Comparte esta noticia

La FIP llama a los países a adaptar sus estructuras farmacéuticas a las necesidades en salud

Imagen de la presentación del 'Wokforce Transformation Programme' de la FIP.

DIARIOFARMA  |    24.04.2019 - 13:55

"Gracias a su experiencia en la gestión de los medicamentos, los profesionales farmacéuticos juegan un rol clave para la mejora de los resultados en salud a través de la promoción de un uso responsable de los medicamentos, así como de la selección de las opciones más efectivas. Por eso, invertir en el desarrollo de equipos de una fuerza de trabajo farmacéutica que sea flexible, adaptable y competente implica estar más cerca de la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y los objetivos de cobertura sanitaria para el 2030", indica la Federación Internacional de Farmacéuticos (FIP) en su 'Workforce Transformation Programme', elaborado con el fin de promocionar la figura de estos profesionales, independientemente de a qué nivel desempeñen su labor, en el seno de los sistemas sanitarios de todos los países del mundo.

Este programa de acción ha sido diseñado concretamente, dicen, "para apoyar estratégicamente a los países al desarrollo de un cuerpo de farmacéuticos adaptado a las necesidades de salud y en el marco de un plan donde queden definidas las acciones para satisfacerlas". Precisamente, lo que ofrecen es un modelo para evaluar las necesidades y prioridades, de modo que los estados puedan orientar así el desarrollo de una estrategia y una infraestructura acorde a éstas. Asimismo, dan algunas pinceladas sobre lo que pueden ser algunas soluciones basadas en la co-creación, y hacen referencia a herramientas y recursos que pueden ser implementados.

El plan de actuación que la FIP propone a los estados parte, por tanto, de una primera fase en la que lo principal es definir las necesidades de salud y la situación del sistema sanitario, e identificar así, en paralelo, cuáles son las necesidades en materia de recursos humanos farmacéuticos para optimizar la prestación. De esta forma, se configuraría lo que llaman National Workforce Development Vision. A partir de ella, la segunda fase consistiría en conseguir el compromiso de todos los actores implicados en la salud con esta visión.

Posteriormente, proponen plasmar en la práctica lo establecido en las fases anteriores, a través de un plan de acción, identificando los mecanismos y las soluciones más adecuadas para llevarlo a cabo. Finalmente, la última fase consistirá en implementar las soluciones que permitan la satisfacción de las necesidades y las prioridades definidas, entre ellas el desarrollo y la reorganización de la fuerza de trabajo farmacéutica, pudiendo revisar algunas de ellas y, en consecuencia, renovando los apoyos para dicha reformulación.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz