Comparte esta noticia

"La sanidad no puede ser un coto privado de ninguna profesión"

Luis González, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM)

Luis González, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM)

FRAN ROSA  |    06.09.2018 - 17:52

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, Luis González, ha atendido a Diariofarma para destacar algunos de los aspectos positivos del Proyecto de Ley de Farmacia de la Comunidad de Madrid, que tendrá que ser aprobado en la Asamblea regional, y ha aprovechado para responder a las críticas lanzadas por los representantes de la profesión enfermera, que ha anunciado que hará una "campaña de oposición" contra la misma por entender que "vulnera" sus competencias. González hace una valoración "muy positiva, a nivel global", del Proyecto de Ley. "Son muchos artículos", dice, "y como es normal hay algunos que nos gustan más que otros".

Dentro de las cosas que más le gustan, destaca el reconocimiento de la farmacia asistencial, concepto dentro del cual se incluye el seguimiento farmacoterapéutico, un servicio que está siendo testado por las organizaciones colegiales y que, según los datos presentados, habría demostrado eficacia y eficiencia para el SNS. Por eso no entiende las críticas que vienen de la profesión vecina. "Nos parece un debate estéril, absurdo y ridículo. La sanidad no puede ser un coto privado de ninguna profesión. Lo que tenemos que hacer es dar, entre todos, es el mejor servicio posible a los pacientes, en coordinación unos con otros", asevera.

Además, para defender su posición se agarra a las leyes. Cita concretamente la Ley 16/97, de Regulación de Servicios de las Oficinas de Farmacia, que en los diferentes apartados de su artículo 1 desglosa las funciones que le son reconocidas a la farmacia. "Esta ley nos reconoce la función de informar y hacer seguimiento de los tratamientos farmacológicos, de colaborar en el control de los efectos adversos y notificarlos a las autoridades, además de en las campañas sanitarias de las administraciones. También nos reconoce la posibilidad de realizar actuaciones coordinadas con las estructuras asistenciales de las comunidades autónomas", afirma. Por eso, y reconociendo que puede haber dos profesiones a las que se le reconozca la misma función, piensa que la solución pasa por "sentarse, aplicar el sentido común y las ganas de colaborar, y ponerse de acuerdo". "¿Por que, quién duda de lo que puede aportar el farmacéutico en municipios donde no hay centros de salud? ¿Le decimos a ese farmacéutico que no puede ayudar al paciente a manejar su inhalador?", desliza.

Otros puntos del Proyecto

Otro aspecto con el que González, en representación del COF, se muestra de acuerdo es el de los horarios. Remarca, en este sentido, el concepto de "flexibilidad" más allá del horario mínimo, que sigue siendo de aplicación para todas las farmacias de la Región. Y es que, argumenta, "si estoy en un municipio de la sierra, con más población en verano, ¿por qué no voy a poder abrir más horas y ampliar mi servicio a la población?". Recuerda, no obstante, que esto se hará comunicándolo siempre al COF, "que es el que organiza, en colaboración con la Consejería, los servicios de urgencias".

También agradece la aclaración realizada, en relación con el texto del Anteproyecto, sobre el binomio propiedad-titularidad, aunque lo considera de sentido común, "ya que hay una ley estatal y lo que se puede hacer es ir contra ella". "Eso sigue siendo intocable", apunta, y preguntado si ha sido un logro de la entidad colegial, atribuye éste y otros aspectos incluidos en el Proyecto no tanto a la acción directa del COF, sino a los esfuerzos que han hecho "para que todos los que han querido pudieran alegaciones". "Hemos celebrado comisiones, grupos de trabajo, se han ido estudiando todas punto por punto, y podemos decir que hemos obtenido una ley de consenso por parte del sector de la farmacia", sector en el que incluye a "la empresarial y las sociedades científicas".

Entre los aspectos positivos, destaca también el reconocimiento de la posibilidad de que las farmacias anuncien los servicios que prestan y las actividades que realizan, incluyendo aquí la posibilidad de disponer de una web propia que no se circunscriba a la venta de medicamentos sin receta a través de internet. "Lo lógico es que si se me permite ofrecer un servicio de ortopedia, o si ofrezco formulaciones magistrales, tomo la tensión o hago sistemas personalizados de dosificación, se me permita decirlo", señala.

No todo es positivo

No obstante, González no se atreve a suscribir el Proyecto punto por punto. Y no porque esté en desacuerdo con los planteamientos de la Consejería. "Lo que no me gusta es estatal", asegura. Y añade: "Me refiero a lo que hay que hacer para conseguir una nueva farmacia, al baremo de méritos".

Aquí matiza que habla a título personal, y reconoce abiertamente que el sistema no es de su agrado. "Si hubiese podido, habría cambiado eso. Yo entiendo que cuando salgo de la facultad, estoy preparado para ejercer mi profesión. El primero que llegue, que ponga su farmacia. Respetando las distancias y el ratio por habitante, claro. Y en caso de que hubiera que utilizar un baremo de méritos, para mí lo que debería premiarse es la experiencia profesional. Si no, el primero que llegue, que ponga la farmacia", concluye.

No obstante, asume que, en términos generales, es buen texto para la profesión "y que además va a beneficiar al paciente". Por eso, ha opinado que, "cuanto antes se apruebe, mejor para todos". Y con ese fin se pone a disposición de los diferentes grupos políticos para justificarles, de viva voz, por qué piensa de esta forma.

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz