Comparte esta noticia

La transformación del sistema es cosa de todos, también de la industria

Rafael Bengoa, ex consejero vasco de Salud y director del The Institute for Health and Strategy y Justo Moreno, del Comité Organizador del CNRI y de Novartis Oncology.

CARLOS ARGANDA  |    27.06.2018 - 20:11

El futuro del sistema requiere pasar de hacer gran parte de la asistencia de los hospitales a hacerlas más cerca los domicilios de los pacientes; más en la atención primaria y más la comunidad, con acciones más eficientes que permitan liberar recursos. Esta receta, que parece sencilla sobre el papel, resulta muy compleja, especialmente desde el punto de vista de la acción política por las transformaciones que tienen detrás tal y como expuso durante una conferencia en el marco del IV Congreso Nacional de Relaciones Institucionales (CNRI) del sector salud, Rafael Bengoa, ex consejero vasco de Salud y director del The Institute for Health and Strategy.

En esta tarea de transformación, según Bengoa, “todo el mundo tiene que ayudar y echar un poco de imaginación para impulsar el modelo”, incluyendo a la industria farmacéutica, que “también tiene que pensar qué puede hacer para impulsar el cambio”. En este sentido, según este experto, “cualquier cosa que la industria pueda hacer en esas líneas de trabajo va a mejorar a los pacientes y también a la sostenibilidad del sistema”.

La confianza en la industria

A pesar de ese papel, según Bengoa existe un hándicap que hay que superar primero. Se trata de la confianza que el sistema tiene en la industria. “La industria aún no se ha ganado la confianza de la administración”, explicó. A este respecto criticó que cuando él era consejero y lanzó su programa de crónicos, solo una o dos compañías de cada diez que se acercaron “exploraron” lo que se quería hacer en el País Vasco.

Rafael Bengoa.

Por ese motivo, consideró necesario que las compañías se aproximen a los políticos y gestores conociendo cuáles son sus prioridades y “no ir con ideas preconcebidas”. Además, las compañías pueden acompañar a las administraciones para realizar acciones que no estén vinculadas a sus productos pero que generen eficiencia al sistema y liberen dinero. “Al liberar dinero se podrá destinar a los medicamentos”, aseguró.

En relación a las acciones de cambio en el sistema que se ha ejecutado en los últimos años, el ex consejero vasco consideró que ya se ha “quitado toda la crema –en referencia al gasto superfluo– que podíamos quitar al sistema”, pese a que aún existen actividades poco eficientes que pueden alcanzar el 20% de las mismas. Por ese motivo, su recomendación a los gestores es que “ya no se puede insistir en la contención del gasto”.

Los siguientes pasos deben ir focalizados hacia la transformación, buscando la “salud poblacional, la prevención, los nuevos modelos de prestación, en unión con los servicios sociales, la mejora de los procesos para la calidad y la productividad”, entre otros. Volviando al papel de las compañías farmacéuticas, Bengoa explicó que “cualquier cosa que la industria pueda hacer en esas líneas de trabajo, va a mejorar a los pacientes y también a la sostenibilidad del sistema”, resaltó.

Incremento de los pacientes ‘pluritodo’

Previamente, el director de IS-Health expuso que, en los próximos ocho años va a haber tanto cambio poblacional y epidemiológico como en los anteriores 40 años. Por ello, si no se hace nada “el sistema será insostenible” porque se multiplicarán los casos de personas “pluritodo”: pacientes pluripatológicos, plurimedicados, para los que “no está montado” el sistema. Y si el sistema se vuelve insostenible, Bengoa auguró efectos primero sobre los pacientes e inmediatamente sobre todos los que operan alrededor del sistema, como es la industria farmacéutica y otros operadores que trabajan en el sector sanitario.

Para abordar el tratamiento de los pacientes pluritodo Bengoa explicó que hay que acabar con la prestación sanitaria en silos, dado que “la fragmentación, además de ser poco eficaz y muy caro por lo que es poco eficiente”. Por ese motivo, consideró imprescindible destinar los nuevos recursos que lleguen a la sanidad a “transformar el sistema”. Unos cambios que, según algunas experiencias internacionales, permiten ver resultados en forma de eficiencia ya en los primeros cuatro años, como se ha visto en Canterbury (Nueva Zelanda).

Pero ante todo, Bengoa consideró que hay cuestiones en las que se puede empezar a avanzar sin que suponga un trauma en el sistema, como podría suceder con el traspaso de recursos de la atención primaria al hospital o con cambios y flexibilización de las políticas de recursos humanos. El ex responsable vasco de salud consideró importante empezar con la introducción de la historia clínica electrónica única e integrada, la receta electrónica, estratificar riesgos o avanzar en salud digital. A este respecto se preguntó “¿por qué no se hace todo esto en España y rápido?”

Por último, Bengoa consideró que, en un sistema descentralizado como el nuestro, el Consejo Interterritorial del SNS (CISNS) “debe explicitar el rumbo y luego dejar hacer al país”. Esta es una réplica de su estrategia de innovación en el País Vasco en la que la dirección actuaba de facilitador de las innovaciones de los profesionales y cadena de transmisión. “Si en una organización como Osakidetza hay 30.000 profesionales, ¿cómo va a tener más conocimiento e imaginación el consejero y su equipo?” expuso como motivación de esa política que quiso para el País Vasco y plantea para España.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz