Comparte esta noticia

Navarra detalla y pone cifras a su Plan para un uso racional de medicamentos

FRAN ROSA  |    03.04.2018 - 12:08

El Servicio Navarro de Salud (SNS)-Osasunbidea ha editado un documento para detallar el 'Plan de Uso Racional del Medicamento 2017-2019', que contiene algunos datos de interés en relación con su nueva política farmacéutica. Entre otros, destaca el hecho de que en torno al 46% de los ciudadanos de la Comunidad Foral con edades comprendidas entre los 25 y los 64 años consumiera algún medicamento de forma regular (además, contaban 5.913 polimedicados en total), lo que representaba un gasto aproximado de unos 245,6 millones de euros (la cantidad incluye medicamentos y productos sanitarios de receta, la prestación farmacéutica a centros sociosanitarios, así como las adquisiciones propias de fármacos).

El desglose de esos datos indica que, de los 146,2 millones de gasto que se va a receta, 132,6 millones van a parar al pago de medicamentos; 2,3 millones al reintegro de las compensaciones por copago; 2 millones a costear los productos sanitarios, excluyendo los absorbentes, que se llevan unos 5,2 millones; 118.708 euros para medicación extranjera y 3,8 millones para remunerar la prestación farmacéutica a centros sociosanitarios.

Por grupos terapéuticos, los que más gasto aglutinaban en el apartado de receta en 2016 eran los productos para el sistema nervioso, con 36,2 millones; seguidos de los medicamentos para el sistema cardiovascular, con 26,9 millones, y los destinados al tracto alimentario y metabolismo, con 24,8 millones.

Para optimizar el uso de estos medicamentos, se han puesto en marcha dos sistemas de ayuda a la prescripción, Observa y SAPE, que además contribuyen a una mejor conciliación de la misma. En esta misma dirección, la de la optimización del uso de los tratamientos, apunta la extensión del uso de indicadores sobre la utilización de medicamentos.

Medidas para contener el gasto hospitalario

Además, reconocen la preocupación por el constante crecimiento del gasto farmacéutico en el ámbito hospitalario, que alcanzó los 99,3 millones de euros en 2016, por el aumento del número de pacientes derivados para su tratamiento y el del coste de éstos. En este sentido, informan de que Oncología, con 13 millones de euros; Oncohematología, con 8,1 millones, y las enfermedades reumáticas, con 7,9 millones, son las que absorben una mayor parte del gasto, siendo los Factor VIII, con 1,8 millones; Prolastina, con 1,1; Soliris, con 625.890 euros, y Replagal, con 604.700 euros, los que están asociados a un mayor coste por paciente y año.  

Por eso, la Administración sanitaria navarra habría optado por diversas medidas, como son la búsqueda de descuentos directos, la negociación del precio por envase, los acuerdos por volumen de compra, los techos de gasto y los acuerdos de riesgo compartido. En lo que respecta a los descuentos por negociación, estos habrían pasado del 13,5% en 2014 al 18,04% en 2016 sobre el importe total de adquisición, ascendiendo a los 17,9 millones, 13,9 de los cuales fueron aplicados sobre factura y otros 3,9 mediante abonos contables.

En el apartado de descuentos por envase, se estima un ahorro de 1,3 millones, mientras que otras prácticas, como el reaprovechamiento de mezclas preparadas, la preparación de antivítreos, o el incremento en el uso de genéricos y biosimilares habría aportado unos 3,8 millones de euros en ahorros, a los que habría sumar lo conseguido con la racionalización en el uso mediante la actividad de las comisiones de Farmacia; por la validación farmacéutica; por la participación de farmacéuticos en comités multidisciplinares para la elección de medicamentos para la hepatitis C, el VIH, los hipocolesterolemiantes, la hipertensión pulmonar, o la oncohematología; así como gracias a los sistemas de ayuda a la prescripción y conciliación de la medicación, etc.

Compra centralizada y biosimilares

Además de esto, como ya informó Diariofarma, se ha acordado un plan de acción para fomentar la compra centralizada en el que nos hemos comprometido a licitar el 30% de las compras de medicamentos en el año 2017, el 60% en el 2018, y el 85% en el año 2020. Este es uno de los objetivos estratégicos del SNS-O. Finalmente, cabe destacar la apuesta por la introducción de biosimilares, que es vista como "una de las principales armas de contención del gasto que tenemos en el ámbito hospitalario, la cual está condicionada por el nivel de prescripción de estos medicamentos en sustitución de los originales". De ahí que se haya decidido introducir este año un nuevo indicador sobre el uso de biosimilares.

Junto a estas medidas, Navarra se plantea el avance en el desarrollo de herramientas informáticas para la obtención de resultados en salud, la racionalización del uso de antibióticos, la continuidad de las medidas formativas, tanto a profesionales como a pacientes y ciudadanos, así como un plan específico de ahorro en hemoderivados, basado, por un lado, en la optimización del fraccionamiento para mejorar su posterior uso y, por otro, en el rediseño de la logística de su distribución con el objetivo de lograr un ahorro en gastos financieros y derivados. También se plantean profundizar en la utilización de la farmacogenética como herramienta de apoyo a la prescripción, a través del proyecto Nagen.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz