Comparte esta noticia

El Gobierno británico investigará a farmacias que pidan medicamentos de más en caso de ‘Brexit duro’

Farmacia Boots en Inglaterra.

DIARIOFARMA  |    03.10.2018 - 13:14

El secretario de Salud de Reino Unido, Matt Hancock, dirigió recientemente una carta a profesionales sanitarios de Atención Primaria y hospitales, así como a las farmacias comunitarias, informando de los planes del Gobierno para gestionar el suministro de medicamentos en caso de que las negociaciones con la Unión Europea no lleguen a buen puerto y se active el conocido como Brexit duro a partir de marzo de 2019. En resumen, ha pedido a estos colectivos sanitarios que, por un lado, no extiendan la duración de los tratamientos prescritos y, por otro, no inflen sus pedidos de fármacos. Ante cualquier sospecha relacionada con estas prácticas, avanza, "serán investigados".

Y es que, según informa Hancock en su escrito, "el Gobierno ha diseñado un nuevo esquema para garantizar el suministro de medicamentos en un escenario de no acuerdo, con el que se podrán asegurar seis semanas de abastecimiento adicional de fármacos del resto de la UE pese a que algunas rutas puedan verse afectadas", explica, añadiendo además que el plan podría ser revisado a la luz de los acontecimientos.

El esquema implica, prosigue el secretario británico, un compromiso de las compañías farmacéuticas de "preservar un stock correspondiente a seis semanas de suministro al Reino Unido por encima de sus existencias habituales". Además, habrá acuerdos específicos para aquellos productos que necesiten unas condiciones especiales de conservación y con ciclos cortos de vida, donde cita a los radioisótopos. "Estamos trabajando estrechamente con las compañías que nos sirven medicamentos para garantizar que los pacientes necesitan las medicinas que necesitan", prosigue, y aclara que lo mismo se va a hacer con los suministradores de dispositivos médicos.

Por eso, afirma Hancock, "los hospitales, los médicos y las farmacias comunitarias no necesitan tomar ninguna medida para aumentar el stock de medicamentos habitual, como tampoco es preciso que los clínicos alarguen las prescripciones". Tal es la severidad de la advertencia que el secretario de Salud afirma que "los incidentes que impliquen un aumento de los pedidos va a ser investigada". El deber de los sanitarios, concluye Hancock, es el de transmitir a los pacientes un mensaje tranquilizador, basado en el hecho de que el Gobierno tiene ya un plan definido para hacer frente a las posibles contingencias de un Brexit duro.

Reacciones dentro del sector

En una información del medio especializado C+D con respecto a esta cuestión, se ha referencia a declaraciones de la Asociación de Distribución de Atención Sanitaria (HDA, en sus siglas en inglés), que al parecer habría mostrado su "apoyo" a las propuestas del Gobierno, avalando además que sus miembros están "bien formados en la gestión de retos de demanda". En este sentido, advierte que cualquier almacenamiento debería ser cuidadosamente tratado para evitar problemas de desabastecimientos de medicamentos por cambios en los patrones de compra.

También recogen la visión de Warwick Smith, director general de la Asociación de Fabricantes de Genéricos Británicos, quien habría destacado la determinación del Gobierno de asegurar el suministro continuado de medicamentos a los pacientes británicos. No obstante, avisa de posibles problemas en "el material transportado a través del canal, donde los camiones pueden sufrir retrasos".

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz