Comparte esta noticia

Andalucía refuerza su apuesta por el impulso a la investigación en salud

Participantes en el Encuentro de Expertos “La estrategia de Investigación en Andalucía” al finalizar el mismo

DIARIOFARMA  |    21.10.2018 - 13:48

Andalucía cuenta desde el pasado mes de julio con una nueva Estrategia de Investigación e Innovación en Salud para los próximos años, una nueva hoja de ruta establecida en coordinación con el Plan Andaluz de I+D+i y en consonancia con las líneas estratégicas nacionales y europeas en este ámbito con el que pretende consolidarse como un referente en la investigación sanitaria y continuar avanzando en diferentes aspectos que le permita refrendar su papel como agente relevante de la economía de conocimiento y del fomento del talento en la región.

Este ambicioso plan actualiza la anterior Estrategia de I+i 2014-2018 (que parte a su vez de los resultados obtenidos en la estrategia de 2006-2013) y potenciará, entre otros aspectos, la profesionalización y el desarrollo del capital humano investigador, la creación de nuevas redes de investigación y los programas de investigación clínica, terapias avanzadas y atención primaria con el fin de buscar tratamientos y profundizar en determinadas enfermedades. Todo ello unido a la necesidad de orientar esos objetivos a satisfacer la demanda y las necesidades de los pacientes, que son los usuarios del sistema sanitario y que, en definitiva, son los que reciben los beneficios del trabajo de investigación en salud, según se expuso en el Encuentro de Expertos “La estrategia de Investigación en Andalucía”, organizado por Diariofarma y en la que participaron diferentes expertos y responsables de la investigación y el sistema sanitario andaluz.

La viceconsejera de Salud, María Isabel Baena, durante el Encuentro.

En el Encuentro, moderado por José María López, director de Diariofarma, participaron la viceconsejera de Salud de Andalucía, María Isabel Baena; el secretario general de Investigación, Desarrollo e Innovación en Salud, Rafael Solana; la gerente del Servicio Andaluz de Salud, Francisca Antón; la directora general de Investigación y Gestión del Conocimiento, Teresa Molina; el director del Programa de Investigación Clínica  de la Estrategia de I+i, Antonio Rivero; la investigadora responsable de grupo de alergias del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA) María José Torres; la directora de la Iniciativa en Terapias Avanzadas del Sistema Sanitario Andaluz; Natividad Cuende; la investigadora del centro CITRE, Inés González; y la investigadora principal (IP) de Atención Primaria del Distrito Sanitario Norte de Sevilla, Beatriz Pascual.

Entre las principales novedades de la estrategia se encuentra la apuesta por el desarrollo del capital humano investigador y su profesionalización, según destacó la viceconsejera María Isabel Baena; quien explicó que “durante los últimos 20 años hemos avanzado mucho en investigación en salud en Andalucía, hemos mantenido un compromiso de inversión a pesar de las dificultades de la crisis, y hemos creado las bases para tener las infraestructuras y recursos necesarios, una estructura y una estrategia. Ahora el objetivo es dar respuesta al investigador, darle forma al itinerario profesional para facilitar la investigación básica y clínica, mostrarle que ahora dispone del tiempo para dedicarse a ella con todas las garantías, y que debe servir también para despertar el interés por la investigación entre los MIR”. “Dedicarse a la investigación tiene un gran futuro en Andalucía y muchas otras comunidades precisamente están esperando en ver cómo avanzamos para seguir nuestro modelo”, añadió.

La Estrategia de Investigación e Innovación en Salud dse Andalucia potenciará, entre otros aspectos, la profesionalización y el desarrollo del capital humano investigador, la creación de nuevas redes de investigación y los programas de investigación clínica, terapias avanzadas y atención primaria

Investigación en Atención Primaria

Potenciar la investigación en Atención Primaria es otro de los aspectos fundamentales que recoge la estrategia, que como señaló la gerente del SAS, Francisca Antón, es una “asignatura pendiente” que existía en el sistema y que es básico mejorar para seguir avanzando. “La investigación en centros de salud o en hospitales comarcales se ha basado mucho en el voluntarismo o la iniciativa propia de los profesionales. Hay que continuar poniendo bases y recursos para que el capital humano, que es nuestro mayor tesoro, pueda hacer investigación”, afirmó. En esta misma línea se expresó la investigadora y médico de Atención Primaria, Beatriz Pascual, quien indicó que ya se ha avanzado porque “la estrategia ha contado con la figura de los investigadores en AP, ya no se percibe que seamos meros reclutadores para la investigación clínica. Ese voluntarismo o curiosidad, que es un gen que tenemos los investigadores, debemos trabajarlo y convertirlo en una cuestión ética para todos los profesionales sanitarios. La estructura está creada, ahora hay que potenciar a las personas que buscan esa curiosidad”.

La directora gerente del Servicio Andaluz de Salud, Francisca Antón, durante su participación en el encuentro.

Los investigadores de AP son profesionales, médicos/as o enfermeras/os con una liberación al 50% de su tiempo de labor asistencial para que puedan dedicar este tiempo a la labor investigadora. Esta liberación parcial se consigue mediante convocatorias competitivas, de “Intensificación de la actividad investigadora para investigación en AP”, que conlleva el refuerzo del centro del investigador con un profesional adicional para sustituir al investigador en su consulta.

Baena: “El objetivo es dar respuesta al investigador, darle forma al itinerario profesional para facilitar la investigación básica y clínica, mostrarle que ahora dispone del tiempo para dedicarse a ella con todas las garantías, y que debe servir también para despertar el interés por la investigación entre los MIR”

Para el secretario general de Investigación, Desarrollo e Innovación en Salud, Rafael Solana, la profesionalización de los investigadores es un aspecto que ya se marcó cuando “comenzamos con la estrategia hace 20 años”, explicó. “Hemos hecho un esfuerzo por esta estabilidad de los profesionales y por una estructura de investigación sólida que ahora debe refrendarse aún más, con la puesta en marcha de convocatorias y programas de investigación propios. Tenemos un amplio camino por recorrer en la colaboración con las universidades, en las redes de colaboración y redes de ensayos clínicos, etc.”, aseveró Solana, quien puso sobre la mesa lo que supone la investigación para el desarrollo económico y social de Andalucía. “Los centros sanitarios que hacen investigación atraen también inversión privada, o la posibilidad de obtener fondos europeos, son rentables y revierten esa inversión con facilidad relativa. Tenemos que potenciar que las industrias se implanten en Andalucía, que los profesionales de investigación puedan trabajar también en empresas y laboratorios, y fomentar la colaboración con ellos”.

A este respecto, Inés González, investigadora del centro privado Celgene Institute of Translational Research Europe (CITRE), que tiene sede en Sevilla, resaltó la importancia de contar con una estrategia para el desarrollo de la investigación en Andalucía, al tiempo que señaló que el apoyo y fomento de los investigadores siempre es positivo sea desde la empresa privada o el ámbito público. “Yo he trabajado en los dos, y creo que hace falta abrir un poco más la mente a las nuevas generaciones para indicarles que no está reñido, ya sea en España o en otros países donde el apoyo público al investigador no existe. Trabajar y estudiar en el extranjero aporta experiencia y talento y te hace caminar hacia una excelencia en la formación que siempre juega en beneficio del investigador. Nos hace falta creérnoslo un poco más y fomentar la colaboración entre lo público y lo privado. La investigación da beneficios si se gestiona bien, y el ejemplo más claro está en las empresas farmacéuticas”.

Red de investigación de ensayos clínicos

Por su parte, Antonio Rivero, director del Programa de Investigación Clínica que incluye la estrategia de I+i, puso el acento sobre las ventajas y beneficios que aportará este programa, “muy novedoso y que va a ser una marca de referencia en Andalucía y España”. Rivero explicó que el objetivo es impulsar redes de investigación para ensayos clínicos en red, en las que participen todos los centros sanitarios, de manera que permita que cualquier persona en Andalucía pueda participar en un ensayo, ya sea a nivel regional, nacional o internacional, lo que supondría un gran crecimiento en el reclutamiento personal para ensayos clínicos.

Participantes en el Encuentro de Expertos “La estrategia de Investigación en Andalucía” durante su celebración

“Los ensayos clínicos son el paradigma de la investigación, y son la vía para el desarrollo de nuevos fármacos y terapias. Ampliar a los ocho millones de andaluces la posibilidad de participar en estos ensayos supone un gran beneficio para el sistema sanitario andaluz, ya que permite disponer de nuevas herramientas para el tratamiento de los pacientes y optimizar los recursos para así lograr un ahorro económico que pueda destinarse a otros programas. Pero también para fomentar el interés y la interacción con la industria”, indicó. “Si conseguimos aumentar los ensayos clínicos un 50% gracias al reclutamiento, aumentaríamos mucho los tratamientos terapéuticos y las posibilidades de curación de los pacientes”, agregó Rivero, que comunicó que en enero de 2019 estarán en marcha las dos primeras redes de ensayos de este tipo en Andalucía.

La directora gerente del SAS, Francisca Antón, considera que potenciar la investigación en Atención Primaria es otro de los aspectos fundamentales que recoge la estrategia. Es una “asignatura pendiente” que existía en el sistema y que es básico mejorar para seguir avanzando

En este sentido, María José Torres, investigadora responsable de grupo del IBIMA, quiso destacar la equidad que ofrecen estas redes de ensayos, “que cualquier persona pueda acceder a un ensayo desde cualquier sitio de la comunidad es un valor tremendo”. Asimismo, resaltó el papel que realizan la red de fundaciones de salud en el apoyo a la investigación y sus profesionales, en temas administrativos o de patentes, e indicó que “todo lo que sea que no se pierdan investigadores clínicos dentro de la estrategia de investigación es esencial para el futuro y el relevo generacional. Con la crisis se ha perdido una generación de estos investigadores y es fundamental asegurar su actividad en el futuro”.

Terapias avanzadas

En cuanto a las terapias avanzadas, Natividad Cuende, directora de la Iniciativa en Terapias Avanzadas, expuso que Andalucía ya cuenta con una infraestructura para la investigación en este tipo de terapias desde hace 10 años, y que la comunidad es un “partner ideal” para colaborar con el sector productivo y biotecnológico en este campo. “La iniciativa parte de dos bases: por un lado, desarrollar fármacos y productos para la mejora de la atención sanitaria y la calidad de vida de los pacientes -contribuyendo con ello a la sostenibilidad del sistema sanitario-, y por otro, establecer nexos de colaboración con el sector privado, que generen riqueza y empleo en nuestro entorno”. Algo que compartió Teresa Molina, directora general de Investigación y Gestión del Conocimiento, quien manifestó que ya hay centros de investigación andaluces participados con empresas, y que “tenemos experiencias de desarrollo conjunto, con la industria, en proyectos de investigación financiados con fondos públicos, como es el caso de los  europeos de H2020”. Molina también señaló que “si no trabajamos juntos, tanto entre los profesionales del sistema sanitario público como con la empresa privada, perderíamos sinergias” y que “es fundamental la colaboración en red y multidisciplinar. La nueva estrategia es atractiva para las empresas, pero sobre todo para los profesionales sanitarios, que podrán hacer investigación desde cualquier puesto de trabajo”.

El Programa de Investigación Clínica es “muy novedoso y va a ser una marca de referencia en Andalucía y España”. El objetivo es impulsar redes de investigación para ensayos clínicos en red, en las que participen todos los centros sanitarios, de manera que permita que cualquier persona en Andalucía pueda participar en un ensayo

Los expertos reunidos en el encuentro también destacaron otros aspectos relacionados con la apuesta por la innovación en salud en esta legislatura, como la puesta en marcha del proceso de Compra Pública Innovadora, “con tres proyectos aprobados en los últimos días que nos pone a la vanguardia en este ámbito”, desveló la viceconsejera María Isabel Baena. La sesión concluyó con una reflexión que compartieron todos los participantes sobre la necesidad de incorporar la perspectiva del paciente al trabajo de los profesionales de la investigación, y que los objetivos de la nueva estrategia deben estar dirigidos como meta final a la mejora de la calidad de vida de las personas. “Es muy importante que pongamos el acento en el ciudadano, en que les preguntemos qué es lo quiere, en hacerle partícipe y en adecuar sus necesidades clínicas a sus preocupaciones, en evitar riesgos innecesarios o ensayos clínicos que no le aporten nada. En este sentido, el investigador no se puede ver como un competidor del médico de Atención Primaria, como una amenaza, sino como un valor añadido al trabajo de sus compañeros, que busca el beneficio del paciente. Y es importante que los directivos de los centros sanitarios también tengan esa sensibilidad”, indicó Beatriz Pascual.


Texto y fotos: Jesús Herrera

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz