Comparte esta noticia

Las diferencias entre las farmacias de Barcelona se agrandan

¿Quieres saber lo último de...

DIARIOFARMA  |    12.05.2017 - 10:27

La facturación media de las oficinas de farmacia de la ciudad de Barcelona en 2016 alcanzó los 807.129 euros, lo que supone un incremento del 2,8% respecto al año anterior, alcanzando niveles que no se daban desde el año 2012. Así lo revela un informe realizado por CIMA Consultores y presentado en un acto organizado por el centro universitario IQS y Blanquerna-URL.

Dicho estudio, basado en el diagnóstico a 250 farmacias sobre datos de 2016, pone de manifiesto que las diferencias entre las farmacias de la ciudad de Barcelona son cada vez mayores, de modo que las pequeñas lo son cada vez más y las grandes crecen. Así, el margen bruto de las boticas pequeñas ha aumentado 1,5 puntos (del 30% al 31,5%), mientras que el de las grandes ha mejorado 2,8 puntos, hasta alcanzar el 35,33%.

La polarización de las farmacias también se observa con el EBITDA (resultado de gestión), que calcula la capacidad para generar beneficios. De media, se sitúa en el 13,3%, el mismo que en el ejercicio anterior, con un incremento de 2,5 puntos respecto a los últimos cinco años. “Es decir, de cada 100 euros facturados, 13,3 euros son beneficio de gestión”, puntualizan desde CIMA. La diferencia del EBITDA entre farmacias con una facturación inferior a los 500.000 euros y las de superior a 1.500.000 euros es del 40%.

Gasto en personal

El informe también revela que el gasto medio de personal supone un 12% de la facturación, dato se mantiene estable desde el 2012. A pesar de ello, la plantilla aumenta por segundo año consecutivo, hasta una media de 2,83 trabajadores por farmacia, una cifra que se sitúa en los niveles de 2010.

Desde CIMA, también se destaca la disminución del stock de las farmacias pequeñas y el aumento del de las grandes, hecho que atribuyen a que, para reducir existencias, las boticas pequeñas compran productos que suelen tener más salida.

Entre las conclusiones del estudio, Ignasi Moya-Angeler, socio-director de CIMA, señala que “la evolución de la farmacia no depende tanto del volumen de facturación, como del modelo de negocio que se aplica”. En su opinión, el modelo de gestión “debe utilizar la financiación como palanca y herramienta de crecimiento, no como corta-fuegos, ya que, si no, puede llegar a convertirse en un gasto difícil de soportar”.

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz