Comparte esta noticia

Consulta farmacéutica en mieloma múltiple

BELÉN DIEGO  |    21.06.2016 - 23:59

Desde que la indicación de ixazomib para mieloma múltiple permitiera el uso concurrente de inhibidores de CYP3A4, manteniendo la prohibición del empleo de inductores, la importancia de la consulta farmacéutica para identificar interacciones farmacológicas (DDI), riesgo de toxicidad y ofrecer alternativas antes del inicio de la terapia es más importante que nunca, según un estudio firmado por investigadores de la Clínica Mayo (Rochester, Estados Unidos) y presentado en el último congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO).

Ixazomib es un inhibidor oral del proteasoma aprobado para el tratamiento del mieloma múltiple. Debido a su metabolización, en los ensayos clínicos de este fármaco se excluyeron pacientes tratados con inductores e inhibidores 3A4 y 1A2.

Los autores indagaron sobre la función del profesional de farmacia en la revisión de interacciones medicamentosas potenciales (DDI) en pacientes que comenzaban la terapia con ixazomib.

Se incluyeron en este trabajo pacientes que recibieron el fármaco entre enero de 2012 y diciembre de 2015 para tratar recaídas de mieloma múltiple, e individuos con mieloma múltiple de nuevo diagnóstico.

Un farmacéutico revisó la medicación antes de comenzar el tratamiento con este nuevo agente. Se registraron sus características al comienzo del estudio, la medicación concomitante y las toxicidades.

Sobre una muestra total de 96 pacientes, con una edad media de 69 años y un 57% de varones, el promedio de medicación concomitante fue de 9 (de 1 a 23).

El 4% de los sujetos tenía riesgo de DDI mediados por CYP, un individuo recibía tratamiento con primidona, que fue sustituida por propranolol, y logró una respuesta parcial a la terapia basada en ixazomib. Se discontinuó la terapia con diltiazem en un caso, fue sustituida por amlodipino en otro y se mantuvo en un tercero, que desarrolló neuropatía de grado 2, anorexia y fatiga.

Un 47% de los sujetos recibían tratamiento con medicamentos que causan trombocitopenia o incrementan el riesgo de hemorragia. Ya que ixazomib causa trombocitopenia, se alertó a los responsables de los servicios de salud sobre la necesidad de una monitorización estrecha de estas personas. Un 3% de pacientes experimentó hemorragias cuando recibían ixazomib y aspirina (hemorragia gastrointestinal), clopidogrel (epistaxis) e ibuprofeno (hematuria), respectivamente.

Tras un seguimiento medio de algo más de 15 meses 29 pacientes (30%) seguía recibiendo ixazomib.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz