Comparte esta noticia

Pacto por la Sanidad: mucho que avanzar en un asunto parado 5 meses

DIARIOFARMA  |    26.06.2017 - 19:55

La mayor crítica que se puede hacer del intento de Pacto de Estado por la Sanidad es que hace ya más de cinco meses que se puso en marcha con la aprobación de una Proposición No de Ley en el Senado, que contó con el apoyo mayoritario de la cámara, pero no se ha avanzado nada desde ese 25 de enero.

“El 25 de enero lo aprobamos desde el escepticismo. Hoy le pongo mayúsculas. Han pasado varios meses y no se ha dado ni un paso. El PP no está trabajando por el pacto”, aseguró el portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad del Senado, José Martínez Olmos durante su intervención en una mesa política en el curso de verano ‘Experiencias de éxito en el acceso a la Innovación en los Sistemas Sanitarios’ organizado por la Cátedra Extraordinaria Salud, Crecimiento y Sostenibilidad impulsada por MSD y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), celebrado en Santander. Según el socialista, “el PP no está trabajando por el Pacto” excepto los pasos iniciales dados.

A pesar de esta queja, el representante del PP, su portavoz Adjunto en el Congreso de los Diputados, Rubén Moreno, consideró importante el pacto, especialmente para dos asuntos: “pacientes y financiación justa, suficiente y optimizar los recursos”. Eso sí, también reclamó que cuando se firma un pacto es para cumplir con él y no hacer como si no se hubiera firmado nada. El portavoz popular recordó que el Congreso está "muy fragmentado" y que la forma de funcionar "es muy distinta a como ha sido anteriormente; es muy difícil que haya consenso". No obstante, aseguró que "se puede alcanzar pero está costando".

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Francisco Igea, consideró que “el pacto ya existe, está en la Constitución, al definir un modelo de sanidad universal y financiado por impuestos”. A pesar de haber apoyado el pacto, Igea se quejó de que a veces los pactos se quedan en lo “rimbombante de la palabra”. En cuanquier caso, de lo que hay que hablar según Igea es sobre la definición de sanidad universal, la cartera de servicios, el modo de financiación y la retribución de los profesionales, farmacia y servicios, así como de los grados de libertad de gestión que se permiten, así como las mediciones que se realicen del mismo.

El portavoz del PNV en la Comisión de Sanidad del Congreso, Joseba Agirretxea, se mostró escéptico, especialmente si no se respeta “el ámbito competencial”, es decir, que “el estado no debe asumir las competencias de las comunidades autónomas”.

Para la portavoz de Podemos en el Senado, Concepción Palencia, lo que ellos quieres es “blindar constitucionalmente el derecho a la asistencial y la financiación” así como que el Ministerio de Sanidad sea el pivote central del sistema “y no un mero órgano del Ministerio de Hacienda, que es lo que es ahora”, explicó.

 

Financiación sanitaria

Otro de los asuntos tratados en la mesa de políticos fue la financiación del sistema, que se prevé que se estabilice en cifras próximas al 14,3% del gasto público hasta 2020. Según la representante de Podemos, “hay que revertir los recortes y volver a niveles de gasto previos a la crisis”. También reclamó modificar el sistema fiscal para recaudar más.

El portavoz popular aseguró que el mayor recorte se produjo en 2011, que afectó a 30.700 millones de euros en las comunidades autónomas: “Fue un gran torpedo en el gasto social”. Moreno se mostró partidario de incrementar los recursos del sistema mediante el crecimiento de la economía, “sólo así se mantiene el Estado del Bienestar” y no con la subida de impuestos, que al final recaen siempre en los que tienen nómina.

El portavoz de Ciudadanos se mostró partidario de actuar en todos los ámbitos: Bajar el gasto innecesario, mejorar la recaudación y crecer económicamente. Todo ello para avanzar hacia el objetivo de dedicar un 7% del PIB a gasto sanitario público.

Por su parte, Martínez Olmos quiso poner encima de la mesa el déficit crónico en el que se encuentra el sistema. Cada año en los presupuestos iniciales de la Sanidad se ponen 54.000 millones y se gastan 60.000. Ese déficit, que se paga con el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), se tendrá que devolver en un futuro ya que el FLA es “un préstamo a diez años que luego hay que devolver”. Por ese motivo, el representante del PSOE consideró necesario que Sanidad “liderara el debate de la financiación de la sanidad”. En ese sentido aseguró que echa de menos que se aborde la financiación del sistema en el Consejo Interterritorial.

El portavoz del PNV consideró necesario que las administraciones sean más responsables. Según él, y recordando lo que decía el Lehendakari Juan José Ibarretxe, que “las administraciones debían ahorrar cuando hay dinero para cuando no haya”. No obstante, a lo largo de los últimos años “en muchas administraciones no se ha ahorrado, cuando había dinero se gastaba y cuando no había….”. Por ello, explicó que “si los ingresos son fijos y no pueden ser más, hay que mirar los gastos y hay que priorizar”.

 

Fondo de Cohesión y financiación adicional de innovaciones

Relacionado con el tema de la financiación, los políticos también abordaron la situación del fondo de cohesión Según Martínez Olmos, la ausencia de fondo de cohesión o su establecimiento en 3 millones este año “no debe perjudicar a la movilidad”. Además, en relación al establecimiento de fondos para la financiación de innovaciones, explicó que “hace falta un debate en el que el Estado en su política de gestión tenga recursos para ayudar a estrategias de innovación”.

Para Rubén Moreno, la situación es distinta. Aunque el fondo de cohesión se quedó como extrapresupuestario, su cuantía llegaba a los 521 millones de euros. Además, dada la finalidad del Fondo de Cohesión, el popular consideraba necesario que fueran las comunidades quienes presupuestaran una partida destinada a la atención de sus ciudadanos en otras regiones. Moreno también se mostró contrario a la financiación de innovaciones y cifró en 300 millones el superávit anual que ofrece la Comisión Interministerial de Precios  de los Medicamentos (CIPM) con las reducciones de precios que ejecuta para permitir la introducción de innovaciones. Según él “crear fondos distorsiona el modelo y la responsabilidad que tiene que tener los consejeros en la gestión de sus propios recursos”.

Para la portavoz de Podemos, establecer el fondo de cohesión en 3 millones, cuando en 2011 eran 80, “no es que sea insuficiente, es ridículo”. Además, en relación a los posibles fondos para la innovación, consideró que eran “cortoplacistas”, por los que se “necesita un cambio en el modelo de innovación”

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, mostró su apoyo a la existencia de un fondo de cohesión, pero no con los fondos para las innovaciones. Igea también criticó la forma de gestión del acceso a la innovación puesto en marcha con la hepatitis C. Según aseguró se ha abordado de forma inequitativa y con gastos muy diferentes entre las comunidades autónomas. “Ha habido diferencias de gasto de hasta el 300% por población protegida y se ha ocultado la información de qué CCAA han tenido ese gasto”, situación que achacó, entre otras cuestiones a que ha habido tres elecciones

Por último, el portavoz del PNV quiso poner el foco en que lo importante es discernir entre lo nuevo y las innovaciones. Además, reclamó una equidad en el abordaje que se realiza en las distintas enfermedades.

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz