Comparte esta noticia

El gasto en farmacia crece mucho menos que el sanitario, el PIB o el IPC

CARLOS ARGANDA  |    24.04.2018 - 17:49

El gasto en farmacia (recetas en oficina de farmacia) ha pasado de 8.110 millones en 2002 a 10.341 en 2016, un crecimiento del 27,5%. No obstante, esta cifra es mucho menor que la evolución de otros parámetros relevantes del gasto sanitario o que el crecimiento de los más relevantes indicadores que muestran la evolución de la economía.

A lo largo de los catorce años analizados, el gasto público total en salud invertido por las comunidades autónomas ha pasado de 34.552 millones de euros a 61.627 millones, un 78,4% de crecimiento., según se recoge en la Estadística de Gasto Sanitario Público del Ministerio de Sanidad En ese mismo periodo, el gasto público total de todas las administraciones pasó de 289.390 millones a más de 472.000 millones, creciendo un 63,11%. La evolución del Producto Interior Bruto (PIB) también ha sido relevante, y ha crecido un 49,28% al alcanzar los 1,118 billones de euros. Del mismo modo, la evolución de la inflación ha sido superior a la del gasto en farmacia, puesto que el Índice de Precios al Consumo tuvo una variación entre 2002 y 2016 del 36,8%.

De este modo, resulta evidente que el comportamiento de la evolución del gasto en farmacia ha ido muy alejado de otras variables que deberían marcar esta evolución. En concreto, ha crecido 2,85 veces menos que lo que subió el gasto sanitario total; 1,78 veces menos que el PIB o 2,29 veces menos que el gasto público total.

No obstante, si se analiza la evolución del gasto en farmacia per cápita, la situación es todavía más relevante. En el periodo analizado, con un incremento de la población del 11,28%, el gasto per cápita anual en farmacia pasó de 193,86 euros a 222,13 euros, un 14,58%. Es decir, poco más de un 1% de crecimiento medio anual.

Análisis de la evolución del gasto sanitario público entre 2002 y 2016

 

Además, el gasto en recetas ha sufrido una importante reducción en el peso que suponía sobre el gasto sanitario público total. Mientras que en 2002 suponía el 23,5% del gasto, en 2016 solo alcanzó un 16,8%, lo que supone una reducción de su peso relativo en un 28,51%.

Diferencias entre comunidades autónomas

Del análisis de estas cifras a nivel regional también se pueden alcanzar importantes conclusiones. La más destacada es que Cataluña presenta menos gasto per cápita en farmacia en 2016 que el que registró en 2002. Mientras que el 2002 el gasto por habitante en farmacia alcanzó los 206,71 euros, en 2016 este parámetro se ha calculado en 193,46, un 6,41% menos, siendo la única región en la que se ha observado este comportamiento. La única que se le acerca es Andalucía, que, no obstante, ha crecido un 4,28% su gasto en farmacia per cápita.

En el lado contrario podemos observar a Extremadura, que ha pasado de 206,64 euros a 298,31 euros por habitante, un 44,36% más. Con una evolución cercana al 30% de crecimiento también se encuentran Canarias (34,38%); Castilla y León (33,56%); Madrid (29,51%) o Murcia (28,09%).

En lo que se refiere al peso relativo de la farmacia en los gastos sanitarios totales de las comunidades autónomas, también se observan importantes diferencias entre regiones. Así, mientras que en Cataluña el gasto en farmacia suponía el 24,4% del gasto sanitario en 2002, 14 años después solo supone un 14,5%, lo que representa una reducción del 40,66% en el peso relativo de este parámetro. Este porcentaje no crece en ninguna región, siendo Canarias en la que menos se ha reducido la parte del gasto dedicada a farmacia: un 13,2%.

De este modo, en la actualidad, Baleares dedica a farmacia solo el 13,5% de su gasto, mientras que Comunidad Valenciana dedica el 19,6%, cifra muy alejada del 28,4% del gasto que representaba la farmacia en 2002 en la región levantina.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz