Comparte esta noticia

La evaluación única, lo mejor para pacientes e investigadores

La presidenta de la Sociedad Española de Inmunología África González. Foto: Esteban Cobo.

DIARIOFARMA  |    24.08.2018 - 09:25

Simplificar los procedimientos de evaluación de tecnologías sanitarias (HTA) apostando por una evaluación única sería lo mejor para agilizar el acceso de los pacientes a las nuevas terapias y para facilitar el análisis de su eficacia y seguridad por parte de los investigadores, que podrían disponer de los datos de más sujetos en un procedimiento armonizado, ha explicado a Diariofarma África González, presidenta de la Sociedad Española de Inmunología (SEI).

Para González, la cooperación en materia de evaluación es clave para acabar con las disparidades a la hora de determinar el valor de la innovación y acabar con la desigualdad en el acceso entre comunidades autónomas e incluso entre hospitales.

Como ejemplo de colaboración, se refirió al proyecto de terapia oncológica con células CAR-T coordinado por el Hospital Clínico de Barcelona, uno de los proyectos que se abordó en el encuentro “Inmunología e inmunoterapia: herramientas del siglo XXI”, recientemente organizado por la SEI en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander.

En este proyecto, cuyo responsable, Manel Juan Otero, también intervino en el encuentro, una serie de hospitales españoles están aprendiendo a utilizar la técnica y refiriendo pacientes con el perfil adecuado para recibir esta terapia al Clínico de Barcelona.

Una decisión del médico

González lamentaba que este tipo de iniciativas conjuntas no sean la norma, ya que la colaboración es un acicate de la igualdad en el acceso a los tratamientos innovadores.

Hace tiempo que los clínicos vienen lamentando que en algunas regiones u hospitales concretos no estén disponibles ciertos tratamientos únicamente por su coste. El hecho de que esa decisión se tome por comunidades autónomas o en hospitales es algo que debe acabar, considera la presidenta de la SEI.

Es algo que se ha visto en el empleo de anticuerpos monoclonales. “Como investigadores y como médicos debemos ofrecer a nuestros pacientes el mejor tratamiento posible, nadie mejor que el médico para tomar esta decisión”, indicaba.

El tamaño de las muestras

En muchos casos, el hecho de que las enfermedades para las cuales se diseña una nueva terapia sean infrecuentes hace que los investigadores se enfrenten a la dificultad de obtener conclusiones relevantes en cuanto a seguridad y eficacia de los tratamientos innovadores, ya que la población estudiada tiene un tamaño reducido, reflexionaba.

Además, sería muy útil determinar, de forma consensuada para todo el país, cuál es el perfil específico de pacientes candidatos a nuevos tratamientos.

Con la llegada de los biosimilares, es de esperar una reducción de precios que facilite el acceso a diversas inmunoterapias. También se ha visto –recordaba González- cómo ha sido posible administrar las nuevas terapias contra la hepatitis C cuando se han llegado a acuerdos sobre precio y se han empleado herramientas producto de la colaboración, como el establecimiento de una base de datos de pacientes de ámbito nacional.

Por último, recordaba que, por prometedoras que sean las nuevas inmunoterapias, en realidad éstas constituyen uno de los cuatro pilares en el tratamiento del cáncer, junto con la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz