Comparte esta noticia

"Si queremos que venga inversión aquí, necesitamos un modelo estable"

Rafael Borrás, director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Teva.

FRAN ROSA  |    23.05.2019 - 13:52

Rafael Borrás, director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Teva en España, analiza, en esta entrevista con Diariofarma, la actualidad en materia de política farmacéutica. Empezando por las propuestas incluidas en el Spending Review de la Airef, donde ve luces y sombras, siguiendo por la situación que vive actualmente el sector del genérico, para el que pide más apoyos, y terminando por algunas de las medidas que ha planteado el último Gobierno socialista, como son el avance en el pago por resultados o la modificación de la composición de la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos.

Pregunta. ¿Cómo han visto desde su compañía la sucesión de medidas que, en materia de política farmacéutica, ha ido anunciando el último Gobierno socialista?

Respuesta. Es verdad que se necesita tiempo para desarrollar programas y estrategias, pero es clave un plan a medio y largo plazo que ofrezca estabilidad al sector. Creo que es importante para nosotros y el resto de compañías que invierten en España, que generan puestos de trabajo y contribuyen al PIB, que no solo se hable de gasto, y que se vea como inversión. Está claro que hay que buscar equilibrios, que se pueden encontrar, por ejemplo, con la protección y la incentivación del medicamento genérico, el cual aporta una media de 1.000 millones al año en ahorros. La alta variabilidad entre CCAA a la hora de implantar políticas sanitarias también es un hecho que ha de tenerse en cuenta, que nos obliga a un abordaje individualizado y, en ocasiones, altamente complejo.

P. ¿Qué le han parecido las propuestas que hace Airef?

R. Hay propuestas del informe de Airef, como la de que se pague a las farmacias por el control de la adherencia, creo que no nos parecen malas. Hay medidas que me parecen razonables, como ésta. Hay que ver a la farmacia como alguien que te puede ayudar, en términos de salud y de sostenibilidad.


P. ¿Cree que actualmente no se ve a la farmacia de esa manera?

R. Bueno, lo que vemos es que hay medicamentos con experiencia de uso, contrastados, que siguen en el hospital sin ningún tipo de sentido y que su paso a la oficina de farmacia beneficiaría enormemente al paciente, tanto a nivel de acceso al fármaco, como a nivel de seguimiento y adherencia, e incluso en aspectos psicosociales relacionados con la percepción del propio paciente.  

P. Parece que esto tiene que ver con que la Administración quiere ahorrarse el margen que paga a la farmacia, ¿no? ¿Cree que hay solución para eso?

R. Yo creo que se pueden explorar fórmulas mixtas de remuneración, fórmulas nuevas, a las que se les puede añadir algo tan importante como el seguimiento farmacoterapéutico o aspectos relacionados con la adherencia al tratamiento. La no adherencia cuesta unos 11.200 millones al año en España. 

P. Volviendo al informe de la Airef, decía que hay medidas que le parecen razonables, ¿y otras no tanto?

R. En el Spending Review se habla de un modelo de subastas similar al del sector eléctrico, que es muy dinámico, a diferencia del farmacéutico. Nosotros necesitamos periodos más largos para previsión de fabricación, planificación de stocks… Además, los precios de los medicamentos ya están regulados por el Estado, a través de los precios de referencia, por ejemplo.

P. O sea, que no están de acuerdo con la aplicación de una subasta nacional.

R. Se pueden desprender varios riesgos: para las compañías de genéricos, que pueden verse obligadas a dejar su actividad y dedicarse a otras más rentables, como el OTC o el Consumer Health. Y luego, el riesgo de desabastecimientos, ya que estamos en un sector con umbrales mínimos de rentabilidad. Es prácticamente seguro que se van a generar desabastecimientos. Y yo me hago varias preguntas: ¿aquellas compañías que no hubieran sido adjudicatarias, o que no se hubieran presentado, pueden ser obligadas a abastecer? Si una determinada compañía queda excluida de la prestación, tendríamos de reflexionar si se le puede obligar a un stock de seguridad, como ha pasado en Andalucía, por si el modelo falla. Hay muchos riesgos y la propia Administración ha de reflexionar sobre ello.

P. Pero parece que lo que la Airef plantea no es un modelo de adjudicatario único, sino abierto.

R. Vamos a ver qué modelo se puede buscar para que podamos contribuir todos. La farmacia aquí tiene mucho que decir. Tenemos que tener en cuenta a la farmacia. Una de las cosas de las que me quejo de la sanidad es que no tenemos en cuenta a los vasos comunicantes. En Andalucía, nadie previó el esfuerzo enorme de muchas compañías que no participaban en las subastas y que sí tenían una aportación significativa en creación de empleo, en contribución al PIB. Nadie tuvo en cuenta que eso podía impactar en la destrucción de empleo, en la deslocalización, etc. Si queremos que llegue más inversión, necesitamos un modelo estable, en el que todos participemos y podamos tener un rol. A veces ocurre que buscamos la inmediatez, y nos olvidamos pensar en un futuro a medio-largo plazo.

P. Hablaba tener en cuenta a la farmacia. ¿En qué sentido?

R. Las farmacias necesitan sostenibilidad. Cada vez hay más farmacias VEC, cada vez se bajan más los precios y las farmacias tienen menores ingresos. Comparten el mercado del consumer con otros sectores, y los medicamentos innovadores no van a la farmacia, se quedan en el hospital. Por tanto, la farmacia tiene que luchar por varias vías, como el desarrollo de servicios por los que poder cobrar, y la adherencia es una muestra de ello, y también para atraer medicamentos innovadores, quizás con un modelo diferente de retribución. Si queremos un modelo de farmacia cercana, accesible, de alta calidad asistencial y comprometida, hemos de proteger su viabilidad. Una entidad privada de interés público necesita poder gestionarse eficientemente para ofrecer una buena prestación. Creo personalmente que la Administración no está valorando el gran potencial de la farmacia, que recibe 940 millones de visitas al año. Esto implica que la farmacia ofrece un gran potencial a nivel de prevención, cribaje, seguimiento. Hay que creer en ello. 

P. Volviendo a las subastas, hay que recordar que, en el caso de Andalucía, las compañías de Aeseg decidieron no participar. Entre ellas, la suya. ¿Cree posible que las compañías no participen en una subasta nacional, teniendo en cuenta que España está, por tamaño, entre los mercados más grandes de Europa?

R. Dependerá del tipo de modelo. Cuando se habla de las subastas pensamos en Andalucía, donde el grado de desabastecimiento ha sido altamente preocupante en muchos momentos, con los problemas que ello conlleva para el paciente a nivel de cambios constantes, etc. Otras veces hablamos de precios mínimos bajo el paraguas del concepto subasta. Las compañías tendrán que valorar si les interesa ir a ese tipo de modelo. Y tenemos que tener muy claro que aquí hay un agente muy importante, que es la farmacia, que tiene que ser tenida en consideración. Las decisiones que tomemos deberíamos consensuarlas con ella. No sé qué harán las compañías, pero hay que tener en cuenta que estamos en un mercado global. Si tú tienes una serie de precios, los más bajos de Europa, un mercado de genéricos con igualdad de precio con la marca… al final todo esto es muy complicado. Puede haber compañías que tengan dificultades para competir en un mercado con estas condiciones.

P. Ahora viene una nueva Orden de Precios de Referencia, de la que ya se ha cuantificado el impacto...

R. Estamos en el periodo de alegaciones. Tendremos que ver cómo queda todo, cómo impacta. Estamos en un modelo de precios tendiendo a cero. Tenemos que ver es si se traduce en unos precios y unas condiciones adecuadas. El modelo es correcto. Todos lo entendemos, pero tenemos que ver estas rebajas cómo se producen. 

P. También hay una propuesta sobre la mesa para que los conjuntos se creen por indicación. ¿Qué les parece?

R. Estamos hablando de una propuesta que ha sido probada en países de nuestro entorno y fracasó. Basarse en indicación es extremadamente complejo, hay que valorar las características y diferencias de los principios activos, aquellas mejoras que aportan y aquellas características que los diferencian

P. Por la parte positiva, hay que recordar el establecimiento de ese umbral para que los precios no bajen de un determinado nivel y se garantice un mínimo de rentabilidad.

R. Es una medida positiva, pero hay medicamentos con más costes de producción que otros. Ahora además tenemos APIs más concentrados, y los precios se incrementan para las compañías. Y luego está toda la tecnología que vamos incorporando. Por ejemplo, nosotros en Zaragoza hemos invertido 50 millones de euros en los últimos 10 años. Cada vez tenemos tecnologías más complejas que requieren de inversión y eficiencia.

P. Hablando de los genéricos, desde Aeseg insisten en el estancamiento de este segmento. ¿Qué creen que hay que hacer para reactivarlo, más allá de las medidas habituales?

R. Más allá dela necesidad de recuperar el diferencial de precios, homogeneizar la aplicación de la PPA en las CCAA y obligar que, ante una PPA, se dispense genérico, es clave que se nos vea como un fin, y no como ahora, que solo se nos ve como un instrumento. No se nos confiere la importancia que tenemos y puede llegar el momento en el que algunas compañías no van a poder lanzar. Con los índices de penetración actual eso puede pasar. A veces la Administración piensa que si no lanza uno, lanza otro, pero eso es un error, porque unas pocas compañías no van a poder abastecer el mercado.

P. Pero las sucesivas ministras y la directora de Farmacia han hablado de planes para estimular la utilización de genéricos. ¿Qué hay de eso?

R. Es muy buen inicio y la línea que nos gustaría, pero, como decía, si tienes la marca y el genérico al mismo precio, el genérico no penetra. Si ante una PPA no hay discriminación positiva hacia el genérico, no se crece. Actualmente no hay ningún tipo de incentivo. Lo único para lo que servimos es para bajar el precio. Necesitamos medidas concretas, y actualmente no las hay. Lo que pedimos es que las haya, y así cerrar el círculo, generando recursos así para pagar la innovación. Todo esto es parte de un ciclo, el genérico necesita el innovador y el innovador necesita el genérico. Ambos se catalizan.

P. Hablando de innovación, Teva decidió transitar esa senda, ¿no?

R. Ya hace mucho tiempo que Teva sigue el concepto de compañía híbrida, que opera en el campo de los genéricos y el de la innovación, donde tenemos ejemplos en áreas como respiratorio o sistema nervioso central.

P. En relación con la innovación, el Ministerio ha mostrado en varias ocasiones su intención de crear una infraestructura para poner en marcha el conocido como pago por valor. ¿Están de acuerdo con el enfoque?

R. Llevamos muchos años en España hablando de riesgo compartido, de pago por valor... Se han de conocer cuáles son las propuestas y, más concretamente, cuáles son los indicadores para medir ese valor. Las cosas han de bajar al detalle y ver desde ahí si son factibles. Cuando una compañía lanza un medicamento innovador viene a cubrir necesidades no cubiertas, por lo que es importante ver cómo la Administración va a valorar eso. Es importante que conozcamos los indicadores y las fórmulas para decidir. Yo creo que todo el sector del medicamento está abierto a nuevas fórmulas, pero necesitamos estabilidad, saber qué va a ocurrir al medio y largo plazo

P. Otra novedad tiene que ver con la nueva composición de la Comisión de Precios. De momento, todas las CCAA van a tener voz, como paso previo a que todas puedan tener voto. ¿Qué les parece?

R. El hecho de que todas las CCAA puedan tener voz creo que es un tema muy relevante, pero hay que ver cómo se articula en el turno de intervenciones y en el propio funcionamiento y la eficiencia de la Comisión. Confío plenamente que encontrarán la mejor fórmula para que la Comisión de Precios tome las mejores decisiones dando cabida a todas las opiniones y sensibilidades.

P. La fotografía que ha hecho de la política farmacéutica española no es muy positiva. El Gobierno, en cambio, ha insistido durante esta legislatura en más de una ocasión en su deseo de que la industria aumente su implantación en España. ¿Lo ve factible?

R. Aquí voy a hablar por nosotros, por Teva, una compañía que hemos apostado mucho a nivel local. Tenemos dos plantas en Zaragoza: una de producción, que es una de las más importantes de la compañía, y otra logística, para toda Europa. Decir que además estamos invirtiendo en empleo, en contribución al PIB, en la parte social, apostando por la humanización de la sanidad, con impacto en asociaciones y en hospitales. Somos una compañía que apostamos por la inversión en el país. Pero esto debe acompañarse de estabilidad en política sanitaria y una serie de incentivos para la propia industria. En un estudio que hicimos, la ciudadanía valoraba a la industria farmacéutica como el segundo sector industrial más destacado. Muchas veces las compañías no se visualizan por la gente que tienen dentro, gente que tiene familias y que viven de la industria, un sector con mucha paridad, y que genera empleo de calidad, y que además aporta a la balanza comercial. Hay muchas compañías que apostamos por el país, y que esperamos que las políticas sanitarias del país apuesten por el sector, que no lo basen todo en el precio, y que tengan una visión periférica de lo que aportamos. Si no nos perciben como un todo, y solo miran el precio de la cajita y quieren que sea cinco céntimos más barata… Yo espero que se hagan políticas que miren a medio y largo plazo, que den una tranquilidad, que externamente se vea que es bueno invertir en el país. Eso exige políticas que nos incentiven y nos ayuden a crecer.


banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz