Comparte esta noticia

“Nos queda un 15% del programa, que cumpliremos e iremos más allá”

Luis González, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM)

Luis González, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM)

CARLOS ARGANDA  |    09.07.2016 - 13:27

Luis González acaba de cumplir dos años al frente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM). En el ecuador de la legislatura es momento de hacer balance sobre lo que ha conseguido y los retos que la organización tiene por delante. Para analizarlo, ha concedido una entrevista a Diariofarma.

Pregunta. ¿Qué balance hace en el ecuador de la legislatura?

Respuesta. Creo que el balance que puedo hacer de estos dos años al frente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid es muy positivo, pero eso es algo que lo tendrían que decir los colegiados. Aunque, por lo que percibimos, creemos que el sentir de la mayoría de ellos está en esa línea. Tenga en cuenta que tras dos años hemos logrado cumplir el 85 por ciento del programa con el que acudimos a las elecciones. Todavía nos quedan dos años por delante para poder cumplir con la totalidad de compromisos que recogía nuestro programa electoral; proyectos encaminados a progresar entre todos, que fue el lema de nuestra campaña.

P. Tienen concierto nuevo, convenio para la integración de la farmacia en el sistema… ¿Qué es lo siguiente?

R. Sí, tenemos un nuevo concierto, que considero que es muy positivo para los farmacéuticos madrileños; un convenio de colaboración suscrito con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, un acuerdo pionero que abre la puerta a nuevos escenarios de desarrollo profesional y al crecimiento asistencial de la farmacia; se ha logrado desarrollar nuevas vías de comunicación con los colegiados, más ágiles, directas y comprensibles; se han ajustado los itinerarios formativos e incrementado esta actividad; se ha establecido un nuevo marco económico y financiero en los presupuestos; hemos culminado el despliegue de receta electrónica… ¿Lo siguiente? A corto plazo estamos inmersos en el proceso de modificación de la Ley de Ordenación Farmacéutica. Este fue otro de nuestros compromisos electorales y tenemos la intención de cumplirla.

P. Han pedido a los colegiados sus sugerencias para la modificación de la Ley de Ordenación. ¿Cuál es el objetivo?

R. El objetivo es cumplir con otro de nuestros compromisos electorales: contar con la participación de todos los colegiados para alcanzar los mejores resultados posibles. Esta Junta de Gobierno siempre ha tenido claro que nos debemos a todos los colegiados y que estamos a su servicio, por lo que somos conscientes de la importancia de escuchar la opinión de todos los compañeros. Y es lo que hemos hecho en estos dos últimos años y lo que vamos a hacer respecto a la redacción de un nuevo proyecto de Ley de Ordenación Farmacéutica. Los colegiados son el colegio y su opinión es muy importante a la hora de elaborar una ley como esta.

P. ¿Qué cuestiones considera prioritarias cambiar de la Ley?

R. La Ley de Ordenación y Atención Farmacéutica de la Comunidad de Madrid fue aprobada en 1998, antes de que se hicieran las transferencias sanitarias a las comunidades autónomas. Han pasado ya casi dos décadas y en este tiempo han cambiado muchísimas cosas. Por ejemplo, el contexto socioeconómico actual no es el mismo que el de hace veinte años. Es fundamental empezar por el principio y redactar un proyecto nuevo que responda a las necesidades actuales de la sociedad, que determine el nuevo rol que debe jugar la oficina de farmacia dentro del Sistema Nacional de Salud y en el que las aspiraciones profesionales de los farmacéuticos se vean satisfechas. Queremos que la nueva ley potencie y optimice el desarrollo de la prestación farmacéutica, todo ello encaminado a atender al ciudadano de la mejor manera posible.

P. ¿Qué cuestiones cree que hay que introducir?

R. En un primer momento vamos revisar aspectos relacionados con la ordenación y atención farmacéutica; con los establecimientos y servicios farmacéuticos; con la ordenación farmacéutica en el nivel de atención primaria de las oficinas de farmacia en los capítulos referidos a la definición, funciones y servicios, los requisitos técnico-sanitarios y los horarios y servicios de guardia, más bien diría, servicio de urgencia, los depósitos de medicamentos; los botiquines; las instituciones socio-sanitarias, etc.

P. ¿Qué aspectos cree que habría que cambiar en ordenación?

R. No se trata de cambiar aspectos concretos de la Ley de Ordenación Farmacéutica, ya sería volver a poner parches a un texto que debe ser nuevo. Una nueva Ley de Ordenación Farmacéutica que desarrolle aspecto que después de la ley de 1998 no han sido desarrollados reglamentariamente. Para que se haga usted una idea, la ley de 1998 era una ley reglamentista pero únicamente, mediante dos decretos, se reglamentó sobre horarios, guardias y formulación. Y resto de puntos que deberían haber sido desarrollados reglamentariamente no lo fueron, por lo que estamos ante una buena oportunidad de elaborar una ley nueva, más allá de detenernos es aspectos concretos de la misma.

P. ¿Y qué espera de la prestación a residencias?

R. Por ejemplo, en este punto consideramos que es esencial que la ley recoja los depósitos de medicamentos y que las oficinas de farmacia madrileñas puedan prestar sus servicios a las personas que se encuentran en estos centros sociosanitarios. Se trata de una cuestión que, tal y como señalaba anteriormente, no ha sido desarrollada reglamentariamente, tal y como establecía la ley de 1998. Confiamos que en esta nueva Ley de Ordenación Farmacéutica se recoja expresamente este aspecto.

P. ¿Han iniciado ya conversaciones con la Consejería y los grupos políticos? ¿Qué sensaciones tiene?

R. Estamos dando los primeros pasos en este asunto, para lo que queremos conocer la opinión de nuestros colegiados en determinados aspectos para, posteriormente, trasladársela a la Consejería de Sanidad. El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid mantiene un contacto fluido con la Consejería de Sanidad y con los representantes políticos de la Comunidad de Madrid, por lo que las sensaciones que tenemos de cara al nuevo texto son buenas porque todos tenemos el mismo objetivo: ofrecer la mejor prestación farmacéutica al ciudadano, y eso solo se puede cumplir colocando al farmacéutico como pieza clave (profesional y accesible) del sistema sanitario.

P. ¿Cómo valora la actividad que ha desarrollado la sociedad COFM Servicios 31? ¿Está sirviendo para los objetivos con los que se creó?

R. La actividad que viene desarrollando COFM Servicios 31 SLU está cumpliendo con los objetivos que se fijaron al inicio de sus actividades en enero de 2014: ofrecer servicios con la máxima calidad, garantía y profesionalidad, y con el aval del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid. Estamos muy satisfechos con la decisión adoptada en su momento por la Asamblea General del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, que aprobó la creación de una sociedad mercantil para prestar servicios de consultoría, asesoramiento y gestión dentro del ámbito de las profesiones sanitarias, con especial consideración a la oficina de farmacia. El objetivo era adelantarse a la futura Ley de Servicios y Colegios Profesionales, buscar el vehículo adecuado, en este caso una sociedad mercantil, para poder prestar servicios. Era un paso que había que dar. Actualmente es la sociedad la que presta estos servicios (Consultoría Laboral; Contable-Fiscal; Protección de Datos; Guía de Buenas Prácticas; Auditoría, Evaluación y Mejora; Evaluación de Actividades Farmacéuticas…), mientras que el colegio lleva a cabo las actuaciones propias de una institución colegial.

P. En los últimos tiempos ha trascendido una polémica en torno a las farmacias Trébol. ¿Cuál es la posición del COFM?

R. La posición del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid que presido y la mía personal siempre ha sido la misma: defendemos un modelo de farmacia basado en la propiedad-titularidad del farmacéutico. Un modelo planificado en beneficio de la sociedad. Un modelo regulado que sea garante del Sistema en la prestación farmacéutica y en los servicios que la ley permita. Por ello, esta institución adoptará las acciones oportunas para que, dentro de la más absoluta legalidad, se actúe contra todos aquellos que vulneren la ley. Respecto a las farmacias Trébol, hay un procedimiento abierto en los tribunales y hasta que no se sustancie el Colegio no puede actuar contra nadie. Hay que respetar los tiempos y la legalidad. No obstante, sí le digo que la Junta de Gobierno acordó abrir una información previa y reservada que, hasta donde yo puedo saber, se ha concluido.

P. El regreso de la dispensación de DH en la farmacia es otro de sus objetivos… ¿Cómo avanza? ¿Cree que será realidad en un futuro próximo?

R. En este punto siempre he sido muy claro: los medicamentos DH deben ser dispensados en las oficinas de farmacia. Se hace necesario que las comunidades autónomas abandonen el concepto de dispensación hospitalaria y que estos medicamentos vuelvan a estar disponibles en las oficinas de farmacia. El paciente debe ser el centro del sistema y los criterios sanitarios deben estar siempre por encima de los económicos, y para el paciente resulta más cómodo acceder a su medicación en cualquiera de las farmacias que tiene cerca de su domicilio, al frente de la que están profesionales perfectamente cualificados para dispensar esa medicación y para realizar un seguimiento del paciente, que tener que desplazarse a un centro hospitalario a recogerla. Se trata de una cuestión de sentido común. Desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid estamos dispuestos a demostrar la capacidad de las farmacias en la dispensación y seguimiento, por lo que hemos propuesto a la Consejería de Sanidad incluir dos farmacias en la experiencia piloto que se realice en Fuenlabrada en Hepatitis C., siempre y cuando el medicamento sea dispensado, en ese periodo, en la oficina de farmacia.

P. ¿Puede dar más detalles sobre este proyecto piloto de hepatitis C?

R. En estos momentos no sabemos mucho más de que hemos llegado a un acuerdo y ahora debemos desarrollarlo. Eso sí, lo que en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid tenemos muy claro es que si este pilotaje sigue adelante, que no tenemos motivos para pensar lo contrario, las oficinas de farmacia deben tener el protagonismo que por sus competencias profesionales son capaces de asumir. Es decir, no podemos quedarnos en tareas de información y accesibilidad, sino que deben asumir la dispensación.

P. Las patronales avanzan hacia una unidad de acción. ¿Cómo lo valora? ¿Qué relación tiene con ambas?

R. La relación del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid con FEFE y con Adefarma es, como no puede ser de otra forma, excelente. No en vano, he sido vicesecretario de Adefarma y tesorero de FEFE. Nosotros tenemos la obligación de defender los intereses de todos y cada uno de los colegiados madrileños, independientemente de la modalidad en la que ejerzan, y las patronales defienden los intereses de los titulares de oficinas de farmacia. Cada institución farmacéutica tiene unas funciones pero, sin duda, hay muchos nexos y puntos de encuentro entre colegio y patronales, aspectos que debemos fomentar y potenciar. ¿Unidad de acción de las patronales? Es algo lógico que si se defienden los mismos intereses se produzca una unidad de acción para, por ejemplo, hacer un buen convenio, pero eso es un tema que deben determinar las patronales.

P. ¿Qué le queda por hacer en los últimos dos años de mandato?

R. Aunque como le he comentado anteriormente esta Junta de Gobierno ya ha cumplido en dos años el 85 por ciento del programa electoral con el que acudimos a las elecciones, quedan muchísimas cosas por hacer. Nos queda ese 15 por ciento por cumplir que, a buen seguro, cumpliremos e iremos más allá. Todo ello en beneficio de la transparencia; de la comunicación; de la participación y de la colaboración de una institución de los colegiados que deben incidir en los principales problemas  de nuestro día a día.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz