Comparte esta noticia

La colaboración médico-farmacéutico, bien vista desde la arena política

Imagen de la mesa política del 1er Congreso Médico & Farmacéutico de Sefac y Semergen.

FRAN ROSA  |    08.02.2019 - 14:01

El 1er Congreso Médico & Farmacéutico, organizado por Sefac y Semergen, abrió, tras la mesa inaugural (vea información publicada en Diariofarma), con un espacio de debate en el que los protagonistas fueron varios representantes políticos. En representación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social asistió Antonio Pareja, vocal asesor del gabinete técnico de la Secretaría General de Sanidad y Consumo. También estuvieron representados la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, a través de Antonio Alemany, director general de Coordinación de la Asistencia Sanitaria, y el Grupo Parlamentario Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, a través de su portavoz en la Comisión de Sanidad, Francisco Igea. Todos ellos, aunque con sus matices, defendieron la necesidad de una mayor colaboración entre los médicos de Atención Primaria y los farmacéuticos de oficina de farmacia.

El representante del Ministerio ha aclarado, al comienzo de su intervención, que, de cara a la incorporación de sociedades científicas al proceso de elaboración de una nueva Estrategia de Atención Primaria, se había decidido contar, tras una petición realizada por Semergen, con Sefac, en representación de los farmacéuticos comunitarios, sociedad que había sido excluida inicialmente por creer que la profesión podía quedar representada a través de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (Sefap).

Aclarado esto, ha opinado que, a día de hoy, la prestación farmacéutica en España funciona bien, aunque admitió que hay ámbitos en los que se puede mejorar y ahí apuntó que el la oficina de farmacia "puede aportar una visión comunitaria que tiene que tener la Atención Primaria, y que a veces se olvida, haciendo que ésta sea excesivamente asistencial". A este respecto, ha reconocido que "muchas veces los pacientes pasan antes por la oficina de farmacia" que por el centro de salud, por lo que esta figura puede ser muy relevante "como amplificador en materia de prevención y promoción de la salud". Ha añadido a esto que la interacción con el médico es necesaria y que ésta debe mejorar, y ha dejado la puerta abierta a que, algún día, se permita la atención farmacéutica domiciliaria, ya que ha admitido que, con determinados pacientes, "todos los actores tienen que estar implicados".

Por su parte, Alemany, ha defendido una reorganización del modelo de atención sanitaria, previa al debate sobre su financiación. Para ello, ha defendido que hay que contar "con los profesionales, con todos los que forman la AP, incluidos los farmacéuticos comunitarios, y con los ciudadanos". Tener en cuenta esas opiniones va a ser fundamental, a su juicio, para adaptar el nuevo modelo a las necesidades reales. Además, sobre el papel del farmacéutico, ha subrayado que tiene que poder contribuir a garantizar la seguridad con los medicamentos en Atención Primaria, en colaboración con el médico, y también, como había señalado Pareja, en materia de prevención y promoción de la salud. En su opinión, las posibilidades de colaboración de este profesional con el resto de los que operan en AP se dan "en todo el proceso, desde que el paciente entra por la puerta del centro de salud".

Sobre la atención farmacéutica domiciliaria

En lo que respecta a la colaboración médico-farmacéutico, ha reconocido potencialidades en aspectos como la adherencia a los tratamientos, en articular, y la atención farmacéutica domiciliaria, en general. Aunque, para que ésta última llegue, es preciso "que el legislador regule" estas situaciones que, en su opinión, forman a parte de "la realidad social". No obstante, ha reconocido que aún existen obstáculos para que eso ocurra, y ha achacado estas barreras a la incapacidad de algunos profesionales de ponerse "en el papel del otro" y desvestirse, ha dicho, "de aquello en lo que creemos que estamos investidos". A su juicio, lo que funciona es "pensar en términos de colaboración". 

Por último, cabe destacar la intervención de Igea, que ha defendido una mayor intervención del farmacéutico, en colaboración con el médico, sobre todo "en zonas despobladas en las que es el sanitario más cercano". En este punto, se ha referido a ejemplos como los de Cataluña, "donde los médicos se quejaban por la carga de trabajo que suponía tener que hacer el screening de cáncer de colon y se decidió que lo hicieran las farmacias". Para concluir, Igea ha manifestado que hay margen para una mayor colaboración, que además es necesaria, en aspectos como la mejora de la adherencia, y ha defendido que, ante debates como el generado por la atención farmacéutica domiciliaria, "se piense más en los ciudadanos y se dejen a un lado los conflictos competenciales". 

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz