Comparte esta noticia

FH y neumológos unidos para satisfacer al paciente y darle seguridad

Sira Sanz, Montserrat Pérez y José Javier Martíne, en el Servicio de Farmacia del Hospital Fundación Alcorcón, que lidera un proyecto de atención farmacéutica a pacientes de Neumología.

FRAN ROSA  |    15.09.2017 - 11:44

farmacia-asistencial-680x290

En el año 2012, los servicios de Farmacia y Neumología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón (HUFA) comenzaron con la coordinación de un proyecto de conciliación de la medicación e información al paciente, tanto al ingreso como al alta, que no para de dar frutos. En los últimos cinco años han sido 2.900 personas las que han pasado por este programa, con el que se ha conseguido un alto nivel de satisfacción y una mejora de la seguridad en el uso de medicamentos.

"Elegimos al Servicio de Neumología para emprender este proyecto porque en su mayoría atiende a pacientes crónicos pluripatológicos con alto porcentaje de uso de inhaladores, los cuales están asociados a una adherencia descrita del 50%. Por otro lado, el número de pacientes ingresados, entre 10-12, diarios resultaba abarcable para que nosotros pudiéramos hacer el seguimiento", explica Sira Sanz, farmacéutica adjunta del Servicio de Farmacia y una de las encargadas de liderar este programa.

El papel de los profesionales del Servicio de Farmacia es, principalmente, el de validar la medicación de los pacientes ingresados en Neumología, a la vez que se encargan de la conciliación de la misma. Esta atención específica, opina Sanz, "mejora la información que el paciente y la familia tienen sobre su medicación y disminuye el sentimiento de inseguridad en el momento de llegar al domicilio".

La validación se realiza mediante una triple comparación del perfil farmacoterapéutico, incluyendo los antecedentes recogidos en la historia clínica electrónica del hospital, la medicación en Atención Primaria que les aparece en el visor y la prescripción durante el ingreso, la cual se completa con una entrevista al paciente para corroborar y completar la información en relación con la adherencia.

Al alta, el farmacéutico tiene una segunda entrevista en la habitación del paciente en la que le informa de todos los medicamentos prescritos, haciendo especial hincapié en los tratamientos nuevos y en el correcto manejo de los inhaladores. Además se le proporcionan los medicamentos de duración finita, en su mayoría corticoides y antibióticos, así como el material de apoyo necesario para facilidad del paciente: hojas informativas, calendarios personalizados con las pautas específicas de algunos medicamentos o la duración de los tratamientos. También se le incluyen calendarios diarios con el tratamiento domiciliario del paciente. "El objetivo de esta segunda entrevista es que el paciente adquiera los conocimientos y habilidades necesarios para mejorar su autocuidado y el cumplimiento terapéutico y así mejorar la adherencia del tratamiento", indica la farmacéutica de este hospital madrileño.

banner-newsletter-bajo-noticia2

Satisfacción y mejora de la seguridad

Aunque no se han realizado encuestas de satisfacción para medir el impacto percibido por el paciente, Sanz afirma que éstos "agradecen que el farmacéutico revise y les informe sobre su medicación". Y añade: "Por otro lado, los neumólogos también valoran nuestro trabajo. Estamos integrados dentro del equipo, tenemos claramente definida nuestra función como expertos del medicamento y aceptan la mayoría de las intervenciones que realizamos tanto en la conciliación al ingreso como al alta. Además, nos piden que reforcemos la adherencia al tratamiento mediante la información al alta. De hecho es el médico quien le dice al paciente que espere al farmacéutico para que éste le informe de su medicación".

En lo que respecta a la mejora de la seguridad, la farmacéutica adjunta del Hospital Fundación Alcorcón afirma que el promedio de discrepancias por paciente en la conciliación al ingreso ha disminuido desde el 2012 de 1,82% a 1,11% en el 2017, aunque se siguen dando, lo que le hace pensar "que el papel del farmacéutico sigue siendo necesario". La aceptación de las intervenciones por parte de los médicos, no obstante, ha pasado del 63,8% al 77,2%. Por otro lado, las discrepancias al alta han disminuido (2012-2017) del 0,89% al 0,18% y la aceptación de las intervenciones ha aumentado (76,4% al 90,1%).

Otro proyecto de conciliación, en colaboración con AP

Vistos los buenos resultados que comenzó a dar este programa, se inició en 2015 su extensión a Atención Primaria, implantando un circuito de coordinación entre el Hospital Fundación Alcorcón y la Dirección Asistencial Oeste con el objetivo de mejorar la conciliación de la medicación y solucionar las discrepancias detectadas en la validación de los tratamientos domiciliarios.

"Cuando detectamos una posible discrepancia en la medicación domiciliaria enviamos un correo electrónico al Centro de Salud para que el médico responsable del paciente se ponga en contacto con nosotros por teléfono. En la propia agenda de Atención Primaria se genera una cita SIN PAC (sin paciente). Los medicamentos por los que se realizan las intervenciones son en su mayoría en personas mayores, aplicando los criterios start-stop relacionados con la utilización inapropiada de medicamentos, así como en la desprescripción de fármacos como los inhibidores de la bomba de protones", explica la farmacéutica.

Las intervenciones del farmacéutico suelen resolverse en el mismo contacto telefónico que se produce con el médico de AP. Ante una discrepancia, el farmacéutico realiza una sugerencia para mejorar la prescripción que el médico puede atender o no. El grado de aceptación es alto y ha ido in crescendo. Tanto es así que se ha pasado del 70% al 90% en los dos años que lleva el programa en funcionamiento. Entre los que han requerido actuaciones se incluyen zolpidem, inhibidores de la bomba de protones, anticolinérgicos, antiagregantes, diuréticos, anticoagulantes, estatitas, benzodiacepinas, escitalopram, citalopram, ADO y heparinas.

En la misma línea de estos programas con Neumología y Atención Primaria, existe la intención de extender estas actuaciones a los PAI (pacientes de alto nivel de intervención). "Es la estrategia que ha establecido la Comunidad de Madrid, basada en la atención a pacientes con enfermedades crónicas mediante acciones para la mejora de la revisión de tratamientos, conciliación y adherencia", indica Sanz. En este caso, la función del farmacéutico será la de ayudar a conciliar la medicación en el momento del ingreso en el hospital.

lineagris-494

Innovación en Farmacia Hospitalaria

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz