Comparte esta noticia

Ácido Acetilsalicílico, ¿cuándo y cómo debemos tomarlo?

DIARIOFARMA  |    12.12.2017 - 20:14

¿Estás tomando un anticoagulante? Recomendaciones sobre el ácido acetilsalicílico.

El ácido acetilsalicílico es uno de los fármacos más antiguos, de los cuáles disponemos en nuestro arsenal terapéutico. Su efecto como fármaco analgésico, antiinflamatorio y antipirético para el tratamiento de la fiebre se está viendo reducido paulatinamente a favor de otros fármacos como pueden ser el paracetamol o antiinflamatorios como el ibuprofeno.

Sin embargo, el descubrimiento de nuevos efectos farmacológicos están relanzando la utilización de este medicamento.

Entre éstos efectos, el ácido acetilsalicílico ha demostrado que es capaz de disminuir la agregación de las plaquetas, unos elementos de nuestra sangre que tienden a unirse formando coágulos o trombos que van a taponar posibles rupturas de nuestros vasos sanguíneos Por este motivo, el ácido salicílico va a disminuir la posibilidad de aparición de trombos.

Debido a este efecto se va a emplear para la prevención de enfermedades causadas por la aparición de trombos como pueden ser la angina de pecho, el infarto de miocardio o bien la aparición de ictus de tipo no hemorrágico.

La dosis empleada habitualmente como antiagregante plaquetario se encuentra entre 75 a 300 miligramos diarios, muy inferior, por tanto, a la dosis analgésica.

Aumentar la dosis no se ha asociado con un mayor efecto antiagregante, pero sí con mayor incidencia de reacciones adversas.

En el mercado vas a encontrar fundamentalmente el ácido acetilsalicílico en forma de comprimidos gastroresistentes, que debes de tomar enteros, con suficiente cantidad de agua y muy importante, sin masticarlos.

El efecto de estos comprimidos va a ser prolongado, pero va a ser lento; por lo tanto, no va a ser útil en situaciones de urgencia como puede ser, por ejemplo, en un paciente en el cual esté experimentando en estos momentos o síntomas de un infarto.

En esta situación puede ser recomendable que mastiques el comprimido para acelerar los efectos del ácido acetilsalicílico.

Debido a su capacidad para favorecer la aparición de hemorragias, no debes de emplearlo en caso de que tengas alteraciones de la coagulación o bien patologías que pudieran dar lugar a una hemorragia interna, cómo puede ser, una úlcera gastroduodenal.

El ácido acetilsalicílico también puede dar lugar a espasmo de los bronquios y, por tanto, tampoco es recomendable que lo emplees en caso de que seas un paciente con asma.

Entre sus interacciones, el ácido acetilsalicílico puede potenciar los efectos de otros fármacos anticoagulantes como puede ser el acenocumarol o el clopidogrel.

Sin embargo, estas asociaciones se emplean habitualmente en la práctica clínica, pero debe existir siempre un control por parte del médico.

Por lo tanto, es recomendable que respetes siempre las dosis que te ha recomendado tu médico y que no suspendan ninguno de estos tratamientos sin su recomendación.

Además, puede incrementar el riesgo de daño al estómago en caso de combinarlo con fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno o también con sustancias como el alcohol.

Y recuerda consulta siempre con tu farmacéutico de confianza, él te informará sobre cómo debes tomar el ácido acetilsalicílico y cualquier otra duda que tengas.

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

cabecera_farmacia_asistencial_small

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz