Comparte esta noticia

Madrid: “La cultura del medicamento biosimilar va más allá del precio”

Asistentes al Encuentro de Expertos sobre la 'La gestión de los biosimilares en Madrid'

MARÍA GRANJO  |    08.01.2018 - 21:00

Para el Servicio Madrileño de Salud (Sermas), los medicamentos biosimilares “son una apuesta segura y una gran oportunidad de sostenibilidad”, y las administraciones públicas tienen la responsabilidad de apoyar su fomento. Así lo expresó la subdirectora general de Farmacia y Productos Sanitarios, María José Calvo, durante el Encuentro de Expertos sobre la gestión de estos fármacos en la Comunidad de Madrid, organizado por Diariofarma.

El impulso de los biosimilares pasa por ganar la confianza de profesionales y pacientes

 

La región apostó por los biosimilares de igual forma que lo hizo años atrás por los genéricos, y actualmente su introducción alcanza el 28% del total de biológicos, según datos del pasado mes de septiembre. Dependiendo del fármaco, el nivel de entrada es distinto, alcanzando por ejemplo el 80% en el uso de filgrastim. El porcentaje de pacientes que inician el tratamiento directamente con biosimilar también muestra la confianza del Sermas en estos medicamentos. Así, el 83% de pacientes “nuevos” comienzan con infliximab, del mismo modo que el 69% lo hace con etanercetp. La Comunidad de Madrid en los contratos no tiene fijado un objetivo concreto en lo que respecta a la cuota de incorporación de estos fármacos, según Calvo, aunque la idea es llegar a su máxima penetración.

María José Calvo, subdirectora general de Farmacia del Servicio Madrileño de Salud (Sermas)

En la necesidad de que la industria innovadora se focalice en la búsqueda de nuevas moléculas y que el sistema sanitario pueda acceder a ellas, hay que permitir que bajen los precios, motivando la competencia a través del biosimilar. Sin embargo, el sistema de precios actual conlleva que estos difieran poco entre los biosimilares y los medicamentos originales o incluso que se igualen de forma rápida, lo que puede crear confusión a la hora de entender la aportación de los primeros. Por ese motivo, para la responsable de Farmacia de Madrid, “la cultura de los biosimilares va más allá del precio” puesto que si las autoridades no los apoyan no se desarrollarán estos productos: “Si no apoyamos la entrada de biosimilares, es muy difícil que entren nuevos” biosimilares de diferentes principios activos que permitan ampliar el número de pacientes tratados.

Visión de los clínicos

Los médicos participantes en el encuentro organizado por Diariofarma comparten la opinión de que estos medicamentos son una buena oportunidad en lo que respecta a la accesibilidad a los tratamientos. Mónica Vázquez, jefa de servicio de Reumatología del Hospital Ramón y Cajal, se refirió a la positiva experiencia que en este centro tienen de los dos biosimilares que actualmente hay incorporados (infliximab y etanercept), y se prevé la entrada de nuevos a lo largo de 2018. Este hecho generará la competencia necesaria para que bajen los precios, puesto que actualmente la diferencia con los originales también es considerada por Vázquez demasiado estrecha.

Mónica Vázquez, jefa del Servicio de Reumatología del Hospital Ramón y Cajal

Según esta especialista, el principal ahorro que generan estos fármacos proviene de la utilización que de ellos realizan los clínicos, que son conscientes de la necesidad de hacer sostenible el sistema. En el caso concreto de su centro, el 40% de las prescripciones están optimizadas, es decir, que al paciente se le ajusta la dosis, más reducida que la que figura en la ficha técnica, manteniendo la eficacia.

En este sentido, la idea de que el mensaje a trasladar no es que los biosimilares sean más baratos, sino que favorecen la accesibilidad a los tratamientos, es compartida por Adrián Alegre, presidente de la Sociedad Madrileña de Hematología y jefe de Servicio del Hospital de la Princesa, para quien la entrada de estos fármacos ha supuesto una “revolución”, del mismo modo que lo supusieron los genéricos. Aunque en su especialidad aún no se ha dado el paso de introducirlos – no por resistencia a los mismos, sino porque la Comisión de Farmacia y Terapéutica aún no se ha pronunciado -, opina que “no hay razón alguna para no aceptar su incorporación”.

Coincidiendo con Calvo, considera que su valor reside, más que en la oportunidad para reducir el coste de los tratamientos, en la posibilidad de hacer accesibles los medicamentos actuales y futuros. Como retos, este hematólogo mencionó la vigilancia de la continuidad de estos tratamientos, evitando las extrapolaciones de indicaciones automáticas en su autorización, algo especialmente importante en oncohematología.

 

Gracia Espuelas, directora del departamento de Farmacia de Sandoz

Punto de vista de la industria

El encuentro también contó con la perspectiva de la industria farmacéutica. Gracia Espuelas, directora del departamento de Farmacia de Sandoz. En relación a las dudas por la extrapolación de indicaciones manifestada por Alegre, la representante de Sandoz explicó que “solo se extrapolan las indicaciones que son extrapolables”.

Por otro lado, señaló que el apoyo de la Administración es fundamental para permitir un retorno de la inversión. Tal y como explicó, cuando se aprueban los biosimilares, lo hacen aproximadamente con una diferencia del 20% respecto al original, pero esta distancia se mantiene solo durante un año a mucho tardar, hasta que entra en el sistema de precios de referencia, lo que obliga al medicamento original a bajar su precio prácticamente al del biosimilar. Este hecho crea dificultades para fomentar el uso de este último, señala Espuelas.

En cuanto a la política de compra del Sermas, la directora de Farmacia de Sandoz la valora positivamente, al considerar que el sistema de adquisición de medicamentos, mediante el Acuerdo Marco, favorece la competencia. Aun así, como el resto de participantes, opina que, si bien el precio es un parámetro fundamental, hay otros elementos a tener en cuenta. A este respecto, la responsable de Farmacia de Madrid adelantó que la política de adquisición con los biosimilares que se lancen en un futuro será igual que la seguida en el caso de infliximab.

A su parecer, el valor de los biosimilares, aparte de una oportunidad de sostenibilidad y accesibilidad, permitiendo a los laboratorios centrarse en la incorporación de nuevas moléculas, reside en que también incorporan innovación, en sí mismos o a través de avances en su administración o mejoras en su presentación.

En representación de los pacientes, Marina García, responsable de comunicación de la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis), considera que hablar de biosimilares es “hablar de presente”, y celebra que se cree mayor competencia porque implicará un aumento de la innovación y del bienestar de los enfermos. A su juicio, “hay que dejar de hablar de coste y centrarse más en que son medicamentos de calidad e igualmente seguros”. Además, para la representante de los pacientes, la aparición de los biosimilares es importante para que medicamentos innovadores y altamente efectivos puedan “llegar a un mayor número de personas”.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz