Comparte esta noticia

Las farmacias pueden ser clave en la prevención del ictus

DIARIOFARMA  |    24.03.2015 - 12:05

Las farmacias están llamadas a desarrollar nuevos servicios de prevención en el ámbito cardiovascular. Al menos, así de convencido se muestra el cardiólogo Josep Brugada, que considera que el farmacéutico tiene un papel de gran relevancia en la prevención del ictus y la identificación de fibrilaciones auriculares silentes. Este fue el mensaje que Brugada quiso transmitir en la conferencia inaugural de Infarma, una mesa patrocinada por Teva.

Brugada explico en primer lugar el proyecto de cardioprotección y actuación en caso de muerte súbita por fibrilacion auricular. Un proyecto que consistió en la instalación de desfibriladores en diferentes localidades de toda Cataluña. El segundo paso, dotar a Barcelona del servicio, algo que se hizo a través de las oficinas de farmacia con el proyecto 'La farmacia, el corazon del barrio'. La muerte súbita puede afectar "a cualquiera en cualquier lugar y cualquier momento", explicó Brugada. Por ese motivo, y porque hay 10 minutos para poder actuar y salvar la vida la capilaridad de las farmacias es vital para actuar y salvar la vida a los pacientes. No hay que olvidar que la muerte por fibrilación auricular, que sucede en el 90% de los casos, se puede recuperar si se actúa en esa ventana.

Pero no solo eso, según explicó este experto, la farmacia es un centro sanitario en el que se puede insistir en el cumplimiento y mucho mas. La farmacia tiene que ir más allá de incidir en la adherencia, "puede convencer al paciente para que baje alguno de los demás factores de riesgo (peso, tabaco, ejercicio físico control de la diabetes...)" para lograr una verdadera reducción del riesgo global.

El siguiente paso es la prevención del ictus, según explicó Brugada. El ictus es prevenible si se identifica a los individuos de riesgo, que son en muchos casos aquellos con fibrilación auricular. Según este experto, si existe fibrilacion auricular, "la posibilidad de ictus se multiplica por siete y la mortalidad, por dos. Por ello, es muy relevante identificar a estos pacientes y esa labor la pueden hacer los farmacéuticos. En este sentido, explicó que hay una experiencia en Australia de detección a través de una aplicación de iPhone. Los resultados fueron que un 1,5% de la población mayor de 65 años fue identificada como de riesgo de sufrir un ictus. Se les pudo tratamiento anticoagulante y, con ello, se inició la prevención.

Por este motivo, el objetivo de Brugada es iniciar un programa piloto para detección de fibrilación auricular silente en las farmacias. En las farmacias se puede identificar a pacientes de riesgo (diabetes, hipercolesterolemia, tabaquismo, sedentarismo, hipertensión), además de motivarlos y hacer seguimiento.

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

cabecera_farmacia_asistencial_small

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz