Comparte esta noticia

Vaginitis

DIARIOFARMA  |    23.02.2015 - 16:31

Protocolos de Indicación Farmacéutica y Criterios de Derivación al Médico en Síntomas Menores: (semFYC, Sefac, grupo de AF de la Universidad de Granada y Fundación Abbott: Vaginitis. Acceda al documento completo

 

VAGINITIS

 

  1. 1. CONCEPTO

Se entiende por vaginitis los diferentes grados de inflamación de la vagina, los cuales se sue- len acompañar de flujo vaginal anormal, picor, escozor y disuria. Cuando la clínica afecta a ge- nitales externos se denomina vulvovaginitis.

Los síntomas más frecuentes de una vaginitis son los cambios en el flujo vaginal. El flujo o moco vaginal es una secreción normal de la vagina que ayuda a mantenerla en buen estado y defen- derla de las infecciones. Puede variar a lo largo del ciclo menstrual y aumentar en el embarazo. Sin embargo, se considera que el flujo vaginal es anormal cuando aparece picor, aumento ex- cesivo de la cantidad, mal olor o cambio de color respecto al flujo habitual. Las causas de la va- ginitis van desde hipersensibilidad a algunos productos hasta vaginitis infecciosas por hongos, bacterias o parásitos o incluso por otras enfermedades de trasmisión sexual.

 

  1. CAUSAS MÁS FRECUENTES DE VAGINITIS

Las vaginitis se clasifican según la causa en:

  • Vaginitis infecciosa. Las Infecciones vaginales pueden estar causadas por:

– Bacterias (Vaginitisis bacteriana). Es la causa mas frecuente de vaginitis. Es una alte- ración en el ecosistema bacteriano de la vagina, con sobrecrecimiento de Gardnerella vaginalis, junto con bacterias anaerobias y disminución de los lactobacilos.

– Hongos (Candidiasis vulvovaginal). Es la segunda causa de vaginitis.

– Parásitos (Thricomoniasis). Se transmite por vía sexual, mientras que la vaginosis bac- teriana o la infección por hongos puede ocurrir sin transmisión sexual.

– Otros gérmenes (herpes, gonococos, clamidias, entre otros).

 

➤ ➤ ➤ ➤ ➤

Las vaginitis presentan siempre alteraciones del flujo vaginal diferenciándose de otras infecciones de transmisión sexual como sífilis o gonorrea que afectan a la vagina y a otras estructuras de una forma clínica poco sintomática.

 

  • Vaginitis no infecciosa en las que, generalmente, el flujo es escaso y predomina el picor:

– Vaginitis atrófica. Por atrofia de los tejidos de la vagina tras la menopausia. En este caso disminuirán las hormonas del tejido vaginal que hacen que su zona interior sea más fina y sensible.

 

 

 

– Vaginitis alérgica. En las mujeres con hipersensibilidad a algunos productos, por ejem- plo al látex de preservativos.

– Por irritación provocada por sustancias y componentes de productos de uso común (uso habitual de jabones, antisépticos vaginales, cremas espermicidas).

 

➤ ➤ ➤ ➤ ➤

En general, las infecciones vaginales requieren un diagnóstico diferencial para conocer el germen causal y hacer un tratamiento específico. Las características clínicas del flujo muchas veces no son suficientes para hacer un diagnóstico clínico. La observación directa o la realización de un frotis en fresco determinarán el origen de la infección, de ahí que se requiera casi siempre la valoración médica. Sin embargo, la vaginitis por cándida es una de las infecciones más frecuentes, siendo posible sospechar su presencia, cuando existe flujo copioso blanquecino (como yogur), prurito moderado y coincidencia temporal con la toma de antibióticos sistémicos, corticoides o anticonceptivos orales.

 

Los factores de riesgo de la candidiasis vulvovaginal son la diabetes mal controlada, el emba- razo y la toma de algunos medicamentos, como corticoides y antibióticos sistémicos. La evi- dencia disponible sobre los anticonceptivos hormonales como factor de riesgo de la candidiasis es contradictoria. Clínicamente, se habla de candidiasis vulvovaginal recurrente cuando una pa- ciente padece cuatro o más episodios sintomáticos al año.

 

  1. PACIENTES CON VAGINITIS QUE DEBEN DERIVARSE AL MÉDICO

 

➤ ➤ ➤ ➤ ➤

Las vaginitis necesitan de un diagnóstico diferencial previo por lo que se derivará a todas aquellas pacientes en las exista duda sobre la causa de la vaginitis.

 

  • Duración de la vaginitis: Vaginitis por Cándida de más de 4 semanas o aparición de síntomas más de 4 veces al año.
  • Indicadores de alarma (vaginitis acompañada de):

 

 

 

– Ausencia de mejoría del flujo o de las molestias tras 15 días de tratamiento.

– Existencia de pequeñas heridas (úlceras), verrugas en la vulva o pequeños insectos o liendres en su vello genital.

– Presencia de fiebre y dolor en el abdomen o con sangrado que no coincide con la regla. Derivación de carácter urgente.

 

  1. RECOMENDACIONES PARA EL TRATAMIENTO DE LAS VAGINITIS Tratamiento no farmacológico
  • Vaginitis infecciosa: Evitar las relaciones sexuales en las que haya contacto con el flujo va- ginal o utilizar la protección de un preservativo para evitar posibles contagios.
  • Vaginitis atrófica: Recomendar pomadas lubricantes vaginales.
  • Vaginitis alérgica: Recomendar preservativos fabricados con otra composición (sin látex); utilizar jabones de pH neutro y ropa interior de algodón; evitar la ropa interior de fibra sinté- tica, perfumes y salva-slip; evitar la utilización de ducha vaginales (no hay evidencia de su efectividad y pueden causar serios efectos adversos como endometritis y embarazo ectó- pico); y evitar cremas espermicidas irritantes.

 

Tratamiento farmacológico

Vaginitis por Cándida. Sólo ante la sospecha de vaginitis por Cándida (según los criterios antes establecidos) podría efectuarse un tratamiento empírico con imidazoles tópicos. En caso de falta de respuesta clínica se deberá derivar al médico.

  • Imidazol tópico (clotrimazol, miconazol) en forma de crema o comprimido vaginal. (Ac- tualmente, en España no están autorizados sin receta médica)
  • La pareja sexual, en algunos casos, deberá realizar también tratamiento tópico, aunque no re- duce los síntomas o la recurrencia en la mujer.
  • En otros casos, la pareja deberá utilizar tratamiento oral con medicamentos de prescripción médica.

 

RECUERDE            ➤ ➤ ➤ ➤ ➤

  • En la mayoría de los casos, debido a la necesidad de diagnóstico diferencial, se debe derivar la paciente al médico.
  • Una de las vaginitis infecciosas más frecuentes es la causada por cándida, la cual es relativamente fácil de identificar.
  • Las medidas preventivas ayudarán a prevenir la enfermedad.
  • Es importante limitar el empleo de los antisépticos vaginales en la mayoría de las mujeres.

 

  1. BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA Y RECOMENDADA
  • Spence D. Candidiasis (vulvovaginal). Clin Evid 2006; 15: 1–2. disponible en. http://www.cli- nicalevidence.com/ceweb/conditions/woh/0815/0815.jsp [Día de acceso: 25-06-07].
  • López Alvarez J.L,Martínez Vidal A.,Blanco López AM. Vulvovaginitis. Guías clínicas 2005; 5 (30). Disponible en: http://www.fisterra.com/guias2/vaginitis.asp. [Día de acceso: 25-6-07].

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz