Comparte esta noticia

¿Por qué apostar por la innovación en diabetes?

DIARIOFARMA  |    04.07.2018 - 13:28

Andoni Lorenzo, presidente de la Federación Española de Diabetes (FEDE)

Las nuevas tecnologías y la innovación hace tiempo que llegaron a nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS), por lo que ya no podemos decir aquello de que "son el futuro". Sin embargo, no basta con que sean una realidad, también es necesario que las nuevas tecnologías y la innovación, como aquellas otras herramientas que pueden contribuir al tratamiento de la diabetes, sean accesibles y formen parte del día a día de todas aquellas personas que las necesitan.

Por un lado, estos sistemas de monitorización ofrecen grandes ventajas para las personas con diabetes, al aportar datos del estado y tendencia de sus niveles de glucosa en sangre, reduciendo en gran medida el número de pinchazos diarios y episodios de hipoglucemiaEn el caso del sistema de monitorización continua de glucosa, permiten obtener una lectura directa y en tiempo real de la glucemia, y cuentan con alertas ante subidas y bajadas de este parámetro; por su parte, el sistema flash permite conocer el nivel de glucosa en sangre en líquido intersticial, pasando un lector sobre el parche que se coloca en la piel del paciente. La información que proporcionan estos dispositivos, y que es automáticamente registrada, facilita la toma de decisiones, por ejemplo, a la hora de calcular las dosis de insulina a inyectar o las pautas alimentarias a seguir, cuestiones que se consideran siempre en colaboración con el equipo médico de referencia. En definitiva, estas innovaciones aportan una importante mejora de su calidad de vida y autonomía en la gestión de la diabetes.

Desgraciadamente, una parte importante de los casi 6 millones de personas con diabetes que hay en España, al intentar acceder a los dispositivos que podrían facilitar el control de su patología (sistemas de monitorización de glucosa, bombas de insulina, etc.) se encuentra con importantes barreras y limitaciones burocráticas y administrativas. Y esto se debe, esencialmente, a que nuestros representantes públicos apelan a que se trata de herramientas de un elevado coste, cosa que realmente no es así, pues a medio y largo plazo, supondrían un importante ahorro a las arcas del Estado, al reducir los actuales costes indirectos que supone la diabetes en nuestro país.

Otro hecho muy desagradable y pernicioso al que nos enfrentamos es el fenómeno de la inequidad autonómica. En la actualidad, existe una gran diferencia entre regiones en cuanto a disponibilidad de tratamiento, por lo que no todas las personas con diabetes, tanto adultas como jóvenes, pueden acceder a las mismas tecnologías para el control de su patología. Para la Federación Española de Diabetes (FEDE), esta es una situación grave y que se debe cambiar, porque un mal control de la patología puede restarnos años de vida, debido a las numerosas complicaciones que acompañan a la diabetes, una patología que, no hay que olvidar, tiene un carácter crónico y, de no estar bien controlada, puede ocasionar la muerte. No olvidemos que, al año, cerca de 25.000 personas fallecen en nuestro país por causas derivadas de la diabetes.

Así pues, por ejemplo, la Administración Pública sanitaria de Extremadura, Región de Murcia o Navarra no financian los sistemas de monitorización de glucosa, ni tampoco el sistema de monitorización continua (MCG) o el sistema flash; mientras que otras CCAA como Aragón, Cantabria, Andalucía y, más recientemente, Islas Canarias, ya están empezando a financiar estos dispositivos para grupos muy reducidos de pacientes (niños con diabetes tipo 1, adultos con hipoglucemias desapercibidas, etc.). Esta medida se debe, en buena parte, a la movilización y el trabajo que se ha llevado a cabo por parte de las federaciones y asociaciones de personas con diabetes de todo el país. Se trata de un gran paso, aunque el resultado aún es insuficiente, puesto que objetivo final es que el mayor número de personas con diabetes tengan acceso a esta innovación, independientemente de su edad y lugar de residencia.

Por nuestra parte, desde FEDE buscamos apoyar esta labor, tratando de cerrar la brecha aún hoy existente entre CCAA. Y, para ello, hemos solicitado en numerosas ocasiones al Ministerio de Sanidad que aborde esta cuestión a nivel nacional, impulsando la financiación de estos sistemas como parte de la cartera básica de prestaciones del SNS. Sabemos que esto requerirá un importante cambio en el abordaje de la diabetes por parte de la administración sanitaria, pero estamos convencidos de que los beneficios de esta medida harán que este esfuerzo esté más que justificado.

También es importante recordar que la implantación de estos sistemas a mayor escala beneficiaría al propio SNS, suponiendo importantes ahorros en partidas como fármacos y las hospitalizaciones. No hay que olvidar que, actualmente, cerca del 80% de las consultas en Atención Primaria y el 60% de los ingresos hospitalarios se debe a enfermedades crónicas, lo que genera el 70% del gasto sanitario. Por eso, creo que es momento de que nos replanteemos las prioridades de nuestro sistema de salud y enfoquemos nuestros esfuerzos hacia los pacientes con enfermedades crónicas, como las personas con diabetes.


Andoni Lorenzo es presidente de la Federación Española de Diabetes (FEDE)

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz