Comparte esta noticia

La industria transfiere el 3,75% de sus ventas a profesionales y entidades

DIARIOFARMA  |    01.07.2016 - 11:32

La industria farmacéutica adherida a la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia) o a Farmaindustria dedicó a lo largo de 2015 un total de 496 millones de euros a transferencias de valor a profesionales sanitarios y organizaciones sanitarias. Una cuantía que supone el 3,75 por ciento de las ventas de los laboratorios asociados a Efpia (13.203 millones de euros en 2015, según la Memoria de Farmaindustria de 2015).

En concreto, a lo largo del pasado año las compañías farmacéuticas invirtieron 190 millones de euros (un 38% del total) en contratos con organizaciones y profesionales sanitarios para proyectos de I+D y contribuyó con 119 millones de euros (el 24% del total) en ayudas para que profesionales sanitarios pudieran acudir a actividades científicas y reuniones profesionales. Estas reuniones con un apoyo de 66 millones de euros (13% del total) por parte del sector para su celebración, cuantía que fue abonada a las organizaciones sanitarias.

Además, las compañías afectadas por el código Efpia han remunerado la prestación de servicios profesionales, ya sean individuales o en grupos, por un valor de 88 millones de euros (el 17,7% del total) . Por otro lado, las donaciones realizadas, que sólo pueden otorgarse a organizaciones sanitarias, sumaron 33 millones (el 6,7% del total de transferencias de valor).

 

Un camino pionero y sin precedentes

Esta es la primera ocasión en la que la industria farmacéutica europea explicita las transferencias de valor realizadas a los profesionales sanitario y constituye, según Farmaindustria “un paso más, aunque muy relevante, en la apuesta de la industria farmacéutica por la transparencia”. Un camino “pionero y sin precedentes en otros sectores privados y que está en línea con las crecientes expectativas de la sociedad en materia de transparencia”, tal y como explica El presidente de Farmaindustria, Antoni Esteve, que se inició en 2002 con la creación del moderno Sistema de Autorregulación y el establecimiento del Código de Buenas Prácticas.

Para el presidente de la patronal, la colaboración con profesionales sanitarios y sociedades científicas es “necesaria” e “imprescindible”, especialmente “en la orientación en materia de formación y como garantes de la independencia de estas actividades”. Por ello, asegura que en la industria se sienten “orgullosos” de esta colaboración. Esteve subraya también que estas relaciones “se basan en la objetividad, el rigor y la independencia, principios por los que vela el Código de Buenas Prácticas, que viene adaptándose periódicamente a las exigencias de la práctica médica y de una leal competencia”.

“Toda la industria y todos los profesionales sanitarios queremos que el valor de nuestra colaboración se conozca, y estoy convencido de que esta iniciativa contribuye a ello -señala Antoni Esteve-: es pionera, no tiene precedentes en otros sectores privados y está en línea con las crecientes expectativas de la sociedad en materia de transparencia. Sin duda, reforzará la confianza de la población, y especialmente de los pacientes”.

 

Un 19% del gasto en I+D

Tal y como señala Farmaindustria, a lo largo de 2015 la industria farmacéutica invirtió en I+D 1.004 millones de euros, un 5,2% más que en 2014. De este cantidad, el 41% se destinó a contratos de investigación extramuros, fundamentalmente con el ámbito público (centros de investigación, hospitales, universidades y otros organismos), por lo que los 190 millones de euros de transferencia de valor suponen aproximadamente el 19% del total de inversión en I+D en España y han sido destinados a colaboraciones con profesionales y organizaciones asociadas al diseño o ejecución de estudios preclínicos, ensayos clínicos y estudios de postautorización

Por su parte, los 119 millones destinados a formación suponen “una muestra clara del compromiso del sector por que los profesionales sanitarios españoles continúen al más alto nivel en conocimiento, especialmente importante en el campo de la salud, por el rápido avance en la investigación biomédica y los nuevos tratamientos”, según Farmaindustria.

La prestación de servicios es otro de los ámbitos importantes de las transferencias de valor. En concreto, se destinaron 88 millones de euros a actividades de diversa índole (ponencias en reuniones, realización de informes, etc.), pero en todo caso implican el abono de una remuneración y, en su caso, los gastos de desplazamiento y manutención.

Según explica Farmaindustria, estas actividades “permiten a la industria farmacéutica conocer el comportamiento en la práctica clínica de los medicamentos, una experiencia que sólo atesoran los profesionales sanitarios. A partir de ahí las compañías pueden mejorar la seguridad y eficacia de los tratamientos o detectar nuevas necesidades, lo que resulta muy beneficioso para el abordaje de las enfermedades, para la eficiencia del sistema y, en especial, para aportar soluciones al paciente”.

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz