Comparte esta noticia

Detectan cierta variabilidad en la AF a centros sociosanitarios del SAS

Centro sociosanitario para la tercera edad.

FRAN ROSA  |    16.04.2019 - 17:14

La farmacéutica del Servicio de Farmacia del Hospital San Agustín de Linares (Jaén), María Rosa Cantudo, ha liderado un estudio, titulado 'Variabilidad de la prestación farmacéutica a centros sociosanitarios residenciales desde los servicios de farmacia de hospital', para analizar la existencia, o no, de diferencias en la prestación a los distintos centros vinculados a servicios de Farmacia de hospitales del Servicio Andaluz de Salud (SAS), tras la implantación de los pilotos para el cumplimiento de la normativa autonómica (Decreto 512/2015), que obliga a las residencias de más de 50 camas a estar vinculadas a un depósito (el RDL 16/2012, que rige a nivel estatal, establece el límite en las 100 camas). Como conclusión, los autores indican la variabilidad existente, y la explican con la falta de directrices por parte del SAS para poner en marcha los pilotos.

Para la realización del estudio, de carácter multicéntrico transversal y publicado en la revista de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), se diseñó un cuestionario con 36 preguntas, que fue remitido a cada uno de los 12 farmacéuticos de hospital responsables de la prestación farmacéutica en los 13 centros sociosanitarios que habían iniciado un piloto en 2016. Todos ellos combinaban a residentes dependientes y no dependientes. Las preguntas incluían cuestiones relacionadas con las características del centro, la legislación, la guía farmacoterapéutica y la prescripción, la preparación y el transporte, la dispensación, la administración, así como la actividad farmacéutica, con datos asistenciales.

Entre los resultados más destacados, se extrajo que todos disponían de depósito de medicamentos y stock para urgencias y/o patologías agudas; 10 centros disponían de un libro de contabilidad de estupefacientes y todos conservaban éstos bajo llave; en nueve centros se consensuó una guía farmacoterapéutica; la mayoría de los centros implantó la prescripción electrónica asistida en todas las camas; todos dispensaban en dosis unitaria
individualizada; tres no disponían de puesto de trabajo específico para el farmacéutico, y éste no llegaba a estar en ellos de forma presencial en tres de los casos.

Los autores del estudio concluyen la existencia de "variabilidad en la implantación de la prestación farmacéutica a los centros sociosanitarios incluidos en el pilotaje, consecuencia", dicen, "de la falta de directrices dadas de forma previa al inicio de este proyecto". También atribuyen la variabilidad a "la diferencia en cuanto a la cartera de servicios de cada Servicio de Farmacia". "Además, aunque la ratio de dedicación contemplada en el Decreto es de 25 minutos para el farmacéutico, por cama y mes, no se está cumpliendo igualitariamente en todos los centros, hecho que puede influir en las distintas actividades farmacéuticas llevadas a cabo", añaden. También hacen hincapié en la importancia de la implicación de las residencias, señalando que "el farmacéutico de hospital responsable de cada centro ha desarrollado la actividad de la mejor forma posible".

Además, señalan como aspecto clave para una adecuada atención farmacéutica "el establecimiento de
un sistema de gestión farmacoterapéutica basado en la evaluación y selección de medicamentos y productos nutricionales, mediante la creación de una Comisión de Farmacia y Terapéutica propia o la incorporación de
representantes de los centros a la Comisión de Farmacia y Terapéutica del hospital, teniendo en cuenta las necesidades de los pacientes y el nivel asistencial de los centros".

Aspectos positivos y a mejorar

Como aspectos positivos encontrados tras la evaluación, destacan que más de dos tercios de los centros del pilotaje hayan consensuado una guía, así como que se haya producido la integración de los sistemas de información y la utilización de las aplicaciones corporativas de prescripción electrónica asistida en un total de 12 de los centros, lo que ha permitido, además, la dispensación en dosis unitaria individualizada. Ambos aspectos, la guía y la prescripción electrónica, contribuirán, señalan, "al desarrollo de una atención farmacéutica especializada adecuada, con la valoración integral del paciente y la revisión continua y periódica de los tratamientos". También destacan como fortaleza la cobertura de las necesidades de tratamiento con medicamentos de diagnóstico hospitalario y uso hospitalario en el propio centro, así como conciliación en las transiciones asistenciales monitorizada por un FH en la mayoría de las residencias.

También han identificado puntos de mejora, como la necesidad de una "mayor automatización en la preparación de los tratamientos individualizados, con el fin de reducir los errores de medicación", así como el transporte de la medicación termolábil con dispositivo de registro de temperatura, "para garantizar su adecuada conservación". También es clave, apuntan, que el farmacéutico disponga de un lugar de trabajo específico en el centro (en tres ellos aún no lo tienen), así como que éstos tengan acceso remoto al terminal del Servicio de Farmacia a través de una red privada virtual, para aumentar el tiempo de presencia física del farmacéutico en las residencias. "El objetivo", prosiguen, debe ser el de "aumentar la integración del farmacéutico en el equipo interdisciplinar", para que, de esta forma, pueda realizar "recomendaciones de administración de medicamentos y de compatibilidad con el soporte nutricional, actividades que no se realizan en más del 60% de los centros del pilotaje".

De hecho, subrayan el hecho de que solo se hagan actividades de farmacocinética e individualización posológica en uno de los centros del pilotaje, lo que puede deberse, estiman, a que el farmacéutico responsable de este trabajo sea distinto al encargado de la atención al centro.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz