Comparte esta noticia

Los partidos apoyan potenciar los servicios y faceta asistencial de la OF

CARLOS ARGANDA  |    02.06.2016 - 23:59

Todos los partidos políticos con posibilidad de formar parte de un gobierno tras las elecciones del próximo 26 de junio parecen valorar positivamente el papel actual de la farmacia y tienen en mente incrementar su actividad de cara al futuro con el objetivo de hacer más sostenible el sistema. Así quedó de manifiesto durante el debate organizado en Madrid por la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), en colaboración con la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), en el que  representantes de Sanidad de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos expusieron su visión sobre la oficina de farmacia.

El representante de Podemos, Javier Padilla, puso el acento en las desigualdades territoriales y sociales existentes en el SNS. Según explicó, las territoriales se circunscriben principalmente al acceso a los medicamentos innovadores en los hospitales, mientras que las sociales “afectan a pacientes menores de 65 años, con enfermedades crónicas y las personas con clase social baja”. Estos son precisamente los colectivos a los que beneficiaba la PNL sobre copago presentada por el partido de los círculos y que Padilla indicó que era solo un primer paso previo a la eliminación de todos los copagos.

Padilla también indicó que en nuestro país no hay un problema de gasto en el ámbito social, sino de recaudación e insistió en que “la sostenibilidad del sistema es un sujeto político”, por lo que dependería de la voluntad del gobernante.

En relación al modelo farmacéutico, se mostró dispuesto a la financiación pública de nuevos servicios que ofrecieran las farmacias. Eso sí, “alejándose todo lo posible del pago por acto, que en este modelo no tiene lugar al introducir incentivos perversos e introduciendo variables que pueden estar relacionadas con las cápitas”. Además, señaló que habría implementarlos a través de pilotaje y “el mejor lugar de hacerlo sería en las farmacias rurales”, explicó.

Foto grupo CEOE - FEFE

Por parte del PP participó secretario nacional de Sanidad y Asuntos Sociales, José Ignacio Echániz, que quiso poner en contexto la situación de España en 2011, con “una profunda crisis, deuda de 16.000 millones con proveedores sanitarios e impagos masivos”. Entrando en el terreno del debate señaló que “el modelo de farmacia es paradigmático de la colaboración público privada” en este sentido, señaló que la gestión directa de la prestación farmacéutica “que algunos partidos han propuesto”, sería “un retroceso” al igual que tampoco sería adecuado “un modelo de cadenas y multinacionales”.

banner-newsletter-bajo-noticia2

Según señaló, “hay oportunidades” para las oficinas de farmacia ya que “tienen un recorrido importante como agentes de salud” por ello abogó por “un modelo asistencial y con capacidad de prestar más servicios a los ciudadanos” y animó a avanzara en cartera de servicios.

En el lado pesimista situó la permisividad que ha habido a la hora de abrir farmacias “en lugares que no iban a ser rentables nunca”, por lo que las “condenaban al fracaso económico”. Para luchar contra ello, la receta “se llama servicios profesionales farmacéuticos, farmacia asistencial y colaboración con el SNS”, según Echániz.

José Martínez Olmos fue el encargado de exponer la posición del PSOE en el debate. Tal y como señaló hay que hacer “reformas que apuntalen el SNS, algo que debe hacerse a través de un pacto”. En este sentido, señaló que las fuerzas que estaban en la oposición durante la pasada legislatura tenían mucho en común para lograrlo.

El portavoz socialista quiso ser menos optimista que Echániz en la cuestión económica del sistema sanitario ya que según explicó “la sostenibilidad financiera no está garantizada. La financiación es de 7-9.000 millones inferior a lo que necesita el sistema” y esa situación es la que “tensiona al sistema”. Y esa tensión es la que genera las diferencias de equidad y de acceso en las distintas comunidades autónomas. Por ese motivo, señaló que si en el debate de la equidad no se introducen los parámetros financieros, no se alcanzaría un diagnóstico certero.

Además, señaló que el modelo farmacéutico español “está en riesgo”. Y lo está porque Europa no quiere este modelo y apuesta por la liberalización, por lo que “no hay agentes que lo defiendan” en las instituciones comunitarias. A pesar de ello, reconoció que se ha mantenido dado que “la mayoría de las fuerzas políticas quisieron defender el modelo”, no obstante, advirtió de que la crisis ha hecho que haya “un número creciente de farmacéuticos que ven razonable un cambio”.

Por ello, y pensando en clave de futuro, según Martínez Olmos, “habría que definir qué aspectos hay que tocar para que el modelo pueda seguir siendo defendido en Europa”.

En cualquier caso para el ex secretario general de Sanidad se trata de “una prestación muy eficiente que tiene un coste asumible de en torno a dos mil y pico millones de euros”, por lo que según indicó “la farmacia no es el problema de la sostenibilidad”.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos en Sanidad, Francisco Igea señaló que la situación de los farmacéuticos en nuestro país está al límite. “Los farmacéuticos en este país se dividen en heroicos y mártires. Heroicos los que están en ciudades y mártires los rurales” y puso de manifiesto que los ajustes los han soportado tanto el sector farmacéutico como los funcionarios. En este sentido, señaló que los ajustes del sector sanitario han sido superiores a la reducción de ingresos del sector público. Por ello, explicó que Ciudadanos es partidario de “generar más ingresos y gestionar mejor, las dos cosas”.

Igea además puso el foco en la factura hospitalaria. Según él, “a día de hoy es difícil saber cuánto cuesta un tratamiento en cada hospital” y por ello, abogó por “introducir una transparencia absoluta” en ese ámbito, y focalizarse “donde más se ha incrementado el gasto y donde menos transparencia hay”.

En el otro ámbito farmacéutico, para el representante de Ciudadanos, “la farmacia ambulatoria ha sufrido suficiente” y por ello, ahora es momento de pensar “cómo se van a valorar y pagar los servicios profesionales” ya que, quiso destacar que la farmacia no es un punto de venta sino un lugar de servicios. En este sentido, señaló que todos los medicamentos que no requieran un control hospitalario se deben poder dispensar por la farmacia comunitaria. “El foco no es dar beneficio a los farmacéuticos sino a los pacientes”

Tal y como explicó, “hay que ir a una nueva política de fijación de precio por valor” así como distinguir claramente “qué son novedades terapéuticas y qué no”. Además, puso encima de la mesa los problemas de equidad existente, especialmente en medicamentos huérfanos o de uso compasivo. “Esto es inaceptable”, señaló.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz