Comparte esta noticia

Baleares: No a las subastas y sí a buscar alternativa a la salida de DH

DIARIOFARMA  |    30.06.2016 - 13:13

Encuentro de Baleares02

Si algo tiene clara la administración sanitaria de la Islas Baleares es que las subastas de medicamentos, a la andaluza, no es su modelo. Sí, en cambio está buscar alternativas de contratación basadas en los acuerdos de riesgo compartido. De este modo lo señaló el director general de Planificación, Evaluación y Farmacia en las Islas, Benito Prósper, durante el Encuentro de Expertos organizado por Diariofarma sobre la Prestación Farmacéutica en Islas Baleares.

El responsable de Farmacia del archipiélago fue tajante. “No nos planteamos un modelo de subastas como el que hay en Andalucía. Sí hay otros modelos de relación con la industria en el ámbito de los contratos de riesgo compartido”, señalo para alivio de los asistentes y muy especialmente el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Islas Baleares, Antoni Real, que había mostrado su preocupación y el director de Relaciones Institucionales y Comunicación de Teva, Rafael Borrás, ambos presentes en el encuentro.

A lo largo del mismo se analizó también en profundidad el papel que puede jugar la farmacia tanto en el impulso de la adherencia al tratamiento como en la dispensación de medicamentos de diagnóstico hospitalario de dispensación hospitalaria (DHDH).

En relación al primer asunto, el presidente de los farmacéuticos señaló que desde hace tiempo están interesados en promover servicios profesionales que incidan en la búsqueda de adherencia. “Las consecuencias de la falta de adherencia causan más gasto que el propio sistema de farmacia comunitaria”, señaló. Por lo que “conveniar algún servicio con el colectivo farmacéutico permitiría ahorrar mucho dinero y ya se vería luego quien lo paga”, indicó. En este sentido, Prósper consideró mucho más factible avanzar en la cuestión si la administración no tiene que hacerse cargo de un pago adicional.

Para Borrás, está claro que “las farmacias son centros sanitarios que pueden ayudar muchísimo al sistema sanitario”, por ello, instó a que los farmacéuticos hagan más para hacer que la administración crea más en ellos. Según dijo, hay ocasiones en las que los farmacéuticos desaprovechan su “formación y capacidades en la atención e interacción con los pacientes”. En cualquier caso, mejorando algunos elementos, consideró que “la administración tiene mucha sensibilidad” en el papel de la farmacia.

 

Regreso de los DHDH en la farmacia

En relación al regreso de los medicamentos DHDH a las farmacias, los participantes, especialmente Real, quisieron dejar claro que se referían a los que han salido por motivaciones económicas, respetando que los que tengan una necesidad sanitaria de ser dispensados en los hospitales, así lo siga siendo.

Para el presidente del Colegio de Médicos de las Islas Baleares (Comib), Antoni Bennasar, los farmacéuticos reclaman esto lo hacen desde el punto de vista de la efectividad y eficiencia. “No tengo ningún problema en que vayan a la farmacia, pero esto requiere de una adecuación de los sistemas de información, tienen que converger los intereses de la administración, del paciente y la farmacia”, señalo.

Para su homólogo en el COFIB, “es un tema que nos ocupa y preocupa”. Además, Real señalo que las justificaciones para enviar estos medicamentos al hospital fue económica y eso “no tiene sentido” ya que explicó que “hay mecanismos para no incrementar el coste”. Además, puso el acento en el paciente. “Si queremos tener al paciente al centro y le queremos ahorrar desplazamientos, creo que sería necesario” y, por ello, adelantó que aunque hay obstáculos legales, desde el IB-Salut “están dispuestos a buscar algún mecanismo, protocolo, adecuado en cada caso”, aunque es consciente de que hay obstáculos legales, puesto que la regulación corresponde al Ministerio de Sanidad.

Por su parte, Borrás señaló que en Portugal los medicamentos de HIV los dispensan en la farmacia “con un modelo de retribución a la farmacia diferente” que permite que los tiempos de dispensación sean “mucho más cortos”. Además, explicó otra ventaja. Como la dispensación se realiza en la proximidad al paciente y no requiere un desplazamiento largo, no es necesario entregar medicación para dos o tres meses. De este modo, si se le cambia el tratamiento o si el paciente fallece, “no se deja sin utilizar una cantidad muy importante de medicamentos”. Prósper mostró su disposición a evaluar el sistema ya que señaló que “como servicio al ciudadano parece interesante”.

Quien mostró más dudas fue el director médico del Hospital Son Llatzer, José María Gámez, quien señaló que “desde el punto de vista teórico” la atención en la farmacia comunitaria es perfecta. Sin embargo, indicó que eso ya se hace perfectamente en la farmacia de hospital. “Lo que vemos es que todo eso ya se cumple en la farmacia hospitalaria. El farmacéutico de hospital tiene consulta monográfica de dispensación y el usuario sale satisfecho, según lo que vemos en Son Llatzer”, explicó. No obstante, se mostró abierto a un cambio en el procedimiento: “si se puede extrapolar a las oficinas de farmacia, fenomenal”.

Otro aspecto que Gámez quiso destacar fue la pérdida de intimidad que podría sufrir el paciente. “También puede ocurrir que el paciente no quiera ir a su farmacia del barrio por cuestiones de confidencialidad”, señaló, ante lo que se planteó que el paciente podría elegir si ir a una farmacia comunitaria o a la farmacia del hospital. Y, en relación a la atención farmacéutica a prestar, puso de manifiesto que en la farmacia de hospital “se tiene acceso a la historia clínica, marcando la extensión interna en el teléfono accede al profesional, etc.” Ante ello, el presidente del COF le señaló que por eso, los medicamentos que requieran de un seguimiento sanitario estrecho no se enviarían a la farmacia, sino que la petición se “refiere especialmente a los medicamentos que se llevaron al hospital por aspectos económicos”.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz