Comparte esta noticia

Halitosis

DIARIOFARMA  |    23.02.2015 - 11:48

Manual de Práctica Farmacéutica. Universidad de Navarra: Halitosis. Acceda al documento completo

 

CONCEPTOS GENERALES                                  

 

Se define halitosis, como un cuadro de olor desagradable del aliento.

Es una afección muy frecuente en la población (afecta casi al 50 %). Y muchos que la pade- cen no son conscientes de este problema, debido a la adaptación del sentido del olfato, espe- cialmente en personas con halitosis crónica.

La intensidad del mal aliento no es constante, puede darse con mayor intensidad en las siguien- tes circunstancias:

  • Al despertar.
  • Boca seca.
  • Tras ingerir alimentos con alto contenido proteico (leche, carne).
  • Retención de restos de comida, en especial carne, entre los dientes.
  • Consumo de café.
  • Alimentos con cebolla, ajo y especias diversas. Algunos malos olores provienen de ciertos adi- tivos alimentarios, a veces hasta varios días después de haber sido consumidos.
  • Poco antes y durante la menstruación. Debido a la tendencia a la gingivitis que se produce en esta fase, que provoca una mayor retención de bacterias y de restos de alimentos.

 

Etiología

La halitosis puede tener orígenes muy diversos:

  • Mala higiene bucal, caries, periodontitis.
  • Consumo de ciertos alimentos.
  • Ciertas situaciones fisiológicas.
  • Ciertas patologías.

 

Mala higiene bucal, caries, periodontitis:  En las personas sanas, la lengua es la principal fuen-

 

 

 

 

te del mal olor del aliento. El origen de este mal olor está en la parte posterior de la lengua, donde es difícil tener acceso con el cepillo para renovar la superficie lingual. En esa parte, es donde las bacterias de la cavidad oral hidrolizan el material depositado en la lengua (partículas de alimen- tos, células, sangre y algunos componentes de la saliva), produciendo  moléculas pequeñas, inten- samente olorosas en muchos casos (gases, ácidos orgánicos de cadena corta, etc). Las bacte- rias que participan en la generación del mal olor son muy diversas y forman parte de la flora mixta que caracteriza a la cavidad oral.

 

Consumo de ciertos alimentos

  • cebolla
  • ajo
  • brócoli
  • especias aromáticas
  • alcohol
  • legumbres

Después de ser ingeridos se incorporan al flujo sanguíneo a través de la mucosa gástrica y des- pués son liberados a la saliva y los pulmones. Así, pueden prolongar el mal aliento hasta 72 horas después de haber sido ingeridos. Este tipo de mal aliento no se puede eliminar ni con tratamien- to, ni con productos.

Solución: reducir la ingesta de estos alimentos.

 

Clasificación (según su procedencia)

  • Halitosis de origen oral: Son las más frecuentes, y están relacionadas principalmente con las sustancias que se depositan en el dorso de la lengua, así como con la enfermedad periodon- tal y la gingivitis.
  • Halitosis de origen amigdalar: Su incidencia es mínima y se debe a la acumulación de detri- tus y pequeños cálculos en amígdalas con grandes cráteres y recovecos.
  • Halitosis de origen nasal: Las infecciones (sinusitis, adenoides), los cuerpos extraños rete- nidos, la rinosinusitis crónica, los tumores nasofaríngeos, etc., todo lo que pueda producir una alteración del paso del aire o del moco a través de las vías nasales, puede provocar halitosis.
  • Halitosis de origen bronquio pulmonar: Relacionadas sobre todo con infecciones de las vías respiratorias bajas como bronquiectasias, abscesos pulmonares.
  • Halitosis de origen gastrointestinal: Son menos frecuentes de lo que se cree, y se dan en los casos de divertículos esofágicos, estenosis pilóricas con retención gástrica, y también en hipocolias hepáticas.
  • Halitosis de origen endocrino: En pacientes con diabetes descontrolada el olor a acetona de su aliento puede ser muy desagradable.
  • Halitosis de origen renal: Los pacientes con insuficiencia renal exhalan un fetor ex ore rui- noso.
  • Halitosis debidas a trastornos de origen metabólico y bioquímico: Son muy raras.

 

 

 

 

TRATAMIENTO                                                    

 

El único tratamiento efectivo para el mal aliento es eliminar las bacterias responsables. Se deben tratar la enfermedad periodontal y las caries presentes, e instaurar unas correctas medidas higiénico-dietéticas.

 

 

TRATAM IENTO NO FARMACOLÓGICO

 

Estas medidas ayudan a controlar la microflora oral que es la causa de la halitosis y de la caries dental.

 

Medidas higiénico-detéticas

 

MEDIDAS HIGIÉNICAS

  • Limpiar la lengua 3 veces al día.
  • Cepillarse los dientes y usar hilo dental 3 veces al día.
  • Si utiliza placas totales o puentes removibles, sumergirlos en una solución antiséptica por lo menos dos veces a la semana.
  • Disminuir el uso de enjuagues que contengan alcohol.
  • Visitar con regularidad al dentista para limpieza dental y evitar que tenga restauraciones en mal estado o padecimientos de encías.

Sin embargo, la erradicación completa de los microorganismos de la lengua no es aconsejable debido al decisivo papel protector que tiene la flora bacteriana oral. En este sentido, cuando esta flora decrece de forma intensa, como ocurre con el uso crónico de antibacterianos, la len- gua es fácilmente colonizada por hongos (Candida y otros).

 

MEDIDAS DIETÉTICAS

  • Disminuir el consumo de café, alcohol y tabaco.
  • Reducir las proteínas de la dieta (se ha demostrado que las personas que llevan una alimen- tación pobre en proteínas y rica en hidratos de carbono, tienden a reducir la halitosis).
  • Beber mucho agua.
  • Aumentar el consumo de verduras con fibra y frutas.
  • Consumir yogur natural para mejorar la flora intestinal.
  • Se sugiere ayunar de 1-3 días con jugo de naranja y sábila, o jugo de uva con sábila.
  • Consumir todas las hojas verdes que contienen clorofila, así como el tomillo, ya que son exce- lentes para la digestión y el buen aliento.

 

Limpieza dental

 

CEPILLADO DENTAL

El cepillado de los dientes elimina la placa bacteriana y otros residuos de alimentos, previnien- do las caries y la enfermedad periodontal. Es el método más eficaz, sencillo y cómodo. Instrucciones:

  • Coloque el cabezal del cepillo en los dientes, con las puntas de los filamentos en ángulo de 45º, hacía el borde de las encías.
  • Mueva el cepillo hacía adelante y hacía atrás con movimientos cortos.
  • Cepille la superficies exteriores de cada diente inferior y superior manteniendo los filamentos formando un ángulo de 45º.
  • Cepille todas las superficies interiores de los dientes inferiores y superiores.
  • Cepille las superficies internas de los incisivos superiores e inferiores colocando el cepillo en posición vertical y haciendo varios movimientos suaves arriba y abajo.

Tanto los niños como los adultos deben cepillarse los dientes después de cada comida (desa- yuno, comida y cena), en los primeros 15 minutos después de haber terminado de comer, ya que ello hará más fácil la remoción de los residuos alimenticios y de la placa bacteriana, así como los pigmentos que se hayan acumulado sobre los dientes.

 

OTROS MÉTODOS MECÁNICOS

Los espacios interdentarios y las caras de las piezas dentarias que están en contacto, acumu- lan mucha placa dental y es difícil eliminarla con el cepillo dental, por ello disponemos de otros metodos:

  • Seda o hilo dental
  • Cepillos interdentales y de prótesis
  • Conos o estimuladores de goma
  • Irrigadores
  • Enjuagues con colutorios y antisépticos
  • Cepillos eléctricos
  • Limpia lenguas

 

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

 

Los métodos mecánicos  y los desodorantes pueden ser necesarios, pero no son suficientes para resolver el problema de la halitosis, siendo necesario aplicar un tratamiento antibacteriano químico a través de pastas o colutorios.

Las concentraciones  salivales de tiol (como mercaptano), que son los precursores del olor bucal desagradable, pueden ser considerablemente reducidas mediante el uso de soluciones o pastas dentífricas que contienen peróxido de hidrógeno. Los colutorios que contienen gluconato han demostrado ser efectivos para controlar los microbios  orales, aunque producen  efectos secundarios, como la tinción dentaria.

Productos que utilizan varios agentes combinados para conseguir distintos objetivos al mismo tiempo, son los más efectivos a la hora de tratar la halitosis. Ver Tabla 1: “Principios activos y su indicación”.

 

TABLA  1: PRINCIPIOS  ACTIVOS  Y SU INDICACIÓN

 

 

Ejemplos de Productos desodorantes bucales:

  • Air-lift buen aliento con aceite de oliva®
  • Alefresc®
  • Desodorante bucal Eucryl®
  • Farlin spray oral®
  • Fluocaril spray oral®
  • Halazon spray®
  • Lacerfresh spray®,…

 

INTERVENCIÓN DEL FARMACÉUTICO              

 

  • Informar sobre las medidas higiénico-dietéticas adecuadas para combatir la halitosis.
  • Educar al paciente en limpieza bucal.
  • Aconsejar el producto más adecuado en cada caso.
  • Valorar la derivación del paciente al médico.

 

 

Casos de derivación al médico

 

Niños pequeños

Generalmente tienen un aliento de olor agradable. La existencia de halitosis puede sugerir la existencia de infecciones respiratorias, o de cuerpos extraños en la nariz, lo que sugiere la nece- sidad de remitirle al médico.

Niño mayor y adulto

  • Cuando el olor proviene fundamentalmente de la nariz, el origen suele ser la existencia de sinu- sitis, pólipos, sequedad de la mucosa, presencia de cuerpos extraños o congestión mucosa.
  • Cuando el olor sea manifestación característica de una enfermedad metabólica.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

www.tuotromedico.com

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz