Comparte esta noticia

Un programa para evitar reingresos en VIH con intervención farmacéutica

Aguas Robustillos, Ramón Morillo y Marisa Guzmán en el Hospital de Valme.

FRAN ROSA  |    27.07.2017 - 10:00

farmacia-asistencial-680x290

"Partimos de la base de que, después de un ingreso, los pacientes con VIH podían presentar variaciones en la farmacoterapia. Bien por la introducción de nuevos medicamentos, por la aplicación de nuevas dosis o por un ajuste posológico, el paciente va a tener que enfrentarse a una situación en la que aumenta la complejidad para manejar su tratamiento. Por eso nos pareció que un acercamiento del farmacéutico podía ayudar a normalizar la situación tras la alteración de la rutina". Así explica Ramón Morillo, farmacéutico especialista (FEA) del Hospital de Valme, en Sevilla, la puesta en marcha de este programa de intervención farmacéutica individualizada, liderado por la FIR 4 Marisa Guzmán, y en el que, además de Morillo, participa también la FEA Aguas Robustillos. ¿El objetivo principal? Evitar el reingreso de estos pacientes, que supone un riesgo para la salud de los pacientes y tiene un coste para el Sistema Nacional de Salud.

La base para el funcionamiento del programa de intervención es un algoritmo, que se desarrolló previamente y se publicó en la revista europea de farmacia hospitalaria, el cual se aplica a través de un programa informático, el cual les ayuda a detectar los pacientes con más riesgo de reingresar. Este algoritmo clasifica a los pacientes en alto o bajo riesgo. A esta herramienta se le suma, además, el modelo de estratificación de pacientes de la SEFH, que determina tres niveles de atención farmacéutica. Los niveles de riesgo más elevado suelen estar asociados “a usuarios de drogas y también a pacientes inmunocomprometidos, con mayores comorbilidades u otros reingresos recientes”, apunta Morillo. Una vez desarrollado este esquema, se dieron cuenta del valor que podía tener la intervención del farmacéutico y se puso en marcha el programa ideado por Guzmán, que está siendo objeto de estudio.

Hasta el momento, han entrado en este esquema de intervención unos 25 pacientes y, con el ritmo de inclusión actual, se espera completar el cupo marcado a finales de este año. Una vez incluido en el programa, el paciente es citado con alguno de los tres profesionales mencionados, farmacéuticos especializados en atención a pacientes VIH, para una consulta presencial, por llamada telefónica e incluso por vía telemática, en la que éstos tratan de verificar si la toma de la medicación prescrita es correcta, si se están siguiendo los consejos para el mantenimiento de hábitos de vida saludable, etc.

En relación con la medicación, las complicaciones pueden venir por la modificación del tratamiento antirretroviral, pero también por la presencia de una comorbilidad que asocia este tratamiento con otra medicación concomitante asociada, por ejemplo, a un ingreso por neumonía, una infección respiratoria, la descompensación de otras patologías como la hipertensión que implique un cambio de tratamiento, etc... situaciones que, antes de la puesta en marcha de este programa, se mantenían ajenas al equipo de Farmacia especializado en VIH, que centraba su actuación en el manejo del tratamiento propio de la infección. De esa forma, se elevaba el riesgo de reingreso.

Una vez conocida la realidad del paciente, el farmacéutico puede hacer recomendaciones, prosigue Morillo, "relacionadas con el uso de los medicamentos o con la clarificación y alcance de objetivos en relación a la farmacoterapia prescrita". En este sentido, confirma la gran utilidad de la entrevista motivacional, "en la que por un lado tratamos de hacerle ver el estado de salud actual y el estado de salud ideal que puede alcanzar si se cumplen los objetivos relacionados con la farmacoterapia. La idea es que visualicen sus propios objetivos y los interioricen", explica. Asimismo, usan esta metodología para "generar discrepancias internas, es decir, ayudar a que el paciente revise comportamientos inadecuados, como puede ser el consumo de tabaco, para que sepa cuándo y por qué fuman", y también para reforzar los buenos hábitos del paciente.

banner-newsletter-bajo-noticia2

'Prescriptores' de fuentes de información fiable

Además de la recomendación de actuaciones para optimizar la farmacoterapia y la revisión de sus hábitos de vida, los farmacéuticos que participan en este programa son actualmente prescriptores de información que pueda contribuir al autocuidado del paciente. En este sentido, subraya Morillo, "de lo que se trata es de que no se metan en Google sin criterio, ya que eso tiene sus riesgos. Nosotros solemos ayudarles a que identifiquen aquellas páginas con información contrastada, como puede ser la del Ministerio de Sanidad, la del Departamento de Salud Americana, así como las de la organización Apoyo Positivo u otras ONG contrastadas y avaladas".

En lo que respecta a los resultados obtenidos con este programa de intervención basado en la metodología CMO, y a la espera de datos concluyentes cuando se finalice el estudio que tienen en marcha, el farmacéutico del Hospital de Valme asegura que todos los pacientes acuden o responden a las consultas programadas, ya sean presenciales o no. Asimismo, cuando sondean al paciente sobre su activación, a través de cuestionarios basados en la metodología CMO, ven que "está en niveles óptimos". En lo que respecta a la percepción subjetiva de éstos, Morillo asegura que la muestra de agradecimiento es habitual: "Suelen decirnos que nuestra llamada les hace sentirse acompañados", afirma satisfecho, ya  que la intención del equipo es “mejorar la experiencia del paciente con la farmacia hospitalaria”.

No obstante, les queda la duda de si la intervención que están desarrollando tiene un efecto mantenido o éste se pierde con el tiempo y, en este sentido, han llegado a la conclusión de que "la individualización de las intervenciones es imprescindible" para que el impacto no se pierda. "Hemos detectado que si el paciente siempre recibe el mismo mensaje, si aplicamos estrategias estandarizadas, la intervención termina perdiendo impacto", culmina.

 

 

lineagris-494

Innovación en Farmacia Hospitalaria

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz