Comparte esta noticia

SEFAP define cómo integrar los servicios farmacéuticos en el sistema

MARÍA GRANJO  |    22.12.2015 - 10:50

Los servicios farmacéuticos de los diferentes niveles asistenciales deben organizarse en un modelo integrado, de modo que los profesionales y dispositivos asistenciales compartan los mismos objetivos, actividades y responsabilidades en torno al paciente, según defiende la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria, Sefap, en un informe donde expone su posicionamiento sobre estrategias para la gestión del medicamento.

Las consecuencias de un sistema asistencial fragmentado, según se expone en el estudio, son la inexistencia de una visión continua de la atención y de una perspectiva global, o la asignación de recursos ineficiente, basada en la oferta y no la demanda. Todo esto afecta negativamente a los costes y a los resultados, lo que impacta en la sostenibilidad y rentabilidad social del sistema.

La fragmentación asistencial y clínica en general afecta del mismo modo a las decisiones relativas a la utilización de medicamentos, según describe Sefap en su informe. Las diferentes visiones terapéuticas, la falta de comunicación entre profesionales o las distintas perspectivas asistenciales desembocan en decisiones heterogéneas que afectan a la gestión de los recursos farmacológicos a nivel individual y poblacional.

La diferente perspectiva terapéutica entre la Atención Primaria de salud (APS) y el entorno especializado, la escasa conciliación de la medicación en los momentos de tránsito del paciente entre niveles asistenciales son algunos ejemplos de las consecuencias de la fragmentación.

medicamentos

Por tanto, del mismo modo que Sefap apuesta por una integración global en la atención, lo hace por una gestión clínicamente integrada de los recursos farmacoterapéuticos, es decir, una coordinación de decisiones y cuidados en torno al medicamento.

banner-newsletter-bajo-noticia2

Fundamentar la organización del sistema en la atención primaria

Una de las estrategias que defiende esta sociedad científica en su informe es basar la organización del sistema en la Atención Primaria, que actualmente concentra el 80% de la demanda sanitaria, puesto que este nivel asistencial tiene una elevada capacidad resolutiva. Al parecer de los autores, la APS “se fundamenta en una visión integrada y puede ser, por tanto, motor y catalizador de la coordinación clínica en el conjunto del sistema”.

La APS aporta también elementos operativos que mejoran la eficiencia del sistema, como la regulación de flujos asistenciales, la integración de información clínica, la valoración integral del paciente, la visión poblacional y comunitaria y el enfoque sanitario y social.

A través del documento publicado por la Sefap, apuesta por una preponderancia de la Atención Primaria como modelo de gobierno clínico de los entornos que buscan la integración, porque desde este nivel asistencial se dispone de una visión global de la red, la población y el individuo. “El bosque solo está preparado para verlo la APS; el resto están perfectamente preparados y entrenados para ver los árboles”, se argumenta.

Cómo hacer operativa la integración

Al entender de Sefap, el concepto de integración no se fundamenta ni en la propiedad ni en la jerarquía, sino en una relación entre iguales que persigue un enfoque diferente del modelo clínico, basado en la cooperación y en la responsabilidad compartida. Sin embargo, para que esto se produzca son necesarios diversos cambios, entre ellos, el establecimiento de una estrategia conjunta y redefinir la organización del ámbito gerencial, de modo que esté más unificado y con una visión más general, así como integrar los servicios de soporte no clínicos (logísticos, administrativos o de recursos humanos) y clínicos (como laboratorio y radiología)

La integración clínica y asistencial también debe venir de un cambio en el modelo de relación económica que incorpore el concepto de responsabilidad compartida sobre los resultados sanitarios y económicos, según se destaca en el informe. Este también apunta como elemento relevante la participación de los profesionales, a través de comisiones interniveles o modelos de relación entre la atención especializada y la primaria (como el sistema experto).

Otra de las apuestas de esta sociedad científica es la integración del enfoque poblacional e individual, así como de los conceptos de resultado sanitario y económico como elementos mutuamente condicionados. Esto debe hacerse operativo a través de una cartera integrada de servicios y de elementos facilitadores de la integración, tanto organizativos como instrumentales, como guías clínicas integradas, rutas asistenciales, programas de gestión de patologías o gestión de casos, entre otros.

Una integración de la atención también pasa por la correcta gestión de los recursos y, si no es suficiente, con la inversión de recursos adicionales dirigidos a los ámbitos prioritarios. Así mismo, es necesario implantar una evaluación de los resultados poblacionales e individuales obtenidos.

lineagris-494

cabecera_farmacia_asistencial_small

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz