Comparte esta noticia

El farmacéutico tiene el reto de creerse mucho más un agente de salud y contarlo

DIARIOFARMA  |    27.03.2015 - 18:00

"Las oportunidades son de las farmacias, pero los primeros que no se creen las oportunidades que tienen son los propios farmacéuticos comunitarios". Con estas palabras animó el presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac), Jesús C. Gómez, a los asistentes a la mesa de Infarma "Cómo debería ser la farmacia que necesita la población" a acometer los cambios que la farmacia necesita para ser útil para la sociedad.

El presidente de Sefac explicó que el trabajo que están realizando desde su sociedad busca que los médicos no vean al farmacéutico como un intruso "sino como agentes de salud". Para ello acuerda con ellos los protocolos a utilizar en los seguimientos a pacientes, con el objetivo de que los médicos estén seguros de que todo se realiza de acuerdo a sus estándares de exigencia.

Como paso previo a todo ello, la sociedad ha querido conocer qué piensan de la farmacia comunitaria pacientes, ciudadanos y farmacéuticos. Para ello, se realizó un estudio de opinión, cuyas conclusiones fueron presentadas por el vicepresidente de Sefac, Vicente Baixauli. Según explicó, los ciudadanos, en general, están satisfechos con su relación con los farmacéuticos y, aunque la mitad de ellos estima que están infrautilizados, "algunos creen que las farmacias no son capaces de solucionar las dudas que generan visitas adicionales a los médicos", según las conclusiones del estudio. Un resultado que hace entrever el problema de la percepción social de la realidad de la farmacia, que no se transmite lo que hace. "Hay que transmitir mucho más lo que se hace, hay que enseñar a transmitir lo que se hace", explicó el vicepresidente de Sefac. No obstante, y a pesar de esa falta de conocimiento, los ciudadanos, "estarían dispuestos a recibir servicios de la farmacia", explicó. En este sentido, destacó que "la sociedad está demandando servicios relacionados con los conocimientos sanitarios del farmacéutico". Entre ellos podrían estar los dirigidos a mejorar la adherencia al tratamiento que "es el mayor problema de salud pública en relación a la medicación que hay hoy en día" para Baixauli.

Por su parte, los farmacéuticos se muestran satisfechos con su trabajo actual y, en relación a si estarían dispuestos a prestar servicios farmacéuticos profesionales, indican que los prestarían si se retribuyen. No obstante Gómez explicó que no se puede empezar "por el final". Primero hay que hacer el servicio y "luego ya se pagará", indicó. En este sentido, el estudio mostró que entre un 31-50% de los ciudadanos, dependiendo del servicio estarían dispuestos a pagar. Además, los pacientes lo pagarían si se hace por personal formado, de calidad y con amplia información.

Por ello, como recomendaciones que el vicepresidente de Sefac realiza para el futuro del farmacéutico están que hay que "formarse, capacitarse y especializarse". Una cuestión acuciante ya que, según las encuestas, "los pacientes no perciben que el farmacéutico sea el experto en el medicamento", indicó Baixauli, por lo que según él "hay que cambiar el mensaje, el medio o el canal para alcanzar a los usuarios". El vicepresidente de Sefac instó a ser "más proactivos y demostrar el valor añadido de la actividad del farmacéutico". Para ello, hay que "aportar más información" para establecer los servicios, hay que confirmar que lo que pretende "transmitir el farmacéutico es lo que el paciente entiende" y hay que avanzar en el uso de tecnologías, especialmente aquellas que pueden ir dirigidas a la mejora de la adherencia.

banner-newsletter-bajo-noticia2

Baixauli también estimó que el farmacéutico debe reivindicar el acceso a la historia clínica del paciente ya que el futuro está en "integrarse en el sistema". De este modo, el farmacéutico podría posicionarse como "un recurso asistencial más" en la educación y promoción de salud y en prevención de la enfermedad, para lo que también habría que transformar el modelo relacional médico-farmacéutico.

Para lograr todo esto las farmacias deben adaptarse. Deben incrementar sus plantillas, adaptar su capacitación a las necesidades de los pacientes, modificar la estructura de la farmacia y disponer de zonas de atención personalizada, explicó Baixauli. Además, habría que realizar una comunicación efectiva de los servicios prestados. Unos servicios que cada farmacia debería adaptar a su entorno y tener su propio catálogo de servicios profesionales farmacéuticos. También deben empezar a registrar lo que hacen, puesto que si no se registra, no existe.

Además, el farmacéutico se tendría que preocupar más por la satisfacción de sus clientes. Debería conocer la opinión y las necesidades de la población sobre los servicios que ofrece y prestan, realizando encuestas de satisfacción. En este sentido, Sefac ha creado un grupo de trabajo con asociaciones de pacientes y consumidores para desarrollar acciones de colaboración enfocadas a dar una mejor respuesta desde la farmacia comunitaria.

Como ejemplo de todo esto, Antoni Ramón socio de Sefac y responsable del proyecto de las carpas que la sociedad ha instalado en diversas ciudades en los últimos meses, con el apoyo de Ratiopharm, explicó que el objetivo de estas carpas de servicios profesionales farmacéuticos es dar a conocer los servicios que el farmacéutico puede ofrecer. Entre ellos destacan diversas áreas temáticas como presión arterial y cálculo del riesgo cardiovascular; diabetes; nutrición y salud, especialmente en mayores de 65 años y el riesgo de desnutrición; salud pulmonar, sobre cesación tabáquica y atención en EPOC y Atención farmacéutica.

Para finalizar la mesa, Javier García, director de Márketing de Ratiopharm, explicó que su compañía apoya este proyecto de Sefac porque el objetivo siempre es avanzar hacia "las oportunidades" del farmacéutico, unas oportunidades que deben "ser sostenibles". Según indicó, Ratiopharm quiere "una alianza con la farmacia", buscan poner su granito de arena para proporcionar salud en colaboración con las farmacias comunitarias. Por eso, Ratiopharm apoya estas campañas de Sefac, con quien se siente "cómodo" colaborando. De este modo, si la compañía "piensa que se aporta un valor, apoya las iniciativas y las seguirá apoyando", explicó García.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz