Comparte esta noticia

“En Óptica, hay productos que deberíamos potenciar más”

MARÍA GRANJO  |    10.06.2016 - 14:33

El consejo farmacéutico sobre problemas de salud ópticos y acústicos permite el desarrollo profesional y la potenciación de la categoría en la oficina de farmacia relacionada con los productos indicados para este tipo de patologías. Diariofarma ha preguntado al Vocal Nacional de Óptica y Acústica, Manuel Ángel Galván, sobre las posibilidades que se presentan en este campo.

En su opinión, la clave del impulso de esta actividad es la formación. “Sólo a través de la formación podremos saber por qué recomendamos un producto y no otro. Para el síndrome del ojo seco, por ejemplo, hay un arsenal muy amplio, y tenemos que saber cuál aconsejar en cada caso y cuándo no corresponde recomendarlo y hay que derivar al paciente a un especialista”, explica Galván.

En el caso concreto de las lágrimas artificiales, para el síndrome del ojo seco, una de las afecciones más comunes, sufrieron un descenso al ser excluidas de la prestación farmacéutica en el Sistema Nacional de Salut en el año 2012. “Aunque este mercado se ha recuperado, en parte por el empeño de todos los actores implicados por avanzar en esto, incluidos los laboratorios y desde la propia Vocalía, es fundamental seguir incidiendo en la formación”, apunta Galván.

La oficina de farmacia, como referente en productos como lágrimas artificiales

Considera que la oficina de farmacia debe trabajar por ser el referente en este tipo de productos. Según argumenta, hay actividades limítrofes a los cuidados ópticos y acústicos que pueden suponer un segmento destacado de atención farmacéutica, como los sistemas de mantenimiento de lentes de contacto o los complementos nutricionales para la vista. Sin embargo, los fabricantes de estos productos están potenciando su distribución al margen de la oficina de farmacia. “Los establecimientos de óptica suponen una competencia para la oficina de farmacia, que hasta hace poco se limitaba a dispensar gafas y lentes de contacto, pero hay que tener presente que ahora existen otro tipo de productos que deberíamos potenciar”, subraya.

banner-newsletter-bajo-noticia2

Para alcanzar este objetivo, la Vocalía Nacional que dirige Galván trabaja con las vocalías de los Colegios profesionales en charlas y formación continuada, y prepara la Jornada anual de Óptica y Acústica para el año 2017. Otra de las acciones que está desarrollando es la elaboración de una serie de encuestas dirigidas a los usuarios de las oficinas de farmacia sobre su conocimiento acerca de su salud visual y auditiva y si acuden a la farmacia o al centro de óptica ante un problema.

Entre las actividades que están realizando desde la Vocalía, también destaca la elaboración de 20 guías rápidas específicas de este tipo de patologías, que incluyen el protocolo a seguir e información al farmacéutico y al paciente sobre cómo actuar.

Regulaciones autonómicas sujetas a libre interpretación

El servicio que puede implantar una oficina de farmacia en torno a este campo depende de si el farmacéutico dispone de titulación en Óptica y Acústica. Si no tiene esta formación, puede asesorar al usuario sobre patologías y realizar recomendaciones, trabajando de manera multidisciplinar con oftalmólogos o establecimientos de óptica para realizar el seguimiento de la salud visual del paciente, tal y como explica Galván.

En caso de disponer de la titulación de esta especialidad, el titular de la farmacia puede crear una sección acreditada como establecimiento sanitario de óptica, estando acreditado para realizar la tarea completa de seguimiento patológico, revisiones visuales, etcétera. La normativa aplicable es la que establece el Real Decreto 1277, que desarrolla la Ley General de Sanidad y los distintos desarrollos autonómicos de la norma.

Sin embargo, estas legislaciones son interpretadas de forma diferente, y en algunas comunidades autónomas esta libre interpretación supone un problema. Esto se produce concretamente con el requisito según el cual una unidad de óptica debe quedar diferenciada del resto de la farmacia. “Para un inspector, esta diferenciación puede ser meramente estética, mientras que otro puede exigir una puerta de entrada al establecimiento de óptica distinta a la de la oficina de farmacia”, afirma Galván.

Este conflicto se produce especialmente en Asturias, “donde se está intentando solventar este problema, junto con la Vocalía del Colegio de Farmacéuticos, porque, ya no solo como farmacéuticos, sino también como empresarios, necesitamos tener una seguridad jurídica en el desempeño de esta actividad”, apunta Galván.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz