Comparte esta noticia

El coste de la innovación y el pago por resultados, reto para los FH europeos

Ana Valladolid y José Manuel Martínez Sesmero, en el 22º Congreso de los FH europeos.

FRAN ROSA  |    30.03.2017 - 10:37

La semana pasada se celebró en Cannes (Francia) el 22º Congreso de la Asociación Europea de Farmacéuticos de Hospital, en la que, un año más, se pusieron encima de la mesa varios de los temas más candentes de cuantos afectan a la gestión de la farmacoterapia. Entre ellos, el propio coste de la innovación terapéutica, del cual se deriva una convicción bastante generalizada de que o se paga por resultados, o no se va a poder pagar.

Una de las representantes españolas presentes en el 22º Congreso de la EAHP fue María José Tamés, delegada de la SEFH en la asociación europea, quien destaca la sesión inaugural, a cargo de una representante de la OMS, en la que ésta lanzó la cuestión sobre si deben pagarse los medicamentos a cualquier coste. La respuesta evidente era que no, ya que está en riesgo la sostenibilidad de los sistemas sanitarios, de ahí que se hiciera referencia a los esquemas de pago por resultados y riesgo compartido que están adoptando en algunos países.

Precisamente, de cara a la evaluación de esos resultados, Tamés señaló la relevancia del papel que puede jugar ahí el farmacéutico de hospital, al tener una foto más amplia del proceso de medicación y estar en relación constante con los médicos especialistas y el personal de Enfermería. "Además, en toda la recogida de esos datos hay implicación de sistemas informáticos y, al menos en mi hospital, el Servicio de Farmacia es el alma mater, en colaboración con los servicios informáticos, de los desarrollos relacionados con la medicación que se hacen en el centro".

Falta el marco adecuado

A día de hoy, según otro de los presentes en el Congreso, José Manuel Martínez Sesmero, farmacéutico especialista del Complejo Hospitalario de Toledo, en España "hay margen de mejora para la aplicación de estos modelos, aunque ya existen experiencias positivas". "Lo que nos falta es un marco normativo que avale estos procedimientos, ya que se han paralizado algunos por meras interpretaciones de la ley actual", prosigue.

Además de contar con el marco adecuado, no se podrá avanzar en los modelos de pago por resultados mientras no haya una sistematización de la recogida de datos. Y es precisamente ese, el de los datos, otro de los temas que se recogieron en Congreso. Pamés comparte con Diariofarma su sensación de que se trata de un camino sin retorno, pero que apenas se ha comenzado a andar. "En el Congreso se habló del potencial que hay en la unión de los datos sanitarios unidos a los privados, los que se generan con las interactuaciones en redes sociales y con las app que descargamos en nuestros móviles", señala. Sesmero, por su parte, añade que "todavía son escasos los ejemplos prácticos" que contribuyan a consolidar la idea en la farmacia hospitalaria europea.

Junto a estas cuestiones, Tamés destaca la celebración de varios espacios dedicados a los biosimilares como herramienta adicional para la contención de los costes, y la sensación de mayor confianza hacia los productos que llevan ya tiempo en el mercado, como las epoetinas o el filgrastim. No obstante, con otros como infliximab se mantienen las dudas por las incertidumbres que aún rodean a cuestiones como la intercambiabilidad o la extrapolación de indicaciones. "Lo que se ve es que las sensibilidades siguen siendo distintas en función de los países", apunta Sesmero, quien comienza a percibir un cierto consenso en torno a que el biosimilar es "la opción más eficiente en el paciente que inicia tratamiento".

La experiencia española con pacientes externos

Este farmacéutico del Complejo Hospitalario de Toledo fue protagonista, de hecho, de una de las sesiones del 22º Congreso de la EAHP, en la que ejerció como ponente. La mesa, en la que también participaba la española Ana Valladolid, jefa del Servicio de Farmacia del Hospital de Albacete, giró en torno al reto que supone para los farmacéuticos hospitalarios la llegada de un mayor número de pacientes externos, que en 2014 ya se llevaban dos tercios del gasto farmacéutico hospitalario, incentivada en España con el desplazamiento de las innovaciones al hospital.

Sesmero explicó algunas iniciativas emprendidas por la farmacia hospitalaria española para atender a todos estos pacientes, muchos crónicos y polimedicados, con las máximas garantías. Entre ellas, destacó la formación, a través del proyecto 'Mapex', en la realización, entre otras cosas, de entrevistas clínicas motivacionales. También hizo referencia a la utilización de las encuestas PAM (Patient Activation Measure), que ayudan a medir la implicación del paciente con su enfermedad de cara a la proposición de medidas para mejorarla.

Por último, señaló al desarrollo, por parte de varios grupos de la SEFH orientados al VIH, hepatitis C, Oncología, Esclerosis Múltiple y enfermedades inmunomediadas, de unos sistemas de estratificación de los pacientes para proponer modelos de atención farmacéutica adaptados al nivel de riesgo de cada uno. "Vamos a empezar muy pronto con hepatitis C, después VIH y antes de que termine el año esperamos poder aplicarlo también con pacientes oncohematológicos. Se rata de ver en qué pacientes hay que intervenir más para prevenir los problemas relacionados con la medicación", explica.

 

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz