Comparte esta noticia

Madrid: protagonismo escaso de la farmacia en los programas sanitarios de cara al 26M

Los principales candidatos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid (de izq a derecha: Podemos, Mas Madrid, PSOE, Ciudadanos, PP y Vox)

FRAN ROSA  |    23.05.2019 - 12:53

La Comunidad de Madrid es una de las plazas donde se mantiene la incertidumbre de cara al 26 de mayo. La posibilidad de que el PSOE ascienda a un Gobierno con tradición popular está abierta. Como está abierta, también, la vía de un Gobierno a la andaluza, juntando los escaños de PP, Ciudadanos y Vox. En lo que tiene que ver con la sanidad, se aprecian algunos matices diferenciales en materia de gestión. De la farmacia se habla poco, casi nada. De hecho, solo Ciudadanos hace mención a ella, comprometiéndose a la aprobación de una nueva Ley de Farmacia, aunque al PP se le presupone que, si gobierna, retomará su Proyecto fallido. Finalmente, cabe decir que son varias las alusiones a mecanismos para controlar el gasto farmacéutico, sobre todo a la compra centralizada. 

Del programa de los populares, cuya candidatura para estas autonómicas madrileñas está liderada por Isabel Díaz Ayuso, cabe destacar su simpleza. Más que un programa, lo que ha diseñado esta formación para el 26M es una especie de declaración de intenciones, que, en materia de Sanidad, se circunscribe a "la reducción de listas de espera quirúrgica", el "reforzamiento de la Atención Primaria", y una inversión de 1.000 millones para la transformación de siete hospitales que, cabe recordar, vienen arrastrando los últimos años. Cabe recordar, no obstante, que ya hicieron su programa marco en el que, en materia de gestión, abogaban por aprovechar todos los recursos sanitarios disponibles, incluyendo los privados.

En relación con esto, el PSOE, liderado por Ángel Gabilondo, apunta la necesidad de "revertir el deterioro que los servicios públicos de la Comunidad de Madrid han venido sufriendo como consecuencia de una falta de inversiones", que no disimula, dicen, "la apuesta interesada por la privatización de los servicios públicos". De hecho, se comprometen con una "actualización" de la normativa autonómica que regula los distintos sectores de actividad sanitaria privada, "estableciendo estándares de calidad y monitorizando su cumplimiento". Los socialistas anuncian que van a intentar buscar "un gran Acuerdo Social por la Sanidad Pública Madrileña" que cristalice, entre otras cuestiones, en más recursos para el Sermas, poniendo fin "a la política de privatizaciones" y revisando "todos los contratos, conciertos y concesiones existentes" para "garantizar el interés de los y las pacientes, el control público y la calidad del servicio".

En esta visión, el PSOE coincide con los que podrían convertirse en sus próximos socios de Gobierno, Podemos y Más Madrid, si es que finalmente entre los tres logran sumar. La formación morada, liderada por Isabel Serra, habla específicamente de "revertir las privatizaciones: comenzando por un exhaustivo control de los contratos" y "exigiendo la homologación de derechos laborales, jornada y retribuciones en toda la red sanitaria única de utilización pública". También intentarán vigilar posibles incumplimiento de los pliegos "en los hospitales de gestión privada, tanto por costes abusivos como por la vulneración del principio del interés general". En una línea similar, el partido encabezado por Íñigo Errejón plantea "activar las vías legales disponibles para recuperar el carácter público de los hospitales privatizados", así como la interposición de "denuncias en los organismos jurídicos competentes" en relación con "irregularidades detectadas". Además, "realizarán estudios de viabilidad y eficiencia de la progresiva internalización de los servicios externalizados, tanto asistenciales como no asistenciales" y tratarán de regular "los conflictos de interés y los usos del sistema sanitario que no estén alineados con el interés común".

En relación con la gestión de la sanidad, Ciudadanos, que como es sabido concurre al 26M capitaneado por Ignacio Aguado, no hace especial énfasis en sus preferencia en cuanto al modelo de gestión, aunque se le reconoce una postura similar a la del Partido Popular en este ámbito. Explícitamente, abogan por "realizar una auditoría integral e independiente del Sermas para detectar posibles carencias e ineficiencias", y dar "transparencia a la gestión de todos los centros sanitarios mediante indicadores objetivos y de calidad actualizados, auditables, comparables y de acceso público". También hablan de "despolitizar la gestión sanitaria", de modo que esté liderada "por profesionales seleccionados en función de su mérito y capacidad y no por su afiliación política".

Sobre la prestación farmacéutica

En relación con la prestación farmacéutica, la formación liderada por Aguado muestra su intención de "mejorar la eficiencia del gasto farmacéutico mediante la creación de una Comisión de Farmacia Autonómica" que vele por "la equidad y la eficiencia en la introducción de nuevos medicamentos". En ella estarían representados, dicen, "los profesionales, los gestores y los pacientes".

Desde Podemos, la apuesta, en este ámbito, es por la aplicación de la "compra centralizada de fármacos y biotecnología", una medida que también comparten en Más Madrid, donde también promoverían el desarrollo de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Políticas de Salud, así como "estrategias y herramientas de evaluación continua de la calidad" de estos productos. Además, confían en poder "aprovechar los laboratorios públicos existentes y la participación de los grupos de investigación que utilizan recursos públicos para la creación
de una empresa pública de investigación, desarrollo y fabricación de medicamentos". Podemos avisa también de su intención de acabar con las visitas médicas comerciales a los centros públicos.

El PSOE no realiza ninguna propuesta en relación con el control del gasto farmacéutico. No obstante, sobre la labor que ejerce la industria farmacéutica se declaran dispuestos a desarrollar "planes sectoriales para potenciar la innovacióncompetitividad y sostenibilidad de las empresas", para aprovechar, de este modo, las "fortalezas de la industria madrileña en sectores manufactureros de alta tecnología", entre los que la incluyen.

Finalmente, en lo que tiene que ver con la oficina de farmacia, sólo Ciudadanos hace una mención explícita en su programa para las elecciones autonómicas a la Comunidad de Madrid, comprometiéndose a "impulsar una nueva Ley de Farmacia en la Comunidad de Madrid", una propuesta que cabe atribuir también al Partido Popular, como han mostrado sus responsables públicamente al término de la legislatura, tras fracasar su intento de reformar el marco actual. En su programa marco para las autonómicas del 26M, el PP muestra, no obstante, su apoyo a la farmacia.

Tanto Ciudadanos, como el PSOE, hacen alusión a la necesidad de reforzar la atención domiciliaria, aunque la formación naranja no habla de qué profesionales deberían estar implicados, mientras que el PSOE deja clara, en este sentido, su apuesta por reforzar a la Enfermería Familiar-Comunitaria, "de modo que sus servicios lleguen a todos los hogares que lo necesiten todos los días del año, para atender a pacientes crónicos, convalecientes, encamados, ancianos frágiles, postpartos y otras situaciones en coordinación con los cuidadores familiares, con los equipos de enfermería hospitalaria y con los Servicios Sociales". También avanzan que, de gobernar, apostarán porque sea el Servicio Madrileño de Salud, desde sus servicios de Atención Primaria, quien cubra la asistencia a las residencias de mayores, "tanto en atención médico-farmacéutica, como en servicios de Enfermería". Más Madrid también aboga, dentro de su compromiso por elevar el porcentaje del gasto en Atención Primaria, por reforzar las unidades de apoyo con fisioterapeutas, logopedas, trabajadores sociales, y también con farmacéuticos.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz