Comparte esta noticia

El ahorro que generan los biosimilares permite atender a más pacientes

Participantes en el Encuentro de Expertos 'La gestión de los biosimilares en Murcia'

DIARIOFARMA  |    09.07.2018 - 19:54

Los biosimilares pueden ser decisivos en la sostenibilidad del sistema público de salud, según se ha manifestado de manera taxativa en el Encuentro de Expertos ‘La gestión de los biosimilares en Murcia, organizado por Diariofarma, en el que se ha revisado el estado de opinión de médicos clínicos, la farmacia hospitalaria, los usuarios, la industria farmacéutica y la administración pública.

Hay un acuerdo unánime en apostar por los medicamentos biosimilares. Para María Teresa Martínez, directora general de Planificación, Investigación, Farmacia y Atención al Ciudadano de Murcia, aportan “calidad, eficacia, seguridad y permiten atender a más pacientes”.

Biosimilares en Murcia: dos servicios de cada hospital deben impulsarlos

María Teresa Martínez, directora general de Planificación, Investigación, Farmacia y Atención al Ciudadano

La evidencia científica avala el cambio de los biológicos originales a estos nuevos, como pone de manifiesto con rotundidad Emilio Torrella, que pertenece al Servicio de Digestivo del hospital Morales Meseguer de la capital murciana. A su vez, señala que “los pacientes se adhieren con facilidad a estos nuevos tratamientos aconsejados por el médico en más del 95 por ciento ya que son enfermos crónicos, en su mayoría, y la relación es larga y de confianza”.

Esta circunstancia obliga a que la comunicación con el usuario sea un elemento decisivo y a potenciar. Así lo remarca Silvia Serrano, presidenta de la Federación Murciana de Diabéticos, “los crónicos somos muy receptivos a la información que nos da el facultativo y nos gusta que nos comuniquen el proceso en el que estamos, lo que redunda en la citada mejor adherencia al tratamiento desde el primer momento”.

Un cambio bien aceptado por los pacientes

La experiencia del jefe de Servicio de Reumatología del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, Carlos Marras, confirma que el cambio de tratamiento de originales a biosimilares es bien aceptado por los pacientes cuando se les ofrece la información suficiente para no crearles inseguridad. Y añade que “saber lo que valen las cosas, y su eficiencia, es bueno”.

El debate que pone sobre la mesa el clínico Torrella es que se encuentra con muros en forma de compañeros que no quieren saber de gasto. Entienden que no es una faceta de su trabajo.

También hace hincapié en el mismo sentido María Teresa Martínez, responsable de la Dirección General de Planificación, y evidencia que esta falta de conocimiento de la gestión en cada facultativo debe ser revertida. En su área de responsabilidad se trabaja para trasladar dicha información a los profesionales de la sanidad.

Silvia Serrano, presidenta de la Federación Murciana de Diabéticos

En un esfuerzo por optimizar los recursos disponibles, Consuelo García, farmacéutica especialista del Hospital Morales Meseguer destaca que conocer el parámetro de coste-tratamiento es muy relevante porque permite analizar las diferentes práxis sobre un mismo diagnóstico en distintos hospitales. Los resultados obtenidos de la comparativa favorecen el estudio de cómo se realiza mejor un tratamiento. No se trata de culpabilizar o buscar el simple ahorro, sino observar cómo se puede aplicar de manera óptima.

Desde los clínicos a los usuarios, y, por supuesto, los representantes de la industria, destacan que el ahorro generado debería dedicarse a ampliar el tratamiento a otros pacientes. Aunque, Silvia Serrano, en representación de los pacientes, puntualiza que esa liberación de recursos debería aplicarse a aumentar los presupuestos de las mismas especialidades en que se genera la eficiencia.

Desde la perspectiva de farmacéutica especialista, García indica que se ha iniciado un camino de gran interés para optimizar la función de departamentos como el suyo, pero aún hace falta más formación e información tanto para los clínicos como para los ciudadanos porque el uso de los biosimilares puede generar incertidumbre.

Once años de experiencia en biosimilares

La directora del Departamento de Farmacia de la empresa Sandoz, que ha patrocinado el encuentro, Gracia Espuelas, ha querido puntualizar que el primer biosimilar lanzado desde su compañía apareció hace 11 años. Por tanto, el recorrido es largo con una innovación permanente. También ha reseñado que no todas las moléculas se han comportado de la misma manera, pero desde la industria se puede asegurar que se aporta seguridad y la trazabilidad total del producto.

El matiz a estas explicaciones ha procedido de la representante de la Federación de Diabéticos, que, como presidenta del colectivo, ha querido insistir en la necesidad de evitar con medidas claras el riesgo de la rotura de stocks que puede generar inseguridad en grupos tan numerosos como el que ella lidera.

Emilio Torrella, del Servicio de Digestivo del hospital Morales Meseguer

Casimiro Jiménez, subdirector general de Farmacia e Investigación, apunta hacia ese reto permanente para que el sistema garantice el tratamiento que necesita cada paciente. Por otro lado, en base a los datos que maneja, Jiménez asegura que en las administraciones sanitarias se están incorporando más biosimilares cada día porque aumentan la eficacia de manera probada.

Por su parte, Emilio Torrella, ha querido reseñar, con una curiosa imagen ilustrativa, que el uso de los biosimilares no se propone sólo por el único fin de ahorrar, sino por su efectividad. En base a su experiencia, muchos clínicos en el ejercicio de su labor diaria apostarían, no por el “vehículo” más barato para trasladar a sus pacientes, sino por un “Mercedes” siempre. La decisión por estos nuevos fármacos se toma porque desde hace un año, por resolución administrativa, cuando se incorporan a la sanidad pública en la Región de Murcia, los resultados en salud están claros y son buenos.

¿Salud total? No es posible

Dentro de la filosofía de aplicación de los biosimilares y de la práctica médica en general, el jefe de Servicio de Reumatología de la Arrixaca, Carlos Marras propone una reflexión en voz alta: “Tenemos que ser precisos en determinar qué objetivo tenemos para cada paciente. La salud total no es posible para nadie. Es bueno tener un alto nivel de exigencia, pero no es viable que tenga que estar todo perfecto a la vez desde el ojo, por ejemplo, a la última mancha de la piel”. Marras exponía esta reflexión explicando que muchos profesionales no se conforman con un adecuado control terapéutico de los pacientes y siempre quieren ir más allá hasta alcanzar la perfección y, por ello, cambian de tratamiento.

En cuanto a la propuesta de creación de un Observatorio de Biosimilares, los clínicos participantes en el Encuentro, que contó con la colaboración de Sandoz para su celebración, se muestran profundamente escépticos. Según Marras, “hay que saber muy bien qué información se pretende recoger”. Su percepción y valoración es muy evidente, “para compartir datos, hay que medir lo mismo”. En caso contrario, entiende que es un esfuerzo poco eficaz.

Carlos Marras, Casimiro Jiménez, Gracia Espuelas y Consuelo García

Los presentes, que representan a todas las áreas implicadas en el servicio de la sanidad pública, asumen como problema principal del Observatorio la poca comunicación real que existe entre las diferentes administraciones regionales, donde se habla poco y se miden las cosas de manera dispersa. Queda mucho camino por delante para consensuar un barómetro real y transversal que pueda ser útil en una realidad sanitaria tan atomizada.

Casimiro Jiménez, subdirector de general de Farmacia e Investigación, reconoce que, a día de hoy, tenemos muchos datos, pero hay que mejorar en información explotable.

El intercambio de información fármaco-económica, y lo que cuestan los tratamientos, se observa como una necesidad evidente que puede aportar una perspectiva interesante para todas las áreas implicadas en la salud pública. Los clínicos presentes en el encuentro consideran que pueden aportar datos sustanciales para saber cómo se inicia los tratamientos y cómo finalizan, con todo el proceso que conllevan, y con el objetivo de optimizar los recursos. Teresa Martínez insiste en que este intercambio de información sorprende en todas las comisiones cuando se exponen porque hace reflexionar sobre el porqué de las variaciones de gastos entre unos hospitales y otros cuando los pacientes están igual de atendidos.


Texto: Javier Adán; Fotografía: Eugenia García

lineagris-494

Comentarios

1 Comentario on "El ahorro que generan los biosimilares permite atender a más pacientes"

avatar
Toño peñalba
Toño peñalba

Ese comentario “el-ahorro-que-generan-los-biosimilares-permite-atender-a-mas-pacientes” es una falsedad, por el hecho de ser biosimilar no se van a poder tratar a más pacientes y si lo que se quiere decir es que son más baratos, no es así. El precio de los productos en los hospitales es negociado y no siempre el biosimilar oferta más barato. Lo que sí sabemos es que no es más efectivo que los productos originales.por tanto, ¿cómo se van a tratar a más pacientes?
Como poco es una irresponsabilidad hacer esa afirmación que solo tiene argumentos políticos.

wpDiscuz