Comparte esta noticia

“La farmacia puede prestar servicios a los que nosotros no podemos llegar”

Benito Prósper, director de Planificación, Evaluación y Farmacia de la Consejería de Sanidad de Baleares.

FRAN ROSA  |    04.12.2017 - 13:17

La Consejería de Sanidad de Islas Baleares hizo público recientemente un comunicado en el que detallaba algunas actuaciones que se van a llevar a cabo con los nuevos presupuestos, que incluyen, entre otros aspectos, una partida de 1,4 millones de euros para la Dirección General de Planificación, Evaluación y Farmacia. Su titular, Benito Prósper, detalla, en esta entrevista con Diariofarma algunas de estas iniciativas y aborda también algunas cuestiones relacionadas con la ordenación farmacéutica.

Pregunta. La Consejería de Sanidad ha anunciado que usted contará con un presupuesto de 1,4 millones de euros. ¿Son optimistas con respecto a la aprobación de las Cuentas de 2018? ¿Los apoyos ya están cerrados?

Respuesta. Los Presupuestos ya están presentados ante el Parlamento, aunque todavía no se ha procedido al trámite de aprobación. A día de hoy, podemos decir que cuentan con los apoyos necesarios, aunque estamos en fase de presentación de enmiendas.

P. Vamos a darlos por buenos. ¿Son suficientes estos recursos?

R. Recursos siempre faltan, porque las necesidades son infinitas.

banner-newsletter-bajo-noticia2

P. ¿Puede detallarme como va a distribuir sus dineros?

R. Hay una gran partida, las más importante, para sistemas de información, para el mantenimiento de sistemas informáticos. También para la receta electrónica, aunque el proyecto lo lleva el Servicio de Salud.

P. ¿Hay fecha para la inclusión de Baleares en el club de la receta electrónica interoperable?

R. Desgracidamente, no puedo decir cuándo va a estar terminado. Sí que puedo decir que es un proyecto complejo, en el que hay que conjugar muchas variables, que le estamos poniendo recursos humanos, económicos y técnicos, y que está en el top 10 de las prioridades de mi Departamento.

P. ¿Qué otras prioridades tiene para este 2018?

R. Seguiremos con la promoción de la formación para el uso racional de los medicamentos, estamos impulsando un programa de atención a pacientes crónicos, y seguiremos dando apoyo a la formación continuada. También desde aquí vamos a coordinar el desarrollo de algunos proyectos estratégicos, como es la implantación del plan de resistencias antimicrobianas y continuar con el programa de farmacovigilancia.

P. ¿En qué se va a traducir la implantación del plan de resistencias antimicrobianas?

R. Conscientes de la importancia de desarrollarlo en nuestra comunidad autónoma, decidimos crear un comité técnico autónomico siguiendo una metodología similar a la llevada a cabo con las estrategias en salud y con la finalidad de implementar dicho Plan. Está formado por más de 35 expertos de todas las disciplinas implicadas y en él participan todas las áreas de salud de Baleares. Se crearon seis grupos de trabajo, coincidiendo con las 6 líneas estratégicas establecidas por el Ministerio, se les facilitó una herramienta telemática para compartir información y se les encomendó la tarea de plasmar acciones concretas dentro de cada una de las áreas. Se recogieron 75 fichas que se han podido agrupar en un total de 25 y nos encontramos en fase de estudio de viabilidad de las acciones propuestas, así como de su priorización de cara a su porsterior implementación.

P. ¿Puede poner un ejemplo del tipo de acciones que han salido?

R. Un ejemplo es la integración de resultados de pruebas de tipificación molecular y detección de mecanismos de resistencia, a través de una base de datos de bacterias multiresistentes unificada para toda la red pública de Baleares.

P. Hablaba también de un programa específico de farmacovigilancia. ¿Qué están haciendo y con qué objetivo?

R. Nuestro objetivo es mantener los estándares de calidad de los últimos años. Desde la puesta en marcha de este programa, hemos mejorado a la hora de garantizar que el fármaco llega con seguridad al usuario. Para ello, existe un entramado que permite la comunicación entre oficinas de farmacia, profesionales sanitarios y distribuidores en tiempo real. Esto nos permite actuar con celeridad ante casos de la detección de lotes con defectos, alertas relacionadas con efectos adversos, etc.

Benito Prósper, director de Planificación, Evaluación y Farmacia de Baleares.

P. La nota de la Consejería se refería también a la coordinación, desde su Dirección General, de estrategias de salud. ¿Puede concretarlas?

R. Claro. Nos referimos a las estrategias que marca el SNS, en relación con patologías que merecen especial atención. Las CCAA tenemos que implementarlas y adaptarlas a nuestra realidad. En los últimos años había sido un ámbito olvidado, como consecuencia de las priorizaciones derivadas de los ajustes presupuestarios. Nuestro objetivo es volver a darles un impulso. Hemos intentado que profesionales que estaban haciendo cosas interesantes y que en el último tiempo habían quedado en el olvido, recuperen sus funciones para poner en marcha estas estrategias.  Actualmente tenemos 13: Cuidados Paliativos, Diabetes, EPOC, Enfermedad Renal Crónica, Ictus, donde hemos conseguido publicar nuestra propia estrategia tras un recorrido larguísimo... Además, este año hemos hecho hincapié en la difusión, porque nos hemos dado cuenta de que los propios profesionales no las conocen.

P. También anunciaban recientemente la publicación de un estudio de pobreza farmacológica. ¿En qué consiste este estudio?

R. Desde que empezamos la legislatura, siempre nos hemos manifestado en contra del RD 16/2012. Y una de las medidas que pensábamos que podía estar dando más problemas era la generación de pobreza farmacéutica como consecuencia de la ampliación de los copagos. Detectamos que podía generarse una falta de acceso. Y luego, concretamente, aunque todos sabemos que la falta de adherencia es multifactorial, queríamos determinar qué parte corresponde a la falta de recursos. Por eso, iniciamos este estudio, junto con el servicio de salud, en el que se ha hecho una monitorización, mediante la receta electrónica, de la recogida de medicamentos por tramos de renta y aportación.

P. ¿Hay ya resultados?

R. Hay algunos resultados sorprendentes, como que en algunos barrios con menos recursos la retirada de medicamentos es mayor que en otros con más. No obstante, se ha puesto de manifiesto que hay falta de adherencia, pero las causas están muy estratificadas. No sólo se circunscribe a un tramo de renta bajo, sino que aparece en varios tramos. Eso nos plantea el dilema de cómo indagar más para detectar a los que no acceden por falta de recursos. Para ello, lo que estamos haciendo es explotar los datos, ponerlos en contexto, y estamos en fase de encargar un estudio para ver si podemos detectar a esa población en la que haya que hacer una intervención adecuada.

P. ¿Se han planteado el establecimiento de ayudas al copago, como ha ocurrido en otras comunidades autónomas?

R. Si consideremos que es preciso tomar medidas, como las ayudas al copago, las tomaremos, pero primero tenemos que tener un mapa fiel de la situación. También tenemos que tener en cuenta experiencias como la de la Comunidad Valenciana, donde las subvenciones se han declarado nulas. Habrá que ver otras posibilidades. Además de eso, querría aclarar que en Baleares hay planes de trabajo para canalizar casos de personas que se queden sin medicamento por falta de recursos y tratar de darles solución.

P. Cambiando de tema, quería preguntarle por la adjudicación de nuevas farmacias, con varios concursos que han terminado en los tribunales. ¿Cómo está el proceso?

R. Este tema lo tenemos encarrilado. Cuando llegué, estaba judicializado. Hay tres concursos que no han finalizado: 2010, 2014 y 2015. El de 2010 correspondía a 18 farmacias. Están adjudicadas y funcionando. Con éste ha habido una guerra fratricida. Se han tenido que revisar aspectos del baremo. A medida que hemos ido teniendo resoluciones judiciales hemos ido revisando, aunque ninguna ha supuesto ningún cambio en la adjudicación. Ya sólo queda un caso por resolver. El de 2014 afectaba a cuatro oficinas de farmacia, tres para Palma y una para Alaró. Hay una adjudicada y las otras tres pendientes de las obras en el local. Esperamos que esté resuelto a principios del año que viene. Y para el último, el de 2015, que afecta a 34 oficinas de farmacia, pedimos la suspensión cautelar ante la avalancha de recursos. Estamos pendientes de la resolución del Tribunal para ver si podemos seguir con los trámites. Si el catálogo no es conforme a derecho, habrá que empezar de nuevo.

P. Desde la patronal de los empresarios farmacéuticos, FEFE, se suele decir que hay que parar de abrir nuevas farmacias ya que se está comprometiendo el modelo. ¿Qué opinan ustedes?

R. Todas estas adjudicaciones son heredadas. Cuando se resuelva 2015, esperamos que en esta legislatura, abriremos el melón de cuántas tenemos y con cuántas nos vamos a quedar. Somos ahora unas 403 y tendremos que analizar las variaciones de población y planificar de acuerdo a la normativa. Cuando se hizo este catálogo hubieron puntos controvertidos que creo que se pueden mejorar. Te puedo adelantar que las fuentes que facilitaban las cifras de población no coincidían con los datos reales. Hay que tener en cuenta que aquí hay una población flotante, un aumento exponencial en periodo estival que hace que farmacias que son viables en en verano no lo sean en invierno. Tendremos que buscar un equilibrio entre el derecho de acceso y la viabilidad económica.

P. Creo que tienen ustedes también pendiente la renovación del concierto con el COF. ¿Cómo está el tema?

R. La relación con el COF es excelente. Pero no tengo mucha más información, porque es un tema que gestiona directamente el servicio de salud.

P. Al menos tendrá una opinión sobre si se deben remunerar, o no, los servicios profesionales...

R. Yo, personalmente, apuesto por la farmacia asistencial. Apoyo esta reclamación de los COF completamente. La farmacia comunitaria tiene un papel que no hay que despreciar, sino aprovechar. Hay muchos puntos en común a los que les podemos sacar partido. La capilaridad es brutal y pueden prestar unos servicios a los que nosotros, con los recursos que tenemos, no podemos llegar. Otra cosa es la forma y la cuantía de remunerar eso. Habría que estudiarlo.

P. También quería preguntarle por el modelo de prestación a residencias. Hay CCAA, como la valenciana, que han reformado su sistema. ¿Cuál es el modelo actual en Baleares? ¿Han pensado en cambiarlo?

R. Nuestro modelo es diverso. Es un tema que claramente necesita ser abordado, pero el resto de metas estratégicas no nos permiten meternos de lleno en estos momentos. De momento, sí que puedo decir que estamos trabajando para incorporar los centros sociosanitarios a nuestro sistema de receta electrónica, lo que permitirá dispensar los medicamentos a los pacientes institucionalizados a través de farmacia comunitaria o servicio de farmacia, independientemente del tipo de centro en el que residan. Con ello, conseguiremos tener una historia farmacoterapéutica única para el paciente ambulatorio y de acceso universal para cualquier profesional sanitario que atienda a estos pacientes.

P. Las farmacias también han solicitado en más de una ocasión la vuelta de algunos medicamentos a su canal, tras su salida hacia el hospital. ¿Están valorando la posibilidad de que algunos DH se vuelvan a dispensar en la farmacia?

R. Tenemos una posición favorable, entendiendo que es el paciente quien puede decir dónde recoger el medicamento (farmacia comunitaria o servicio de farmacia), una vez el tratamiento ha sido validado desde el hospital. Además, nos parece importante que las aportaciones del usuario no limiten este cambio de modelo.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz