Comparte esta noticia

Los farmacéuticos piden que el Pacto por la Sanidad impulse su profesión

Acto con los farmacéuticos del ciclo de encuentros ‘Nuestra contribución al Pacto de Estado por la Sanidad’ de Asedef

CARLOS ARGANDA  |    13.02.2018 - 20:28

Los farmacéuticos quieren estar en primera línea de la prestación sanitaria del futuro. Por ello, reclaman que su actividad se tenga en cuenta y se potencie en el marco del posible Pacto por la Sanidad que se está gestando desde el ámbito político. Además, la profesión farmacéutica considera este Pacto necesario para garantizar un sistema sanitario sostenible y en condiciones de equidad, calidad e igualdad, y en el que reivindica su papel como agente clave.

Así lo reclamaron Luis Amaro, secretario general del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF); Luis de Palacio, presidente de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE); Jesús Gómez Martínez, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC); y Miguel Ángel Calleja, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) en un debate organizado por la Asociación de Derecho Farmacéutico (Asedef) en el marco del ciclo de encuentros ‘Nuestra contribución al Pacto de Estado por la Sanidad’, que se celebran en la Real Academia Nacional de Farmacia y que ha contado con el patrocinio de Pfizer, Gilead y Cofares.

Amaro explicó que entre las demandas del CGCOF para el Pacto por la Sanidad se encuentran la integración de la farmacia en los planes de cronicidad de las comunidades autónomas con el objetivo de “desarrollar la potencialidad del farmacéutico”. Además, reclamó el desarrollo de servicios profesionales farmacéuticos asistenciales, incluyéndolos dentro delos conciertos así como que los medicamentos que no precisen de administración hospitalaria puedan estar en la farmacia comunitaria”.

Por su parte, Calleja consideró necesario apostar por la “individualización de la terapia” para que los pacientes se puedan beneficiar más de su perfil genético y de forma fácil. El presidente de la SEFH también apuntó a la necesidad de mayor evaluación de los medicamentos, que se realice seguimiento a los pacientes “de forma coordinada” y que se apueste por la “desinversión y reinversión”.

Gómez reclamó que el Pacto por la Sanidad recoja la apuesta por la Atención Primaria y la integración básica de la farmacia en el sistema trabajando en protocolos conjuntos y especialización del farmacéutico comunitario y, especialmente, que el paciente pueda continuar siempre con su médico y farmacéutico.

El presidente de FEFE también puso de manifiesto la necesidad de cambiar la normativa para que las farmacias puedan integrarse de forma real en el sistema. Palacio puso encima de la mesa que mientras que las farmacias sean consideradas establecimientos sanitarios y no centros sanitarios será difícil acometer algunos cambios necesarios. Además, reclamó la reversión de los reales decretos-ley “urgentes y provisionales” que han afectado a la economía de la farmacia de forma importante.

Preocupados por la sostenibilidad

Amaro situó a los farmacéuticos preocupados por la sostenibilidad del sistema y ante la necesidad de afrontar el reto del envejecimiento y la incorporación de medicamentos y técnicas “cada vez más costosas”. A este respecto, recordó los sacrificios que han tenido que asimilar los farmacéuticos, que han sufrido 23 medidas económicas en los últimos años.

Más allá, el secretario general del CGCOF reclamó que la farmacia comunitaria trabaje “de forma imbricada” en el sistema sanitario y puso en valor el modelo de farmacia y sus pilares que garantizan la seguridad en el uso de los medicamentos por la actuación del farmacéutico, así como la universalidad de la atención por la planificación y la equidad por la igualdad de condiciones con que se presta el servicio. Por ello, señaló que desde el CGCOF están “haciendo propuestas que proporcionen respuestas eficaces” y, en este sentido, han presentado al Ministerio de Sanidad “un nuevo modelo de desarrollo profesional centrado en los profesionales que utilizan medicamentos”. El objetivo es contribuir a la sostenibilidad del sistema “con nuevos servicios que aporten eficiencia”

La visión del farmacéutico hospitalario fue aportada por el presidente de la SEFH, que señaló que la “clave del pacto es que todos trabajemos para mejorar los resultados”. En este sentido, explicó que “el núcleo del pacto es la innovación tanto terapéutica, en investigación, en procesos, como en formación”. Además, Calleja consideró necesaria una “alianza” entre los farmacéuticos, así como con las distintas instituciones incluida la industria.

El precio por caja "ha tocado techo"

En relación a la sostenibilidad, el presidente de la SEFH consideró que, si se hacen bien las cosas, con los 17.000 millones que se invierten en prestación farmacéutica actualmente, puede ser “suficiente” para asumir la entrada de la innovación. Para ello hay que abordar la “posibilidad de desinvertir” en tecnologías que puedan ser sustituidas, por ejemplo “utilizando correctamente genéricos y biosimilares”, apuntó. Además, Calleja consideró necesario “actuar normativamente en el precio de los medicamentos ya que el precio fijo ha tocado techo”. Según explicó, el precio de los medicamentos “no debe ser fijo y por cajas, debe depender de los resultados”.

Por su parte, el presidente de Sefac consideró que el farmacéutico comunitario está castigado y muy poco utilizado por el sistema. Según indicó, la apuesta política por la Atención Primaria no se corresponde con lo que las políticas posteriores muestran. Por ese motivo, entre otras cuestiones, Gómez pide al pacto una especialidad formativa en Farmacia Comunitaria.

Dispensación compartida de innovaciones

En relación a la dispensación de innovaciones en las farmacias, abogó por la dispensación compartida con la farmacia hospitalaria para todos aquellos medicamentos que no precisen de un seguimiento inmediato hospitalario por posibles riesgos vinculados a su administración. “Científicamente no se aguanta que se discrimine al farmacéutico comunitario con determinados fármacos”, aseguró al tiempo que ponía encima de la mesa los problemas a los que se somete a un paciente que tiene que ir al hospital a por su medicación. Para hacer posible el cambio reclamó un apoyo claro de la administración: “Necesitamos herramientas”, en relación al acceso al historial clínico, así como “tiempo y recursos” para acometer correctamente las tareas.

El último en intervenir fue el presidente de FEFE, que planteó la eficiencia del modelo farmacéutico español sobre la base de que, junto a la distribución, cuesta menos del 30% del gasto a través de recetas, unos 3.400 millones de euros, 155.000 euros por cada una de las 22.000 farmacias. Palacio señaló que con ese gasto se da empleo a más de 80.000 personas y se sostiene toda la infraestructura que da soporte a la prestación, como la receta electrónica, por ejemplo.

Palacio también reclamó la integración de la farmacia en el sistema y “aprovechar la capacidad instalada y los recursos profesionales existentes para acercar los medicamentos a la sociedad”. En este sentido, consideró que “faltan ámbitos multidisciplinares en los que se diluyan las fronteras en beneficio de los pacientes”. En relación a los servicios farmacéuticos consideró necesario retribuir los servicios farmacéuticos puesto que el margen no es suficiente para su mantenimiento.

lineagris-494

cabecera_farmacia_asistencial_small

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz