Comparte esta noticia

Se aproximan nubarrones que acechan al sector

JOSÉ MARÍA LÓPEZ ALEMANY  |    27.05.2015 - 08:52

Artículo de opinión de José María López Alemany, director de Diariofarma

 

chema_foto

Las elecciones del domingo pasado marcan el inicio de una época de inestabilidad en el ámbito político que tendrá, sin lugar a dudas, su reflejo en el sector sanitario y farmacéutico. Ni una sola de las comunidades autónomas en las que se celebraron elecciones el 24M tendrá un horizonte de estabilidad en los próximos años y todas ellas se enfrentan a un futuro protagonizado por gobiernos en minoría con pactos puntuales o, con menos probabilidad, coaliciones de gobierno. Algo que, aunque no sea políticamente correcto afirmar, desde mi punto de vista, no es positivo.

Aunque el Partido Popular ha podido ganar las elecciones en casi todos los enclaves en los que se celebraron las elecciones, al final lo que cuenta es quien tiene el boletín oficial de la comunidad autónoma a su disposición. Y en esto, el PP ha perdido el pasado domingo ni más ni menos que seis comunidades autónomas: Extremadura, Castilla-La Mancha, Cantabria, Comunidad Valenciana, Aragón y Baleares. Una debacle en toda regla de la que tardará mucho tiempo en recuperarse. En el mejor de los casos, solo podría conservar, con la colaboración de Ciudadanos, cuatro de sus bastiones: Madrid, Castilla y León, La Rioja y Murcia. No obstante, no sería de extrañar que la formación de Albert Rivera, en aras de la centralidad que prodiga, decidiera entregar el poder al PSOE en alguno de esos territorios. Algo que también podría suceder en Andalucía.

En cualquier caso, en Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Aragón y Baleares la formación de gobiernos depende en buena medida de partidos muy a la izquierda del PSOE, como el partido Podemos, ya que no parece probable un pacto PP-PSOE como ha propuesto Esperanza Aguirre, al menos de momento. De este modo, la influencia de esos partidos de izquierda, que vienen con propuestas de cambios radicales para el sector, será muy importante. Unas propuestas que se suman a otras que ya ponen en riesgo la estabilidad del sector como es la expansión de las subastas de medicamentos que recogen los programas electorales del PSOE en Extremadura y Castilla-La Mancha.

Estos partidos a la izquierda del PSOE entienden que gasto social es sinónimo de sueldos, es decir personal, personal y personal. Una de las propuestas más repetidas es recuperar los gastos de personal existentes en el Sistema Nacional de Salud previamente a 2009. Y eso supone incrementar cerca de un 10% el gasto sanitario actual. La pregunta a hacerse es lógicamente ¿de dónde saldrá ese dinero? Y lamentablemente el sector farmacéutico tiene todas las papeletas de ser el principal damnificado, de nuevo. Pero no sólo eso. Estos partidos que pueden formar parte de los nuevos gobiernos regionales o incluso comandarlos, proponen cambios radicales en los lugares de dispensación o en la fabricación de medicamentos, con propuestas de laboratorios públicos o licencias obligatorias habituales.

El sector farmacéutico, que nunca ha tenido una buena imagen y que en la actualidad pasa por sus horas más bajas, puede ser el ‘paganini’ de todo el despilfarro que se aproxima. Lo he dicho en numerosas ocasiones. La bajada del precio de los medicamentos, las políticas de control de gastos y márgenes no solo son vistas socialmente como buenas noticias sino que incluso dan votos. Y eso es un gran hándicap que tiene el sector. Mientras que sea gratuito o incluso remunerado para el político estrujar a industria, distribución y farmacia, el sector seguirá sufriendo periódicamente todo tipo de ataques.

Yo no sé cual es la solución a medio y largo plazo, pero estoy seguro de que tiene que venir por ganar influencia y prestigio en la sociedad. Todos los agentes de la cadena del medicamento tienen que dar el máximo para trasladar a la sociedad la importancia de su papel y, de este modo, poner difícil a los políticos la toma de decisiones que perjudiquen al sector. El farmacéutico comunitario para confirmar su imprescindible papel en la parte final del recorrido del medicamento. La distribución como eje esencial del modelo de farmacia y su capilaridad y la industria como elemento imprescindible en puesta a disposición de los ciudadanos de los medicamentos que ha posibilitado una importante parte de la salud de la que disfrutamos. Pero todos ellos tienen mucho que cambiar y poco tiempo para hacerlo o, de lo contrario, se encontrarán con que de la noche a la mañana, la prestación farmacéutica como la conocemos cambia para siempre. Un cambio que podría estar cerca si el resultado del 24M se repite en las elecciones generales que se celebrarán en los próximos 4-8 meses. Entonces, los nubarrones serían una tormenta perfecta sobre el sector.

 

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz