Comparte esta noticia

España ya no mira a Europa a la hora de fijar los precios de medicamentos

Isabel Pineros, vocal asesora de la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia

Isabel Pineros, vocal asesora de la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia

MARÍA GRANJO  |    08.02.2018 - 19:24

La política para la fijación del precio de los medicamentos en España ya no está condicionada al precio en otros países de la Unión Europa. Si bien las fijaciones en otros estados sirven a España como información de apoyo a la hora de establecer los precios, el Ministerio de Sanidad prefiere los comparadores nacionales. Del mismo modo, en la evaluación de las nuevas indicaciones, puede influir la existencia de precios inferiores en la UE, aunque no es un criterio principal.

La jornada post-ISPOR analiza las tendencias en la evaluación económica

 

Así lo expresó Isabel Pineros, vocal asesora de la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia, en la jornada post-ISPOR 2017 celebrada el 7 de febrero en Madrid. Este evento, organizado por la International Society For Pharmacoeconomics and Outcomes Research (ISPOR) y Diariofarma, con la colaboración de IQVIA (antes IMS Health y Quintiles), reunió a cerca de 200 profesionales de la industria farmacéutica, gestores sanitarios, médicos y farmacéuticos especializados, así como otros representantes de la administración como Ministerio de Economía y CNMC. El objetivo de la reunión fue trasladar a nuestro país algunos de los debates de mayor interés que tuvieron lugar en la última reunión de ISPOR 2017 celebrada entre del 4 al 8 de noviembre de 2017 en Glasgow (Escocia), bajo el lema ‘La evolución del valor en la asistencia sanitaria’.

Entre los motivos que explican que España ya no mire a otros países europeos en la fijación de precios, se encuentra que el precio conocido, es decir, el oficial, no coincide con el precio ‘real’, dato que no trasciende, tal y como explicó Pineros. También han influido las estrategias de las compañías que pasaban por intentar primero la fijación de precio en países en los que este es libre o con precios más elevados, para que sirviera de referencia. “El precio de Alemania no nos aporta nada” explicó la representante del ministerio.

A este respecto, Pineros explicó que, además, en los últimos tiempos los plazos de fijación de precios en nuestro país se han acortado mucho por lo que las referencias a países que sí podrían servir, como pudiera ser el caso de Francia, llegan después de la autorización en España. No obstante, señaló que ese precio francés sí que se valora si está disponible.

Isabel Pineros, vocal asesora de la DGCBS y Carme Pinyol, presidenta del Capítulo Español de ISPOR

Más allá de todo esto, en relación a los precios de los medicamentos la representante de Cartera Básica aseguró no entender en base a qué criterios se piden los precios para los medicamentos en la actualidad. “No hemos encontrado ninguna evidencia sobre por qué fija un laboratorio el precio que pide”, aseguró Pineros que además recomendó a las compañías “enfocarse” a conseguir una mejor cuota de mercado “más que a un premium-price de cara a obtener el retorno de su inversión.

En relación a los nuevos retos que representan la incorporación de combos en la terapéutica y la problemática de su fijación de precios, esta experta aseguró que es “un desafío para todos”, y lanzó una advertencia a las compañías de que en las combinaciones “no se valorarán los beneficios sobre la adherencia sino aquélla que suponga una potenciación del efecto, una sinergia”.

Acuerdos financieros

Pineros desgranó los mecanismos para la financiación de nuevos medicamentos, que pasan por los precios notificados, los acuerdos de sostenibilidad adicionales, como los de techo de gasto, el coste máximo por paciente o de precio y volumen, y las revisiones de precio. En relación a estos, desgranó las características de los acuerdos basados en resultados financieros, que no son mecanismos de pago por resultados. A este respecto explicó que actualmente hay ocho acuerdos de techo de gasto activos que una vez superados suponen coste cero para la administración ya que “la empresa absorbe el total del coste de tratamiento”. Además, una vez transcurrido el tiempo para el que se acordó el techo, “se ajusta el precio del medicamento en función del número de envases vendidos en el último año, siempre que se haya superado la cifra acordada”.

Isabel Pineros, representante del Ministerio de Sanidad

Otro acuerdo financiero se trata el capping por paciente, en el que se establece el gasto máximo por paciente independientemente de la duración del tratamiento, por lo que la compañía absorbe el sobrecoste.

A pesar de todos estos acuerdos que se establecen, la incertidumbre sobre lo que sucede alrededor del paciente no desaparece. Por eso, Pineros considera que es fundamental la creación de registros, con una monitorización de la efectividad terapéutica y la evaluación de resultados en salud para conocer el beneficio de los nuevos medicamentos en la supervivencia o calidad de vida de los pacientes

 

Piloto sobre el nuevo modelo para el abordaje de enfermedades ultrararas

Destacó en su presentación el protocolo farmacoclínico y el registro de monitorización de la efectividad terapéutica en medicamentos para enfermedades huérfanas anunciado en el Consejo Interterritorial el pasado mes de junio. El protocolo permitirá disponer de criterios de tratamiento homogéneos para todo el SNS, con el establecimiento de los pacientes candidatos al tratamiento y su seguimiento. En lo que respecta al registro de efectividad, centralizado en el Ministerio de Sanidad, posibilitará la recogida de las variables de seguimiento del tratamiento, consensuadas con los profesionales, lo que permitirá un mejor conocimiento de los resultados en salud de la nueva alternativa terapéutica. Este modelo ha comenzado a pilotarse con un medicamento para la atrofia muscular espinal, Spinraza de Biogen..

También hizo hincapié en la aportación a la sostenibilidad de las revisiones de precios, que entre los años 2012 y 2017 han permitido un ahorro de 311 millones de euros. Según establece la Ley del Medicamento, el precio puede ser modificado “cuando lo exijan cambios en las circunstancias económicas” o en la “valoración de su utilidad terapéutica”. Por tanto, Pineros entiende que puede ser revisado si, tras su financiación, aparecen otros tratamientos con mejor resultado terapéutico o en caso de haber cambiado su perfil beneficio/riesgo. Del mismo modo, ve justificada la modificación de precio cuando se producen diferencias significativas en la evolución de su utilización real en relación con las previsiones realizadas en el momento de la resolución que modifiquen el impacto presupuestario estimado.

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz