Comparte esta noticia

Formación práctica y científica para farmacéuticos adaptables y colaborativos

Objetivos para el Desarrollo Profesional de la FIP.

FRAN ROSA  |    07.11.2016 - 14:09

La Federación Internacional de Farmacéuticos (FIP) ha presentado un documento en el marco de la 'Conferencia Global sobre Farmacia y Ciencia Educativa Farmacéutica', celebrada estos días en Nanjing, China, con el que pretende sentar las bases de la formación farmacéutica del futuro. En este sentido, el carácter práctico y científico de los programas, que deben estar liderados por docentes bien cualificados, así como su orientación a las necesidades de la población y los resultados en salud, han sido destacados como los puntales del modelo educativo del futuro, que también debe ser continuado. El fin último de este planteamiento es contribuir a que los farmacéuticos puedan seguir dando respuestas a los retos que plantean el desarrollo, la distribución y la dispensación de los medicamentos en todo el mundo, garantizando su eficacia y su seguridad.

En lo que corresponde a las autoridades y educadores de cada país, la FIP hace una serie de recomendaciones, con base en 13 objetivos señalados en otro documento al que llama 'Workforce Development Goals' (Objetivos para el Desarrollo Profesional) . Destacan, entre ellas, la necesidad de contar con unas estructuras educativas y unos docentes sujetos a unos estándares mínimos establecidos para cada país. También hay un llamamiento a desarrollar metodologías innovadoras que atraigan a los jóvenes farmacéuticos a realizar estos estudios.

Por otro lado, hacen hincapié en la necesidad de diseñar un modelo que facilite la incorporación paulatina a la práctica una vez tiene lugar la graduación; que abra una vía clara a la especialización y haga una definición también clara de las competencias; que sirva para la puesta en marcha de programas que permitan desarrollar el liderazgo de los profesionales en las distintas áreas, es decir, en la clínica o la gestión; que esté apegado a la realidad local y las necesidades locales; en el que se identifiquen los ámbitos de colaboración con otros profesionales y una línea formativa específica centrada en ellos; que dé respuesta a las desigualdades laborales por temas de género; que sea capaz de medir, mediante la investigación, el impacto del farmacéutico en el sistema sanitario, y que capacite a los profesionales para compartir datos y hacer una gestión 'inteligente'.

El farmacéutico del siglo XXI

Junto a estos objetivos que tienen que ver con la voluntad de las autoridades educativas y la convicción de las organizaciones profesionales, la FIP también a los principios que habrá que inculcar a los futuros farmacéuticos en ese proceso formativo. Así, destaca la necesidad de que los profesionales sean "cada vez más flexibles y adaptables a los cambios, además de estar bien capacitados para el desempeño práctico".

Asimismo, la FIP hace referencia a la necesidad de que emerjan profesionales dispuestos para el trabajo en equipo, ya que, explican, "la planificación para el cuidado de la salud de las personas deberá estar basada en modelos de aproximación que van a ser cada vez más colaborativos y multidisciplinares, implicando a todos los actores sanitarios relevantes en cada caso".

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz