Comparte esta noticia

CofmS31 explicó las peculiaridades de la herencia del farmacéutico

DIARIOFARMA  |    21.03.2018 - 11:48

COFM Servicios 31 dedicó una de las ponencias que han desarrollado a lo largo de Infarma a explicar diversos aspectos relativos a las testamentarias y la gestión del patrimonio. Antonio Cánovas del Castillo, socio director de Altair Finance, que aportó su visión acerca de las diferencias que presenta la gestión de una herencia de un profesional farmacéutico titular respecto a otros profesionales y sectores.

En este sentido, según dijo, si las herencias en general pueden llegar a ser complejas, en el caso de un farmacéutico “hay dos o tres peculiaridades que la hacen un poco más difícil”. El experto, se refirió al hecho de que la licencia de la farmacia tiene carácter privativo, es decir, pertenece al cónyuge que ejerce la profesión, aunque, por ejemplo, se haya adquirido con fondos de la sociedad de gananciales. En este caso la licencia de la farmacia pasa íntegramente a la herencia del profesional farmacéutico que ha fallecido, pero dicha herencia “tiene una deuda con la sociedad gananciales por el 50% de la misma, y resolver esa ecuación no es fácil”, indicó.

Asimismo, puso sobre la mesa otros ejemplos de las dificultades intrínsecas en la herencia del farmacéutico, como por ejemplo, cuando un hijo siga la profesión del progenitor titular de la farmacia y tenga hermanos no farmacéuticos. “El valor de la farmacia suele ser tan elevado con respecto al resto de los bienes de la persona que ha fallecido que ‘desequilibra’ la balanza de una herencia. Es difícil hacer lotes de similar valor y respetar las legítimas, lo que lleva a proindivisos indeseados a los que hay que buscar soluciones”, destacó.

De igual forma, Cánovas del Castillo se refirió a los casos en los que es más conveniente la transmisión por fallecimiento que la donación previa de una farmacia. “Por lo general en la transmisión de una farmacia es mejor la vía de herencia frente a la donación desde el punto de vista fiscal, pero cuando el profesional de farmacia se quiere jubilar es lógico que piense en donarla a uno de sus hijos, pero plantea especiales inconvenientes no solo fiscales”.

El hecho de ser un establecimiento que requiere para la propiedad-titularidad ser farmacéutico, puede plantear problemas para herederos que no lo son. A este respecto, Cánovas del Castillo, explica que el mayor problema es que “la totalidad de la farmacia pasa forzosamente a la herencia, no se reparte con el cónyuge supérstite”. Eso obliga a ventas precipitadas o que se realicen en el peor momento, explicó. Y es que, tal y como indicó, el mayor problema en la sucesión de una farmacia es el proindiviso obligado entre herederos que no desean ser copropietarios de un bien que no controlan.

Además, incidió que en si se dona o da en herencia la farmacia a un hijo farmacéutico, es posible, cumpliendo una serie de requisitos, acogerse a la reducción del 95% del impuesto de donaciones y sucesiones, “lo que podría llevar a discriminar negativamente al resto de los hijos, en aquellas comunidades autónomas en las que exista estos impuestos de manera muy gravosa”.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz