, iniciado alguna dieta o evitado algún alimento en concreto? ¿ha experimentado pérdida de peso?
  • ¿Presenta el paciente antecedentes personales o familiares de trastornos depresivos, ansiedad o estrés?
  • ¿Ha tomado algún medicamento para tratar el síntoma que refiere?
  • ¿Presenta el paciente algún tipo de alergia?

 

Derivación al médico

  • Si el paciente manifiesta astenia acompañada de patología de base conocida.
  • En caso de sospecha de que se encuentre atravesando una situación que le provoque estrés o ansiedad, o sufriendo algún tipo de trastorno depresivo (aunque el paciente no presente ningún síntoma asociado a la astenia).
  • Si en este período no remite la astenia o durante el mismo aparece algún síntoma añadido o un trastorno psiquiátrico.

 

Selección del tratamiento

El tratamiento a recomendar desde la oficina de farmacia debe basarse en las medidas generales y la corrección de los posibles desequilibrios nutricionales.

Cuando estas medidas sean insuficientes se puede aconsejar un tratamiento farmacológico. En este caso consideramos de elección las especialidades farmacéuticas de dispensación sin receta que contienen ginseng o hipérico como monofármacos.

 

 

 

Dado el riesgo de interacciones consideramos que es preferible que el farmacéutico no recomiende estos tratamientos a personas que consuman otros medicamentos.

 

Seguimiento de los pacientes

Una vez instaurado el tratamiento seleccionado, habrá que realizar un seguimiento. Comprobar:

  • Si los síntomas mejoran, o no.
  • Si el cansancio físico o intelectual prosigue o desaparece
  • Si el tiempo de duración de los síntomas supera o no los 7 días. Remitir al médico en las siguientes situaciones:
  • Si la astenia continua tras los días de tratamiento
  • Si empieza a acompañarse de ansiedad o estrés.

 

Consejos al paciente

En todo caso, es conveniente dar una serie de consejos generales al paciente. A continuación se citan algunos:

  1. Duerme lo necesario y respeta siempre las horas de sueño.
  2. Practica ejercicio físico moderado para relajar el cuerpo y la mente, aunque siempre evitando esfuerzos excesivos.
  3. Bebe al menos 2 litros de agua diarios.
  4. Evita el consumo de tabaco, alcohol, bebidas con cafeína y otras sustancias excitantes.
  5. 5. Procura mantener horarios fijos para las comidas, así como a la hora de acostarte y levant
  6. Lleva una alimentación sana y equilibrada, baja en grasas y rica en fibras, vitaminas y minerales. Es muy recomendable el consumo bajo de carnes y lácteos, así como de productos ricos en azúcar (en su lugar se recomienda consumir miel) y también bebidas alcohólicas. Frente a los alimentos fritos y precocinados, es preferible el consumo de frutas y verduras frescas, así como de arroz, pasta, legumbres, patatas y pescado.
  7. 7. Ante posibles estados carenciales, consulta a tu médico sobre la necesidad de una suplementación vitamínica que te aporte la energía necesaria para afrontar con fuerza y vitalidad esta época del año.
  8. Ante la tentación constante de tumbarse en el sofá o en la cama y permanecer inactivos, no dejarse vencer y aprovechar las horas de luz natural para salir a tomar el aire y el sol, fuente de vitalidad y energía.
  9. Fomentar actividades intelectuales suaves que nos motiven y estimulen.
  10. A ser posible, hacer pequeños descansos de cinco minutos cada hora durante la jornada laboral para que ésta se desarrolle de una manera más relajada.

 

 

PROTOCOLO DE ACTUACION EN ASTENIA                                                        

 

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Colegio Oficial de Farmacéuticos de Bizkaia; Centro de infromación de medicamentos. Astenia primaveral. Argibideak, Vol. 10, nº 2, marzo-abril 2000.
  • Astenia. Panorama Actual del Medicamento, 2000 MAR; 24 (231).
  • Grupo de trabajo del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Bizkaia. Protocolos de

Atención Farmacéutica: Astenia primaveral. Farmacia profesional, marzo 2001.

• Catálogo de Parafarmacia del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, 2004

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz