Comparte esta noticia

Buenas Prácticas en Farmacia Comunitaria en España

DIARIOFARMA  |    23.02.2015 - 19:56

Este documento ha sido elaborado por el Grupo de Trabajo de Buenas Prácticas del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, compuesto por:

Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cádiz Colegio Oficial de Farmacéuticos de Gipuzkoa Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza Fundación Pharmaceutical Care

Sociedad Española de Farmacia Comunitaria

Universidad Granada

 

El Pleno del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos aprobó la difusión de este documento en su sesión del 24 de julio de 2013.

 

Antecedentes

Desde finales  de los años ochenta, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Farmacéutica Internacional (FIP) han estado trabajando en la definición del papel y las funciones de los farmacéuticos, así como en la elaboración de guías  de buenas prácticas en Farmacia.

En 1988, en Delhi (India), se celebró la primera reunión sobre el papel del farmacéutico. Desde entonces se han celebrado reuniones en 1993 en Tokio (Japón), 1997 en Vancouver (Canadá) y 1998 en La Haya (Holanda).

En 1992, la FIP elaboró el primer documento, “Buenas Prácticas en Farmacia Comunitaria y Hospitalaria”, recogiendo normas sobre los servicios farmacéuticos en el ámbito comunitario y hospitalario, que se aprobó oficialmente en 1993.

Un año más tarde (1994), la OMS adoptó una Resolución1 sobre el papel del farmacéutico en apoyo a su estrategia en materia de medicamentos. Ese mismo  año, la FIP envía su documento de buenas prácticas al Comité  de Exper- tos de la OMS en Especificaciones para  las Preparaciones Farmacéuticas, para  opinión y comentarios. Basándose en las observaciones realizadas por la OMS, y ya en 1997, la FIP aprueba el “Documento Conjunto FIP/OMS sobre Buenas Prácticas en Farmacia”, publicado en 1999 en el 35º Informe del Comité  de Expertos de la OMS en Especi- ficaciones para  las Preparaciones Farmacéuticas2.

En 2006, la FIP y la OMS publican el manual “Developing Pharmacy Practice. A Focus on Patient Care”3  - Desarrollo de la práctica de la Farmacia centrada en la atención del paciente”, que se centra en las nuevas dimensiones de la práctica farmacéutica y establecen, paso a paso, procedimientos para la práctica de la Atención Farmacéutica.

En 2007, la FIP decide revisar el documento de Buenas Prácticas de 1997 para adaptarlo a los avances del ejer- cicio profesional. El proceso de revisión conllevó la realización de una consulta entre las organizaciones que son miembros de  la FIP, expertos en la materia y la OMS. No será  hasta 2011  cuando se  adopten las “Directrices Conjuntas FIP/OMS sobre Buenas Prácticas en Farmacia: Estándares para la calidad de los servicios far- macéuticos”4. Este documento insta a que las organizaciones profesionales nacionales hagan suyas estas directrices y desarrollen unas  normas específicas sobre buenas prácticas en Farmacia.

Paralelamente, a finales de 2008 comenzó la iniciativa sobre Servicios Farmacéuticos basados en Atención Primaria de Salud (APS), promovida por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para poner en valor los sistemas sanitarios en los países iberoamericanos y la actuación del farmacéutico en el desarrollo de servicios. Como  parte de esta iniciativa, la OPS  junto con  un grupo  de expertos de distintas organizaciones farmacéuticas elaboraron el documento “Guía para  el desarrollo de servicios farmacéuticos basados en APS”5.

En España, en  1995,  el Consejo General  de  Colegios Oficia- les de Farmacéuticos publicó  las “Normas españolas de Buena Práctica en Farmacia”, basándose en el documento publicado por la FIP en 1993. El objetivo de estas normas era detallar las exigencias que  conllevan a la correcta práctica profesional en España y las vías más  adecuadas para  su consecución.

Más recientemente, en 2008, el Consejo General publicó  la “Norma  de  Calidad para  la Oficina de  Farmacia”, con  el obje- to  de  especificar los  requisitos mínimos  que  debe cumplir  la farmacia comunitaria para ayudar a los farmacéuticos a desa- rrollar, gestionar y proporcionar unos servicios de calidad a los pacientes.

Las Directrices Conjuntas FIP/ OMS  sobre Buenas Prácticas instan  a las organizaciones profesionales nacionales a desarrollar unas  normas específicas sobre buenas prácticas

 

1  Resolución de la Asamblea Mundial de la Salud WHA 47.12.

2  Serie de informes técnicos nº 885 de la OMS.

3  Developing Pharmacy Practice. A Focus on Patient Care. WHO/PSM/PAR/2006.5, 2006.

4  Directrices Conjuntas FIP/OMS sobre Buenas Prácticas en Farmacia: Estándares para la calidad de los servicios farmacéuticos. Hyderabad, 2011.

5  Guía Servicios Farmacéuticos en la Atención  Primaria  de  Salud. PAHO. Washington, 2010.

 

Justificación

Los servicios y sistemas sanitarios de todo el mundo están cambiando. Las farmacias y los farmacéuticos, como parte integral de estos sistemas de salud, necesitan adaptarse al cambio y avanzar para satisfacer las necesidades tanto de los pacientes como de los gobiernos.

La sociedad está más formada e informada en temas relacionados con la salud, por lo que demanda servicios de calidad y eficientes. La situación económica actual, junto con el envejecimiento generalizado de la población, hacen que  sea  fundamental optimizar  recursos y obtener el máximo  valor posible de cualquier intervención sanitaria. Por ello, farmacéuticos, médicos, enfermeros y otros profesionales de la salud comparten la misión de garantizar un uso  seguro, responsable, efectivo y eficiente de los servicios, intervenciones sanitarias y medicamentos, teniendo como objetivo último optimizar los resultados en salud.

El presente y el futuro profesional de la Farmacia están ligados a la provisión de  servicios centrados en el paciente. La simple  entrega de un medicamento no es  suficiente para  que  se  alcancen los objetivos de un trata- miento farmacológico, y entre las responsabilidades del farmacéutico está conseguir que los pacientes hagan un uso responsable de su medicación e intentar maximizar los resultados de la farmacoterapia. Los costes asociados a resultados no adecuados al objetivo terapéutico debidos a problemas relacionados con el uso de medicamentos son demasiado altos, máxime en una sociedad cada vez más envejecida, que utiliza más  medicamentos, y en la que hay que obtener el mayor rendimiento de los recursos disponibles.

La naturaleza y las funciones de los farmacéuticos resultan cada vez más complejas y diversas. Es fundamental hacer un mejor uso de todas las competencias de los farmacéuticos y explotar su po- tencial. Por tanto, es necesaria la existencia de directrices, guías y procedimientos que garanticen que todos  los farmacéuticos, con independencia del lugar en el que ejerzan, puedan ofrecer una asistencia sanitaria y unos servicios de calidad, eficientes y que respondan a las necesidades de la sociedad.

La FIP y la OMS recomiendan, en sus Directrices Conjuntas FIP/OMS sobre Buenas Prácticas en Farmacia: Están- dares para la calidad de los servicios farmacéuticos (2011), que sean las organizaciones profesionales nacionales las que ofrezcan soporte y orientación a los profesionales, a través de la confección de una serie de normas sobre los servicios a prestar y los objetivos que debe tener el ejercicio profesional.

De acuerdo con  esta recomendación, el Consejo General  de  Colegios Oficiales  de  Farmacéuticos ha  elaborado el presente documento de Buenas Prácticas en Farmacia Comunitaria, que tiene en cuenta las necesidades de la población española, las condiciones de la profesión farmacéutica en nuestro país y las particularidades de nuestro sistema sanitario.

 

Objetivos

 

Este documento desarrolla y establece unas normas para la práctica de la Farmacia Comunitaria en España, basa- das en procesos relevantes y en las necesidades de la profesión. Está dirigido a todos aquellos farmacéuticos que trabajan en las farmacias comunitarias españolas.

Los objetivos de este documento son:

- Definir las funciones que pueden desempeñar los farmacéuticos comunitarios en consonancia con las Buenas Prácticas.

- Definir las tareas que conforman cada una de las funciones.

- Establecer procedimientos para las Buenas Prácticas.

Buenas Prácticas en Farmacia Comunitaria en España. Índice:

  • Antecedentes
  • Justificación
  • Objetivos
  • Definición de Buenas Prácticas en Farmacia
  • Marco legal: funciones y obligaciones de la Farmacia Comunitaria
  • Misión del farmacéutico comunitario
  • Funciones, tareas y actividades de las Buenas Prácticas en Farmacia Comunitaria
  • Implantación de las Buenas Prácticas en la Farmacia Comunitaria

Accede al documento completo

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz