Comparte esta noticia

Congreso y Senado ven cómo ganan peso los pacientes a través de la EMA

Susanna Palkonen rodeada de algunos de los parlamentarios que participaron en la sesión sobre el papel de los pacientes en la EMA

BELÉN DIEGO  |    14.12.2017 - 17:38

El papel de los pacientes en la adopción de decisiones es una cuestión que ganando relevancia a nivel mundial. Tanto es así que forman parte incluso de comités específicos de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y se les consulta antes de tomar cualquier decisión de trascendencia pública. Así lo explicó Susanna Palkonen, representante del Foro Europeo de Pacientes (EPF) en el Grupo de Pacientes de la EMA en un coloquio de la serie Sanidad-Sostenibilidad e Innovación que Diariofarma realiza en colaboración con Celgene para diputados y senadores de las Comisiones de Sanidad.

Palkonen es una convencida de que la implicación de los pacientes es una condición irrenunciable como criterio de calidad de los sistemas sanitarios, aunque queda por delante el reto de reconocer debidamente la necesidad de “construir capacidades” para que esa participación se articule de forma adecuada. Como ejemplo del valor añadido de las organizaciones de pacientes, detalló su implicación en la actividad de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Lecciones aprendidas del Fondo del Cáncer del NICE para parlamentarios

Los pacientes participan en cada uno de los aspectos del ciclo vital de los medicamentos en su aspecto regulatorio “desde la fase que precede a la autorización y la evaluación hasta la postcomercialización”. De hecho, en su experiencia “nunca nos hemos sentido tan valorados” como en el seno de la agencia, en la cual “el compromiso por la implicación de los pacientes es patente”, explicó.

En lugar de meros observadores o informadores, en la EMA los pacientes tienen la misma capacidad de decisión que el resto de los miembros de los comités. Participan en los grupos de trabajo en medicamentos huérfanos, en el consejo asesor científico y de apoyo a protocolos, el plan de investigación pediátrica, la evaluación de autorización y la fase postcomercialización.

El único comité del cual no forman parte de manera continuada es el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP, su acrónimo en inglés). Sí participan en él cuando se les convoca, cosa que sucede entre otras ocasiones ante la emisión de un informe negativo, pero no son miembros permanentes del CHMP.

En la historia de la agencia, la participación de los pacientes no ha dejado de crecer. Solo había transcurrido un año desde su creación en 1995 cuando se estableció un diálogo con los pacientes portadores del VIH. “Ellos fueron quienes abrieron la puerta para que otros pacientes empezaran a trabajar con la agencia”, indicó Palkonen. En 2013 se creó un grupo de trabajo con pacientes (ampliado con representantes de los consumidores en 2006). En 2014, se dedicó un departamento de la agencia a pacientes y profesionales sanitarios. En la actualidad, “hay una inclusión sistemática de las experiencias de los pacientes en la actividad reguladora de la EMA”.

En la actualidad se debate cómo medir el impacto de la actividad de los pacientes en la agencia, una tarea de una complejidad considerable. Considerando sus actividades solo de forma numérica, se puede recordar que en 2016 750 pacientes formaron parte de diversas actividades de la EMA. En 2007 habían sido 26.

Su función tiene tres dimensiones fundamentales que Palkonen desgranó ante los asistentes: la testimonial (en calidad de representantes de la “comunidad” de personas que padecen una enfermedad), la representativa (como miembros de asociaciones de pacientes) y la de expertos. “Existe una notable confusión en cuanto a estas funciones, que a veces se ejercen de forma simultánea”, recordó.

El mapa europeo de la implicación de los pacientes

Durante su intervención, Susanna Palkonen indicó que en Reino Unido, Holanda y los países nórdicos los grupos de pacientes han sido tradicionalmente “tan grandes y han estado tan profesionalizados, que a la hora de hacer política era imposible ignorarlos”.

A su modo de ver, el ejemplo opuesto serían países como Italia y España, en los que la organización regional de los sistemas sanitarios se ha convertido en un escollo para las organizaciones de pacientes, que tienen más difícil tomar fuerza en el ámbito nacional. “No obstante, el Foro Español de Pacientes es un miembro muy valioso de la organización europea y su labor muy apreciada”, matizó.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz