Comparte esta noticia

Dermatitis del  pañal

DIARIOFARMA  |    23.02.2015 - 12:20

Manual de Práctica Farmacéutica. Universidad de Navarra: Dermatitis del  pañal. Acceda al documento completo

 

 CONCEPTOS GENERALES                                

 

La dermatitis del pañal es el proceso cutáneo irritativo e inflamatorio debido a las especiales condiciones de humedad, maceración, fricción  y contacto  con orina, heces  y otras sustancias (detergentes, plásticos, perfumes, etc.) que se producen en la zona cubierta por el pañal. Puede darse tanto en niños como en adultos que utilicen pañal.

 

Etiología

Son una mezcla de diversos factores los que irritan la piel, e incluso el agente causal puede ser diferente en cada paciente.

Los principales factores son:

  • fricción
  • oclusión
  • excesiva humedad
  • orina y heces
  • aumento del pH en la piel del área del pañal

Resultado final: daño a la epidermis, con la consiguiente pérdida de la función barrera de la piel y una mayor susceptibilidad  a la irritación cutánea.

 

Prevalencia

Se desconoce la prevalencia exacta de la dermatitis del pañal, pero se estima que entre un 7 y un 35 % de los niños tiene esta dermatitis en cualquier momento de su lactancia.

Afecta por igual a ambos sexos, y se dice que la prevalencia máxima sucede entre los seis y los doce meses de edad.

La incidencia de dermatitis de pañal es tres o cuatro veces superior en los niños con diarrea. La utilización de pañales extra-absorbentes reduce la frecuencia y severidad de la dermatitis del

pañal en comparación con los niños que usan pañales de algodón, aunque algunos estudios dis- putan esta afirmación.

 

 

 

Complicaciones

  • Tipo infeccioso (las más habituales), especialmente la sobreinfección por Candida albicans, que se manifiesta clínicamente como eritema intenso de tinte rojo violáceo con formación de pápulas y pápulo-pústulas de extensión periférica.
  • El granuloma glúteo infantil es una complicación de una dermatitis del pañal asociada a la uti- lización de corticoides tópicos de alta potencia, caracterizada por la aparición de nódulos vio- láceos o purpúricos de hasta 2 ó 3 cm de diámetro.
  • La hipopigmentación o cicatrización son complicaciones de dermatitis del pañal moderadas o severas.

 

Diagnóstico

El diagnóstico es eminentemente clínico. En casos de sobreinfección candidiásica o bacteria- na debe tomarse cultivo de las lesiones sospechosas.

Diagnóstico diferencial

Enfermedades que deben diferenciarse de la dermatitis irritativa:

  • Dermatitis seborreica. Eritema rosado, con descamación untuosa, que afecta predominante- mente a los pliegues inguinales.
  • Psoriasis del pañal. Placas eritematosas vivas, de márgenes bien definidos, con descamación leve o moderada.
  • Miliaria rubra. Pápulas eritematosas aisladas, a veces coronadas por una vesícula o una pequeña pústula.
  • Dermatitis atópica. (Poco frecuente en esta zona)
  • Impétigo. Pústulas que se rompen dejando áreas desflecadas y una exudación de coloración amarillenta (infección superficial por estafilococo dorado).
  • Candidiasis del pañal. Eritema más vivo o violáceo, afectación de los pliegues, un borde níti- do y formación de pápulas o pápulopústulas periféricas.
  • Herpes simple primario genital. Vesículas arracimadas herpéticas.
  • Sífilis congénita. (Muy infrecuente en nuestro medio). Pápulas o placas de superficie plana y colo- ración eritematosa a parduzca, que pueden ser numerosas y confluentes en la zona perianal.
  • Acrodermatitis enteropática. Lesiones eritematosas y descamativas, con unos bordes bien definidos y desflecados, asociados a irritabilidad y cierto grado de alopecia como manifesta- ciones más incipientes.
  • Histiocitosis de células de Langerhans. Eritema rosado erosivo y descamativo que afecta pre- dominantemente a los pliegues inguinales, resistente a los tratamientos tópicos, o como pápu-

las eritematosas con aspecto purpúrico.

 

TRATAMIENTO                                                    

 

Orientado tanto hacia la prevención como al tratamiento sintomático de las lesiones establecidas.

 

PROFILAXIS

  • Mantener la zona limpia y seca.
  • Realizar una buena higiene de la zona: con agua tibia o con un jabón ácido o neutro, desa- consejándose los perfumes.

 

DERMATITIS DEL PAÑAL

 

  • Cambiar los pañales con frecuencia. Puede ser útil mantenerlos unas horas al día sin pañales, si es posible.
  • Utilizar polvos de talco u óxido de zinc (para evitar la maceración). Desaconsejados en ero- siones de la piel, pues podrían producirse granulomas por cuerpo extraño.
  • No se utilizarán de modo profiláctico corticoides, antifúngicos ni antibióticos tópicos, por el riesgo de sensibilización.
  • Se debe aplicar, a cada cambio de pañal, un producto protector que aísle la piel del contacto con el pañal:

- Pastas o pastas al agua con óxido de zinc (fórmulas magistrales o productos comerciales). A veces llevan sustancias que inhiben la acción de las enzimas fecales.

  • Los pañales actuales desechables extra-absorbentes contienen un material absorbente en gel dentro del núcleo de celulosa. Con gran capacidad absorbente y además posee una capacidad de tampón que reduce el pH elevado de la zona del pañal. Los pañales extra-absorbentes difieren, según los distintos fabricantes, en composición, cantidad y distribución del material en gel dentro del núcleo de celulosa.

 

TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO

 

Cremas protectoras. Evita la humedad, estando muy indicadas las formuladas a base de deri- vados de silicona. Ejemplo: Pasta al agua Eryplast®.

 

Emulsiones O/A. Para la limpieza del área perianal por arrastre de los exudados, a la vez que dejan una película antiirritante y protectora de la piel inflamada, siendo refrescantes sin ser oclu- sivas (emulsiones A/O pueden ser oclusivas). Ejemplo: Avenamit®, Mustela loción hidratante®…

 

Toallitas impregnadas con una emulsión hidratante muy fluida. Puede incorporar algún tensio- activo de bajo poder detergente, se utilizan como refrescantes y limpiadoras.

 

Cremas o emulsiones consistentes (bálsamos). Se utilizan como emolientes (no como lim- piadoras, por su acumulación en los pliegues), para proteger y reparar la zona del pañal, a veces añadiendo oxido de zinc, como antiséptico, antiinflamatorio y astringente, o ceras, siliconas, como aislantes de la piel y el medio externo. Ejemplo: Bálsamo-bebé®, Gluteo-seco®…

 

Aceites vegetales, derivados de la lanolina, alcoholes superiores y ésteres, neutros y con antio- xidante o minerales ligeros y purificados. Se utilizan para limpiar la zona perianal u otra región irri- tada, descamativa o cubierta de pomada, al mismo tiempo que la protege con una capa imper- meable al agua y al aire (los aceites minerales son peores).

 

Polvos. Absorben la humedad y lubrifican la superficie de la piel que ha sido previamente lim- piada. También se pueden utilizar para cualquier otra zona cutánea, especialmente los grandes pliegues (axilas, codos, rodillas, cuello). Riesgo de inhalación si el tamaño de partícula es dema- siado pequeño. Ejemplo: polvos talco y derivados

 

Talco líquido (en forma líquida, con silicona y agua). Es refrescante, emoliente y absorbente, y evita el riesgo de inhalación accidental de los polvos.

 

 

 

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

 

Corticoides tópicos: En dermatitis moderadas o severas, la aplicación de corticoides tópicos de baja o moderada potencia reduce o elimina la inflamación. La absorción percutánea de los cor- ticoides de aplicación tópica en la zona del pañal está incrementada por la oclusión. Ejemplo: hidrocortisona al 1%.

 

Antifúngicos tópicos (con o sin corticoides): La sobreinfección por Candida albicans es bas- tante frecuente, y muchos casos de dermatitis del pañal se benefician de la aplicación tópica de un antifúngico. En muchos casos, la asociación de un corticoide suave con un antifúngico tópico es de gran utilidad. Ejemplo: nistatina o imidazoles, como el clotrimazol.

 

Antibióticos tópicos: En caso de sobreinfección bacteriana demostrada, pues su valor profi- láctico no está demostrado  y su aplicación sobre piel irritada puede hacer empeorar el cuadro. Los preparados en polvos pueden actuar como astringentes, además de antibacterianos,  y son útiles en la dermatitis perianal.

 

BIBLIOGRAFÍA

• E. Zambrano,  A. Torrelo, A. Zambrano. Protocolos diagnósticos  y terapéuticos en der- matología pediátrica. Dermatitis del pañal.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz