Comparte esta noticia

“La farmacia es clave en la eficiencia y en la calidad global del sistema”

Iñaki Betolaza DGF Pais Vasco

JOSÉ MARÍA LÓPEZ ALEMANY  |    20.12.2015 - 12:03

La legislatura ya ha terminado en el ámbito nacional y encara su final en el País Vasco. Para hacer balance de lo ocurrido tanto en España como en Euskadi, el director general de Farmacia del País Vasco, Jon Iñaki Betolaza, ha concedido una entrevista exclusiva a Diariofarma.

La entrevista ha sido dividida en dos partes (acceder a la segunda: “El Ministerio de Sanidad tiene que trabajar de otro modo con las CCAA”)

Pregunta. Hemos llegado al final de esta legislatura a nivel nacional. ¿Qué balance hace de la misma?

Respuesta. El copago y el Real Decreto-ley 16/2012 han marcado mucho, sobre todo en las formas de hacer, sin los consensos adecuados. El modelo que teníamos era un modelo de consenso y, de algún modo, el Consejo de Ministros lo ha roto. Porque la transformación del sistema de salud no se puede hacer en un Consejo de Ministros de espaldas al sector y a la sociedad.

P. La mayoría de partidos abogan por derogar el 16/2012 y todas sus implicaciones, sobre todo el tema del copago. ¿Está el sistema preparado para dar esa marcha atrás y situarnos en la situación de 2012 con el posible incremento de demanda?

banner-newsletter-bajo-noticia2

R. En Euskadi estamos en una situación similar a la que teníamos antes, porque nos hemos dotado de instrumentos normativos para que nuestro sistema siga siendo universal con el decreto de atención a inmigrantes y con el decreto de ayuda a la adherencia de los tratamientos, para los grupos más desfavorecidos. De algún modo hemos minimizado los efectos del copago, en los grupos de población más desfavorecidos. Nosotros recurrimos el Real Decreto-ley 16/2012, ese recurso se ha mantenido en el tiempo, recurrimos el copago hospitalario y pensamos que hay otra forma de hacer las cosas. Hay que trabajar desde el punto de vista de la demanda y de la oferta.

P. Igualmente, se acerca la recta final de la legislatura en el País Vasco, ¿Qué balance es el que hace?

R. Ha sido una legislatura muy positiva. En el ámbito de la farmacia, en concreto, estamos muy satisfechos de toda la labor que hemos hecho. Hemos cumplido con todos los objetivos que nos habíamos planteado en el programa del Gobierno vasco.

P. ¿Qué cuestiones concretas han desarrollado?

R. Primero tuvimos que implantar el copago farmacéutico. Fue el primer objetivo que nos tocó desarrollar y lo hicimos en un tiempo bastante razonable, y de la forma menos lesiva para las familias, para la ciudadanía, estableciendo un sistema de topes que, una vez alcanzado, no se aportaba ni medio céntimo de euro más. Aparte de eso, para compensar la situación que se podía generar a los grupos más desfavorecidos de nuestra población, establecimos un sistema de ayudas en el mismo año 2013, para colectivos como pensionistas de renta menor a 18.000 euros, parados sin subsidio de desempleo ni renta de garantía de ingresos, e inmigrantes que cumpliesen las condiciones del decreto que garantiza sus prestaciones. Para el año que viene de presupuesto tendremos más de 7 millones de euros de dotación, y es un crédito ampliable. Es una cuestión en la que pensamos que hemos sido consecuentes.

P. ¿Es un gasto pequeño, en relación al montante total de farmacia?

R. Inicialmente los presupuestos fueron superiores, pero la experiencia nos ha mostrado que, con esta cantidad es suficiente. La ciudadanía es libre de solicitar nuevas ayudas, pero las ayudas ahí están y hemos facilitado al máximo, hemos simplificado al máximo el sistema de solicitud de ayudas.

P. ¿Esa prestación adicional ha impedido los problemas de los que se habla en otros ámbitos, como personas que no han podido acceder a los medicamentos por causa del copago?

R. Nosotros no tenemos constancia de que haya sucedido ninguna situación de estas, y precisamente por eso se ha establecido este sistema.

P. ¿También han implantado la receta electrónica, no?

R. Sí, el siguiente paso que dimos fue la implantación de la receta electrónica, que lo hicimos en un tiempo récord y para final de 2013, teníamos ya las 850 farmacias y a todos los centros de salud y hospitales trabajando con receta electrónica. Estamos muy satisfechos del funcionamiento del sistema. Hemos superado los 65 millones de dispensaciones electrónicas, en estos momentos el 97 por ciento de la prescripción se hace de forma electrónica y en términos de dispensación el 95 por ciento de las recetas son electrónicas. En diciembre vamos a empezar el despliegue de los centros sociosanitarios.

P. ¿Qué otras actuaciones puede destacar del trabajo de esta legislatura?

R. Vamos a continuar con nuestras actuaciones en el uso racional del medicamento y en el desarrollo de programas de atención farmacéutica, en concreto vamos a abordar el seguimiento farmacoterapéutico y le hemos dado un fuerte impulso a estos programas. En el ámbito de la mejora de la medicación a pacientes en atención domiciliaria por parte de farmacias comunitarias, que hemos duplicado en lo que va de legislatura. Estamos desarrollando ya el nuevo modelo de gestión de la prestación farmacéutica en centros sociosanitarios.

P. ¿En qué consiste?

R. La farmacia es un elemento clave en la eficiencia y en la calidad global del sistema, y en ese sentido hemos apostado por modernizar la prestación farmacéutica, por innovar en los modelos de gestión y, en concreto, en el ámbito de la farmacia sociosanitaria estamos trabajando en tres ámbitos: uno, en el ámbito normativo con un decreto regulador de los servicios de farmacia y depósitos de medicamentos en las residencias; por otro lado, llevamos desde primeros de julio con un suministro directo de absorbentes de incontinencia urinaria a las residencias y hemos conseguido unos niveles de eficiencia superiores al 45 por ciento, y como tercer punto ahora estamos trabajando en un expediente de suministro de productos dietéticos a las residencias.

P. ¿Y eso cómo lo han visto las farmacias?

R. Nosotros, con los colegios de farmacéuticos tenemos muy buena relación, basada en el diálogo y la colaboración, para lo bueno y lo menos bueno, lo que hacemos es comunicar todas las cuestiones que vamos a desarrollar, cuando las cosas se explican se entienden.

P. En la Comunidad Valenciana, no era suministro a centros sociosanitarios sino directamente a domicilio del paciente, pero ahí sí que ha habido una confrontación muy fuerte por parte de los farmacéuticos con el proyecto Akasa. ¿La diferencia es por ese dialogo previo?

R. Sí, nosotros no hemos tenido ninguna confrontación con los farmacéuticos, y además yo les quiero agradecer su comprensión. Estamos todos en épocas de estrecheces presupuestarias y tenemos que buscar mejorar nuestros niveles de eficiencia en todos aquellos ámbitos que podamos.

P. Ha hablado de concertación de servicios. El País Vasco fue pionero en servicios de detección de VIH… Han pasado, seis años ya desde su puesta en marcha, ¿qué balance hace?

R. Sí, empezamos en el 2009. El balance es muy positivo, es una valoración tanto de los ciudadanos como de los farmacéuticos comunitarios y de las personas que gestionan el problema de sida en la comunidad autónoma. Esto ofrece una accesibilidad inmediata para cualquiera que tenga dudas sobre si está infectado o no, se puede acudir a cualquier farmacia que esté distribuida en la geografía vasca, con lo cual, la intimidad y el anonimato está bastante garantizado.

P. Más allá de eso, que es lo más importante, en este tiempo de estrechez económica es también importante que sea eficiente. ¿Lo es?

R. Es eficiente porque esto permite una detección precoz y en los tiempos modernos que están cambiando un poco las pautas de contagio, es importante tener estos establecimientos tan accesibles. Es eficiente el programa y un dato que avala su éxito es que hemos pasado de 36 farmacias a 50 en este año. En los seis años que lleva el programa hemos hecho más de 18.000 test rápidos.

P. ¿La eficiencia de este programa sería trasladable a otros? ¿La farmacia está infrautilizada para la puesta en marcha de estos programas?

R. Nosotros apostamos por la integración de la farmacia como un agente más del sistema de salud, en coordinación con los distintos niveles: primaria, especializada y sociosanitaria. Eso refuerza más nuestra estrategia de integración sociosanitaria. Como decías antes, hemos sido pioneros, nosotros ya en el año 1995 con un programa de dispensación de metadona a pacientes dependientes de opiáceos. También desarrollamos algunos programas de colaboración en el ámbito de salud pública y educación sanitaria, y ya en los tiempos recientes hemos desarrollado e impulsado el programa de mejora de la medicación en pacientes atendidos por los servicios de ayuda domiciliaria, cuyo objetivo principal es la mejora del uso de la medicación, mejor administración, seguridad y efectividad, y de algún modo lo que pretendemos es mejorar la adherencia en este tipo de personas que a veces tienen sus dificultades a la hora de administrase los tratamientos y estamos muy satisfechos. Creemos que es un programa coste-efectivo y, en cuanto a la adherencia hemos conseguido una adherencia del 95 por ciento. Hemos duplicado el número de personas en el programa en lo que va de legislatura, en estos momentos las cifras rondan los 750 pacientes.

P. ¿Pero ese es el proyecto de seguimiento farmacoterapéutico?

R. No, este es otro.

P. ¿Cómo se denomina este que has comentado?

R. Este se denomina “Mejora del uso de la medicación en pacientes atendidos por los servicios de ayuda domiciliaria”, además es un proyecto que se integra en el ámbito sociosanitario, porque participamos departamento de Salud, colegios de farmacéuticos, farmacias comunitarias, centros de salud que identifican que pacientes serían tributarios de ser atendidos por este programa, y los municipios a través de los asistentes sociales que presta el servicio. La financiación es del Departamento de Salud.

P. ¿Y llevan toda la legislatura con el proyecto? ¿Cuántas farmacias participan?

R. Sí. Son 102 municipios y 278 farmacias.

P. También tiene pensado lanzar un proyecto de seguimiento farmacoterapéutico concertado con las farmacias. ¿Puede dar algún detalle?

R. Este es un nuevo programa de atención farmacéutica y basado en una experiencia que desarrollamos con medios propios en un proyecto de crónicos polimedicados en el ámbito de pacientes diabéticos tipo 2, con unos resultados muy interesantes. En estos momentos nos estamos planteando desarrollar esto en un programa piloto con un convenio con los colegios de farmacéuticos de los tres territorios. Un piloto por cada territorio, con un centro de salud y sus farmacias y aproximadamente alcanzará unos 120 pacientes. Nos va a servir además para el contraste del programa que desarrollamos con medios propios porque lo vamos a enfocar a pacientes diabéticos tipo 2, con lo cual vamos a tener un contraste del funcionamiento de un sistema y de otro.

P. ¿Cuáles son los objetivos?

R. Fundamentalmente, lo que se pretende es mejorar el uso de la medicación, detectar problemas relacionados con los medicamentos y mejorar su uso y los resultados en salud de los pacientes. Pretendemos potenciar la comunicación entre profesional médico y farmacéutico, y a la inversa, con un lenguaje normalizado y que se puedan sacar conclusiones de en qué se concretan los problemas cuando hay que comunicarse entre el médico y el farmacéutico y a la inversa. Nosotros pensamos que es un proyecto de futuro y que este proyecto piloto nos va a dar las pautas de cómo actuar en estos servicios, vamos a hacer una financiación en bloque sin hacer un pago por servicios porque queremos también evaluar el coste del servicio.

P. ¿Qué significa eso de financiación en bloque?

R. Pues que va a ser una especie de financiación finalista y no va a haber una facturación entre los colegios y el departamento de salud. Va a ser una cantidad fija la que se entregue a los colegios para que lo repartan entre las farmacias.

P. ¿El objetivo es poder determinar en el ámbito económico un coste por servicio?

R. Sí, pretendemos hacer una evaluación que analice los aspectos clínicos y los aspectos de farmacoeconomía y coste del servicio. Es un proyecto de alta transcendencia y hay que desarrollarlo en atmósfera protegida en los inicios.

P. Estos estudios normalmente se hacen desde el punto de vista del pagador, de la administración, con lo cual se tiene en cuenta unos parámetros muy determinados. ¿En este caso va a ser igual?

R. Llevamos mucho tiempo trabajando de manera conjunta personal técnico de los colegios y personal técnico del departamento, para fijar los objetivos, los instrumentos y el método de trabajo. No ha sido un proyecto unidireccional, ha sido un proyecto consensuado. Creo que hay que poner en valor el trabajo que desarrollan los técnicos que son los que conocen la problemática de cerca.

P. ¿La satisfacción del paciente también será un elemento a valorar?

R. Sí, vamos a evaluar el impacto de la intervención en el ámbito de los farmacéuticos comunitarios en términos de resultados en salud, también adherencia, adecuación de la medicación y calidad de vida de los pacientes y la evaluación económica del programa.

P. Por tanto, en el País Vasco hay servicios de VIH, metadona, diabetes, mejora de la atención… ¿Es una línea a la que la farmacia tiene que ir sí o sí de futuro?

R. Nosotros apostamos claramente por esta línea, pero no pensamos que tenga que ser una línea sustitutiva de la relación existente en estos momentos. Entendemos que es una línea de actividad complementaria porque, evidentemente, no es lo mismo una farmacia comunitaria en una ciudad o en un pueblo grande que en un pueblo pequeño o en un ámbito rural, esto hay que gestionarlo con inteligencia.

P. Y hay farmacias que a lo mejor no quieren oír hablar de nada de esto…

R. Así es. Para esto hay que querer, saber y poder. Y hay algunas farmacias que quizá no tengan interés en estos servicios. Nosotros estamos aquí de facilitadores porque creemos en esta línea de trabajo, pensamos que la farmacia comunitaria tiene que acabar convirtiéndose en un agente más del sistema. Sabemos que esto no es fácil, pero tratamos de hacerlo con actuaciones concretas.

P. Hablábamos antes de las elecciones. Todos los partidos llevan en sus programas la integración de las farmacias en el sistema... ¿Qué falta para hacerlo realidad?

R. Lo importante es el liderazgo en estas cosas, que es la capacidad de transformar la visión en realidades, en actuaciones concretas, nosotros somos más de desarrollar acciones concretas como ya sabéis. Está bien que los partidos apuesten por el desarrollo de servicios y de programas de atención farmacéutica en el ámbito de la farmacia comunitaria, que es algo que la propia profesión estaba reclamando, así que yo creo que en este sentido es interesante este planteamiento.

P. Otra de las reclamaciones, no tanto histórica, pero sí de los últimos tiempos, es el regreso de medicamentos que antaño se dispensaban en farmacia comunitaria y pasaron a dispensarse en hospitales, en algunos casos con justificación sanitaria lógicamente, pero hay dudas sobre la justificación económica de otros. ¿Cómo lo veis?

R. Yo creo que aquí no se puede ser dogmático, tampoco hay unos planteamientos por parte de la farmacia comunitaria. Esto es un tema que lo he hablado con el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y con los presidentes de mis colegios, pero no hay un planteamiento concreto. Hemos hablado de posibilidades pero no tenemos nada planteado encima de la mesa por parte de los colegios. Me gustaría recalcar un poco la situación actual, porque creo que desde que se empezó a pasar estos medicamentos a la farmacia hospitalaria, que pudiera ser por cuestiones de eficiencia, pero también pudo ser por cuestiones de seguridad, hay que pensar en esto, y en estos momentos en lo que tenemos que pensar es en el por qué, hay que pensar que en alguna medida muchos de estos medicamentos están en el canal hospitalario por una metodología de gestión del proceso asistencial que hace que sea mucho más efectivo que se supervise la medicación en el ámbito donde el paciente está siendo tratado, y se está viendo su evolución a lo largo del tiempo. Yo creo que ésa es la óptica que hay que aplicar. No es tanto una óptica económica o de eficiencia solamente.

P. ¿Entonces hace ocho años se estaba haciendo mal?

R. No, como te he dicho hubo una combinación. En un momento dado, algunos medicamentos pasaron a farmacia hospitalaria por cuestiones económicas, si repasamos la hemeroteca seguro que es así, pero muchos otros medicamentos se cambiaron por temas de seguridad y efectividad en los tratamientos. Yo creo que ahora la filosofía que tenemos que aplicar es que la medicación está dentro de la gestión del proceso asistencial y ver dónde está la administración de ese medicamento.

P. Y, aparte, los servicios de farmacia hospitalaria se tuvieron que adaptar a un incremento de demanda que les ha llegado para atender a esos pacientes. ¿Sería un escollo para dar marcha atrás a esa dispensación la sobredimensión de esos servicios de farmacia?

R. No lo sé, no hemos hecho esta reflexión porque no hay ningún planteamiento concreto encima de la mesa, los análisis a las propuestas concretas.

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz