Comparte esta noticia

Fotoprotección oral y tópica en niños. ¿Qué debes saber?

DIARIOFARMA  |    24.10.2018 - 12:33

Proteger a los niños de las radiaciones solares es uno de los principales objetivos de cualquier campaña de educación sanitaria orientada a prevenir el cáncer de piel.

Sin ánimo de generar alarma, y como profesionales sanitarios, debemos explicar el riesgo que conlleva el daño solar en los niños, e incidir en una fotoprotección adecuada. El 80 por ciento del daño solar se produce antes de los 18 años.

Con cinco quemaduras solares durante la infancia, o con una sola quemadura en la que aparezcan ampollas, es suficiente para duplicar el riesgo de cáncer de piel. La piel del niño está aún por desarrollar y es más sensible al daño solar.

Se trata de una piel muy fina, cuyo espesor es un 30 por ciento inferior a la del adulto. Además, aún no sintetiza del todo bien la melanina como mecanismo de defensa. Por ello, es fundamental seguir una correcta fotoprotección en la edad infantil, para lo cual, os dejo una serie de consejos farmacéuticos.

Importante, evitar la exposición directa al sol en los bebés menores de seis meses; evitar las horas de mayor radiación solar que van desde las doce del mediodía hasta las cuatro de la tarde; debemos proteger la piel del niño con fotoprotectores de aplicación tópica, con un factor de protección 50 o superior y que cubra todas las radiaciones solares.

La aplicación del fotoprotector deberá realizarse media hora antes de la exposición solar y debemos reaplicarlo cada dos horas. Podemos optar por formatos y texturas que faciliten la aplicación y reaplicación.

Debemos utilizar medidas protectoras adicionales en los niños, como pueden ser sombreros, gorros o gafas de sol para proteger los ojos.

Es importante recordar que existe una protección solar oral, que ingerimos y que nos ayuda a complementar la fotoprotección de aplicación tópica. De esta forma, se alcanza una protección solar más integral, al distribuirse de forma rápida y homogénea por toda la superficie corporal, protegiendo la piel y las mucosas del niño.

Es importante incidir en que la protección solar oral no sustituye a la tópica, sino que la complementa, ayudando a suplir las limitaciones de los fotoprotectores tópicos, protegiendo la piel del daño oxidativo y de la degradación de proteínas, lípidos y ADN de las estructuras celulares.

No olvides que llevar una correcta protección solar desde la infancia puede reducir hasta un 80 por ciento los casos de melanoma en el futuro.

Y recuerda, pregunta siempre a tu farmacéutico de confianza, experto en Dermofarmacia, te ayudaremos y resolveremos cualquier duda que tengas en el cuidado y la Salud de tu piel.

lineagris-494

cabecera_farmacia_asistencial_small

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz