Comparte esta noticia

“Con un gobierno progresista, podremos dedicar un 7,2% del PIB a sanidad en 2023”

Pepa Andrés, candidata del PSOE a las elecciones del 28A por Valencia.

FRAN ROSA  |    22.04.2019 - 11:22

Pepa Andrés, candidata del PSOE al Congreso de los Diputados por Valencia, ha concedido una entrevista a Diariofarma en la que ha hecho balance de la actividad del Gobierno socialista en la última legislatura, así como un repaso por las principales propuestas con las que concurren a las elecciones generales del 28 de abril.

Pregunta. ¿Cómo cree que ha afectado, en materia de política sanitaria, el hecho de que el PSOE haya gobernado en minoría durante la última legislatura? 

Respuesta. Hemos tenido una legislatura corta, que nació de una moción de censura y ha supuesto gobernar con número de diputados escaso. Eso ha condicionado la marcha del Gobierno. En parte, porque la Mesa de Las Cortes ha estado bloqueada por el PP. No obstante, creo que ha servido para poner negro sobre blanco el marco general de cómo está la situación, la cual ha culminado con unos Presupuestos que no han sido aprobados.

P. Hablaban, cuando presentaron los '110 compromisos', de una renovación del SNS. ¿Puede detallarla?

R. Queremos hacer cambios profundos en los próximos años. Para ello, es clave salir del estancamiento a través de un incremento presupuestario. Se trata de reestructurar y consolidar del SNS para garantizar el bienestar y la mejora de la salud. Esa renovación debe hacerse desde la coordinación, a través de la tecnologización, es decir, de la renovación tecnológica, e incorporando nuevas visiones, como la que nos ofrece la medicina de precisión. Esa renovación pasa también por incorporar nuevas prestaciones, como la de la salud bucodental, de forma progresiva, y mejorar en aspectos como el abordaje de las enfermedades raras, de modo que no se demore tanto el diagnóstico, o la salud mental, que parece que es algo que hasta que no nos toca un caso cercano, no la valoramos. Otras medidas serán la supresión de algunos copagos, para ir a una mayor equidad en el acceso a los tratamientos, y promover la teleasistencia y la profesionalización de los cuidadores, como respuesta a una sociedad más envejecida y pluripatológica. Éstas son las propuestas que los socialistas apoyamos para el futuro y que, de hecho, iban incluidas en los Presupuestos que no nos apoyaron.

P. Si atendemos a las encuestas, va a ser difícil que obtengan la mayoría absoluta. En caso de que ésta no se dé, ¿ven más factible el cumplimiento de su agenda si van a un Gobierno apoyado por Ciudadanos o prefieren ir de la mano de Podemos? Los primeros dicen descartar su apoyo a un Gobierno del PSOE. 

R. Las encuestas son las encuestas. Otra cosa es el día de la votación. Pero es cierto que los resultados, probablemente, pasarán por una coalición. Para formar Gobierno, todo se hará con base en las negociaciones. Nosotros apostamos por un Gobierno social, que ayude a los ciudadanos, porque así lo dice la Constitución. Luego, sobre lo que se dice en campaña... Pienso que todo es susceptible de negociación. La clave, para garantizar el futuro, es tener al PSOE como núcleo y que se unan los que quieran aportar. Ciudadanos seguramente va a tener que recapacitar el 28A. Ahora está haciendo sus proclamas, y luego tendrá que hacer una valoración sobre si quiere contribuir a un Estado del Bienestar o no. Serán ellos quienes decidan si viran a la derecha o al centro.

P. Hablaba antes de que el SNS necesita un incremento presupuestario. Podemos propone llegar al 7,5% del PIB en 2023. ¿Están de acuerdo con ese objetivo?

R. Actualmente estamos en el entorno del 6% de gasto sobre el PIB. Lo que se planteaba en los Presupuestos era equipararnos con la media europea, es decir, alcanzar el 7,2%. Yo creo que, con un Gobierno progresista, podremos llegar a dedicar un 7,2% del PIB a sanidad en 2023.

P. Una de las partidas incluida en esos Presupuestos que no han salido adelante iba destinada a la eliminación progresiva del copago farmacéutico a pensionistas. ¿Siguen considerándolo una medida prioritaria?

R. Pensamos que es una de las medidas dirigidas a preservar la dignidad de las personas. No puede haber diferencias entre personas con y sin recursos para obtener los medicamentos. Otra cosa es hacer educación para racionalizar el consumo de medicamentos. Pero que una persona no pueda comprar un tratamiento por cuestión económica... eso no lo merece ningún español.

P. En materia de gestión sanitaria, el PSOE tiene el ejemplo de Alzira, en Comunidad Valenciana, donde se ha optado por la reversión de una concesión, pero también está Andalucía, con una alta tasa de concertación de servicios sanitarios. ¿Qué modelo defienden ustedes?

R. El PSOE lo que quiere es una atención sanitaria basada en el control público y de acceso universal. No estamos en contra de la concertación de determinados servicios. El tema está en que creas que la gestión privada puede sustituir a la pública. En Alzira, concretamente, un modelo impulsado por el ex ministro Zaplana, que, en fin... ya se sabe dónde ha acabado... se descubrieron una serie de triquiñuelas, que servían para lavar los negocios infructuosos que se estaban produciendo. La gente no estaba contenta. Se entendió que había que recuperarlo y se ha tenido que revertir, aunque aún quedan cuestiones pendientes de resolver con la concesionaria. La concesión no puede orientarse al enriquecimiento, si no a dar una prestación con calidad. Estamos abiertos a la concertación de servicios, pero siempre con control.

P. Pasemos a la gestión de la prestación farmacéutica. ¿Puede definir la apuesta de su partido?

R. La idea es seguir trabajando con la industria, para establecer una regulación de criterios en cuanto a las aportaciones económicas. También para ver cómo introducir la medicina de precisión, la genómica. Habrá que hacer encajes de bolillos. Evidentemente, las medicaciones de precisión tienen sus costes, pero las farmacéuticas obtienen ingresos muy altos. La industria tendrá que recalcular sus ingresos, ya que no pueden crecer de forma imparable. Esto es así en cualquier sector. Amasar grandes cantidades de dinero en poco tiempo es cosa del pasado. El SNS se tiene que plantear que tiene que dar respuesta a esos avances, pero no puede dejar de ser sostenible.

P. Durante la estancia en la oposición, el PSOE reivindicó el fin del convenio con Farmaindustria y, en cambio, acaban de prorrogar el que había hasta final de año. ¿Cómo lo explica?

R. Yo creo que se explica por la situación en la que estábamos. Cuando pasen las elecciones hay que volver a sentarse y plantearse de qué manera establecemos la relación. Creo que la industria, en relación con sus ingresos, debería hacer un replanteamiento a 15 a 20 años.

P. En alguna intervención pública, Pedro Sánchez ha mostrado cierto interés en que el sector aumente su implantación en España, por su vinculación al conocimiento y a la I+D+i, pudiendo contribuir, de esa forma, a una posible transformación del modelo productivo. La industria, para ello, pide un entorno favorable. ¿Qué opina usted?

R. El PSOE y el presidente están a favor del fomento de la I+D, y no solo en las multinacionales, también de la empresa pequeña y de los organismos públicos. Hay que recordar que muchas veces las farmacéuticas compran sus patentes a estos centros públicos. Pero yendo a las multinacionales, opino que sí, que es necesario que vengan. Creo que es cuestión de que comprendan que la deslocalización no es una apuesta de futuro. Tendrán que tener implantación en la UE, para permitir que nos desarrollemos, y creo que España es, dentro de la UE, uno de los países con mejores expectativas.

P. Concluyo preguntándole por el modelo de oficina de farmacia. ¿Considera usted que las farmacias cumplen una función importante en el SNS? ¿Cree que hay margen para ampliar esas funciones?

R. La legislación establece que son un establecimiento privado, de acuerdo a una autorización administrativa. Son el lugar de dispensación, aunque la ley le reconoce labores de seguimiento, etc. Pero hay funciones asignadas a médicos y enfermeros de Atención Primaria que han aprobado una oposición y han pasado un periodo MIR, como es el seguimiento farmacoterapéutico a pacientes crónicos. La oficina de farmacia no se puede arrogar ese seguimiento, y mucho menos pretender facturar a las arcas por esa prestación. Cada uno en su negocio puede pretender rentabilizar y expandirse, pero sin arrogarse competencias de profesiones que operan en el SNS.

P. Como el resto de candidatos, puede lanzar, si lo desea, un mensaje final para concluir la entrevista.

R. Pues quiero concluir diciendo que nosotros creemos en el fortalecimiento de un SNS de calidad, que dé respuesta a necesidades de los ciudadanos de forma garantista.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz