Comparte esta noticia

Resfriado común

Imagen de la reunión de zona de la SEFH y la SCMFH.

DIARIOFARMA  |    23.02.2015 - 12:12

Manual de Práctica Farmacéutica. Universidad de Navarra: Resfriado común. Acceda al documento completo

 

CONCEPTOS GENERALES                                 

 

El resfriado o catarro común es una infección respiratoria aguda de origen viral. Es normalmente afebril y cursa con inflamación de alguna o todas las vías aéreas, incluyendo la nariz, los senos paranasales, la laringe y, a menudo, la tráquea y los bronquios.

 

Causa

El resfriado común es causado por una amplia diversidad  de virus: rinovirus, influenza, parainfluenza, respiratorio  sincitial, coronavirus, adenovirus, ciertos virus ECHO y los cox- sackievirus.

La causa del resfriado común guarda una estrecha relación estacional. Así, los resfriados de pri- mavera, verano y otoño son producidos  principalmente por picornavirus (rinovirus, ECHO  y cox- sackie); los resfriados del final del otoño y los de invierno suelen ser producidos  por paramixovi- rus (gripe, parainfluenza y virus respiratorio sincitial). Se han determinado más de 100 tipos sero- específicos de rinovirus.

Aparte de la exposición a los virus causantes, los factores que pueden facilitar la infección son: fatiga excesiva, estrés emocional, alteraciones rinofaríngeas alérgicas o fase intermedia del ciclo menstrual.

 

Transmisión

Las vías de transmisión de los virus catarrales son la aérea y la autoinoculación nasal o con- juntival. Los rinovirus llegan a las manos por gotitas expelidas por los enfermos o por las manos de estos.

Por lo general, son los niños en edad escolar los que introducen los virus en el hogar, y el índi- ce de afectación secundaria  depende de la edad del individuo y  su estado inmunitario. Normalmente los adultos tienen ya anticuerpos contra la mayoría de los virus que lo producen, por lo que sufren menos infecciones que los niños y éstas suelen ser más leves.

 

Signos y síntomas. Diagnóstico

La enfermedad suele empezar con molestias nasales o faríngeas, acompañadas de estornudos, rinorrea y malestar general. Típicamente, se trata de una enfermedad afebril pero en algunos pacientes puede haber fiebre de 38º a 39ºC, especialmente en niños. La faringitis se suele pre- sentar de forma precoz; mientras que la laringitis y la traqueítis, esta última con opresión retros- ternal y quemazón, varían en frecuencia e intensidad según los individuos y el agente etiológico. Las secreciones nasales son acuosas y abundantes durante los dos primeros días, para vol- verse mucosas y purulentas posteriormente, lo cual no indica, al menos necesariamente, la exis- tencia de sobreinfección bacteriana. La mayor viscosidad de la secreción mucosa favorece la apa-

rición de tos seca, con esputo escaso, que a veces dura hasta un par de semanas.

En ausencia de complicaciones, los síntomas suelen desaparecer en 4-10 días. Sin embargo, en los pacientes con bronquitis crónica es común que aparezcan exacerbaciones persistentes tras el resfriado. También puede haber afectación traqueobronquial, y la presencia de esputo puru- lento sugiere la existencia de una infección bacteriana primaria o secundaria. Con frecuencia la exacerbación de la broncoconstricción en asmáticos bronquíticos se inicia a partir de un resfria- do. Tanto la otitis purulenta como la otitis media que a veces se observa en pacientes afectados por resfriado son complicaciones bacterianas.

Las principales características del resfriado común y las diferencias existentes con la gripe, están recogidas en la Tabla 1: “Características del Resfriado Común y diferencias con la Gripe”.

 

TABLA 1: CARACTERÍSTICAS DEL RESFRIADO COMÚN Y DIFERENCIAS CON LA GRIPE

 

TRATAMIENTO                                                    

 

PROFILAXIS

 

Medidas higiénico-dietéticas

  • Lavarse con frecuencia las manos.
  • Utilizar pañuelos desechables.
  • No frotarse los ojos con las manos.
  • Evitar tocarse con las manos la nariz y la boca.
  • Evitar los locales cerrados mal ventilados, ya que son lugares de fácil transmisión del virus.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura. El frío facilita una infección vírica al disminuir la resistencia de las mucosas.
  • Evitar el contacto con personas que tengan gripe.

 

TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO

 

Medidas higiénico-dietéticas generales

Al margen del empleo de diversos fármacos para conseguir la reducción o desaparición de los síntomas asociados, existen una serie de medidas de carácter general que son muy aconsejables en los pacientes afectados por gripe o resfriado.

  • Dieta equilibrada y ligera.

- Evitar la sal, las grasas saturadas, los azúcares  y el alcohol, ya que deprimen el sistema inmunitario y limitan su actividad.

- Evitar la leche y derivados, porque aumentan la producción de moco.

- No forzar la ingesta de alimentos si la persona no tiene apetito.

- Aumentar el consumo de líquidos (caldos, zumos).

- Aumentar el consumo de zumos de frutas frescas (sobretodo de mandarina, naranja o limón, muy ricos en vitamina C) y verduras.

- Consumir hierbas como la equinácea, el sauco, el astrágalo o la milenrama.

  • Evitar el consumo de tabaco.
  • Humidificar el ambiente.
  • Evitar los locales cerrados mal ventilados.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Reposo relativo. No es conveniente que el paciente encamado se tape excesivamente.
  • Aislamiento del paciente, sobre todo de tipo áereo; es decir, evitar acercarse a otras perso- nas y no acudir al trabajo, escuela y otros lugares públicos.
  • Cubrirse la boca y la nariz al estornudar o toser, a poder ser con un pañuelo.
  • Lavarse con frecuencia las manos.
  • Utilizar pañuelos desechables.
  • No frotarse los ojos con las manos.
  • Para aliviar la congestión realizar vahos con vapor de agua durante cortos períodos de tiempo.
  • Para aliviar las molestias de garganta: hacer gargarismos a base de agua con sal y chupar caramelos duros de malvavisco, miel, limón, etc.
  • Usar gotas de agua salada en la nariz, para suavizar la mucosidad y humedecer la delicada piel de la nariz.

 

 

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

 

En el caso del resfriado no existe ni vacuna efectiva ni tratamiento etiológico, por lo que las alternativas disponibles se limitan exclusivamente al control de los síntomas.

Seleccionaremos aquellos medicamentos que mejor se adapten en cada caso a los síntomas presentes (congestión, tos, dolor de garganta, fiebre).

Al igual que en el tratamiento sintomático de la gripe, podemos encontrarnos con los siguien- tes grupos de medicamentos principales:

  • Analgésicos y antipiréticos.
  • Descongestionantes tópicos y sistémicos.
  • Antihistamínicos.
  • Antitusígenos.
  • Mucolíticos y expectorantes.
  • Antisépticos bucofaríngeos.

Estos medicamentos pueden ser utilizados como tales o bien formando combinaciones con la intención de cubrir todas las posibilidades con un solo producto. La conveniencia de utili- zar estas combinaciones o monofármacos más específicos  viene determinada por la mayor importancia de alguno de los síntomas o, por el contrario, por el desarrollo del espectro sin- tomático de estos cuadros.

 

* Ver el apartado de “Tratamiento sintomático” en el capítulo Gripe.

 

 

INTERVENCIÓN DEL FARMACÉUTICO              

 

 

  • Es importante conocer cuáles son los principales síntomas del proceso respiratorio viral agudo, con el fin de valorar el posible origen del cuadro. Un resfriado raramente requie- re más que unos días de reposo, junto con algún medicamento que amortigüe los sín- tomas más marcados de cuadro (ver Tabla 1: “Características del resfriado y diferen- cias con la gripe”).
  • Cualquier indicio que haga sospechar complicaciones o situaciones que no correspondan a un resfriado convencional, debe ser motivo suficiente para remitir al paciente al médico.
  • No se debe confundir la gripe o el resfriado con síntomas respiratorios de cuadros alérgicos, especialmente rinitis. La congestión nasal, frecuente en el resfriado y algo menos en los cua- dros gripales, puede derivar de un cuadro alérgico que requiere un tratamiento específico. Por ello, es muy recomendable que el farmacéutico pregunte al paciente acerca de la posible pre- sencia de otras manifestaciones de origen alérgico, como conjuntivitis (enrojecimiento de la conjuntiva ocular), picores más o menos intensos, etc.
  • Tener precauciones con el uso de asociaciones de antigripales (ver Tabla 2 en el capítulo de

Gripe: “Principales precauciones con el uso de asociaciones antigripales”).

 

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN                             

 

 

* Ver “Protocolo de actuación en gripe y resfriado común” en el capítulo de Gripe.

 

BIBLIOGRAFÍA

• La web del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Vizcaya (http://www.cofbizkaya.net).

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz