Comparte esta noticia

‘Epopeya farmacéutica’: La historia de la farmacia en viñetas divulgativas

Ilustraciones de Epopeya Farmacéutica, de Luis Marcos Nogales

Ilustraciones de Epopeya Farmacéutica, de Luis Marcos Nogales

DIARIOFARMA  |    28.11.2016 - 21:13

Desde Mesopotamia hasta Roma pasando por Egipto, India, China, América, Persia, Grecia y Alejandría. Epopeya Farmacéutica realiza un viaje ameno y didáctico a lo largo de estas civilizaciones, para mostrar las pautas usadas y los hitos de la historia de la profesión farmacéutica.

El farmacéutico Luis Marcos Nogales, junto con el humorista gráfico Íñigo Ansola, han dado vida a una obra divulgativa sobre la historia de la farmacia gracias a la colaboración de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Salamanca, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Salamanca, el Centro de Estudios Superiores de la Industria Farmacéutica (CESIF) y la Asociación Española de Farmacéuticos Formulistas (AEFF).

presentacion-de-epopeya-farmaceutica

El recorrido se inicia en Mesopotamia, donde las civilizaciones de Sumeria fueron las primeras en emplear las serpientes como símbolo relacionado con la curación (la serpiente de la copa de la diosa Hygea, es símbolo de la farmacia hoy en día). En esta civilización se utilizaban plantas medicinales como la adormidera, belladona, cannabis, benjuí, mostaza, mandrágora, eléboro, tomillo, laurel, etc. El libro llega a recoger incluso recetas reales de la época. La siguiente parada la realiza en Egipto, civilización con una amplia farmacopea, donde destaca el uso del aloe para el tratamiento de las quemaduras.

La cultura china también resulta muy relevante por su sofisticación: practicaban tanto acupuntura como farmacoterapia, todo ello imbuido en el taosimo. La medicina tenía unas bases éticas formidables y era un servicio público proporcinado por el estado (muchos médicos eran funcionarios por oposición). Era una profesión muy regulada, incluso en los textos utilizados, que no se podían sacar del país.

En América, las civilizaciones precolombinas disponían de técnicas más avanzadas de lo que se suele creer. El libro destaca que la estructura médica azteca distinguía entre médicos (tlama), cirujanos (texoxolatitl) y sangradores (tesor), y encontramos de nuevo la figura del médico-sacerdote, que intentaba curar con magia y rituales, dada la creencia de que las enfermedades, como era frecuente en otras civilizaciones, las causaban los dioses o los espíritus. Los farmacéuticos se servían en exclusiva de plantas y, entre ellas destaca la corteza de quina, uno de los descubrimientos más importantes de la historia farmacéutica.

Marcos también recorre la civilización griega y explica que fue allí donde florecieron todas las artes, gracias a la confrontación de ideas y las influencias de la ciencia egipcia, babilónica e hindú. Tales de Mileto, Anazimandro, Heráclito, Pitágoras… o la escuela de Hipócrates, son algunos de los autores clave en esta época. El viaje finaliza en Roma, continuadora de la cultura griega y donde se pueden encontrar personajes tan importantes como Cornelio Celso, Escribonio Largo, Plinio el Viejo, autor de la Historia Naturalis, o Dioscórides, con su De materia medica, la compliación más importante de entonces, hasta llegar a Galeno y su Methodo medendi (Sobre al arte de la curación).

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz