Comparte esta noticia

OMS: 'sí' a compartir datos de precios de medicamentos, 'no' a obligar a la industria a desglosar sus costes

Imagen de la 72ª Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

FRAN ROSA  |    29.05.2019 - 11:01

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aprobado, en el marco de su 72ª Asamblea, una Resolución para mejorar la transparencia en el mercado de medicamentos, vacunas y otros productos sanitarios, de la que se extrae un llamamiento a los Estados miembro a compartir información sobre los precios de adquisición de éstos, así como a que colaboren con la industria para mejorar la información sobre los costes de investigación, desarrollo,  producción y promoción de sus productos, suavizando así el borrador inicial que presentaron Italia, Grecia, Egipto, Malasia, Portugal, Serbia, Eslovenia, Sudáfrica, España, Túnez, Turquía y Uganda, en el que éstos requerimientos de información a los laboratorios se formulaban más como un mandato.

La Resolución de la Asamblea de la OMS toma como punto de partida el informes y documentos previos producidos en su seno, en relación con la necesidad de actuar para garantizar el acceso, en los que se revelaba cierta preocupación con motivo de los altos precios. De hecho, se reconoce en el texto "la seria preocupación que existe en relación con los altos precios de algunos productos, así como la inequidad en el acceso acceso a los mismos por parte de los distintos estados, por las dificultades para su financiación".

Teniendo en cuenta eso, así como los diferentes precios que se pagan en los distintos países por los medicamentos, las vacunas y los productos sanitarios, la discusión sobre si los precios son o no justos, la importancia de la aportación de los sectores público y privado a la investigación y el desarrollo de estos productos, y la necesidad de una mayor transparencia en todo el proceso, incluidos los resultados de los ensayos, la OMS insta a los Estados a "tomar las medidas adecuadas para compartir públicamente la información sobre los precios netos" que están pagando por estos productos".

Asimismo, llaman a "tomar las medidas adecuadas para difundir y facilitar el acceso a datos que ya sean públicos o que voluntariamente sean revelados, sobre el coste de los ensayos, independientemente de sus resultados o de si se ha llegado a solicitar su aprobación", y "colaborar con los proveedores para mejorar la información que estos ofrecen sobre los ingresos que obtienen, los precios, los costes de promoción de sus productos, así como el de los incentivos".

Una redacción menos exigente que la inicial

Precisamente, la redacción de este apartado ha sido el que ha centrado las controversias, ya que, al parecer, habría sido la presión de países como Alemania, Estados Unidos, o Reino Unido, donde la industria farmacéutica tiene una mayor implantación, la que habría rebajado las pretensiones iniciales. En el borrador se urgía a los Estados a "exigir la difusión de resultados y costes" de todos los ensayos clínicos, y también a que hagan pública la información anual "sobre ingresos, precios y unidades vendidas, costes de promoción por cada producto, coste directamente asociado a cada ensayo clínico, previo a la autorización de cualquier producto o proceso, así como las ayudas e incentivos recibidos del sector público".

En el documento aprobado también se apuesta por facilitar la información sobre la situación de las patentes y las autorizaciones de comercialización y mejorar las capacidades nacionales, incluida la cooperación con otros estados, para la investigación abierta y cooperativa dirigida a la investigación, desarrollo y producción de medicamentos, vacunas y productos sanitarios, especialmente en los países con menos ingresos, e incluyendo aquellas enfermedades que afectan a éstos de manera especial. Se incluye en esta llamada a la colaboración la selección de productos siguiendo los parámetros de coste-efectividad.

De esta versión final se ha excluido una petición a los estados, para que, de cara a la 73ª Asamblea, proporcionaran información sobre el uso de genéricos y biosimilares, así como sobre las políticas que estaban adoptando para favorecer su entrada en el mercado, así como sobre aspectos relacionadas con la sustitución y otras medidas recomendadas en las guías de la OMS.

Más allá de estas actuaciones recomendadas a los estados, la máxima autoridad mundial en materia de salud ha definido, a través de esta Resolución, algunos de sus compromisos para apoyar a los estados en estas labores que se les encomiendan. Entre otras, la relacionada con el desarrollo de políticas para promover la transparencia, la fabricación local, la adopción ágil de genéricos y biosimilares o la adquisición de medicamentos, vacunas o productos sanitarios sobre la base del coste efectividad, entre otros. En relación con los precios, tratará de promover la información sobre ellos y continuará fomentando la organización bianual del Fair Pricing Forum, de modo que los distintos actores puedan intercambiar sus opiniones en relación con esta cuestión. También seguirá promoviendo la promoción de patentes abiertas.

Reacciones a la Resolución

Entre las reacciones a la Resolución final de la OMS en relación con la transparencia en los precios de los medicamentos, cabe destacar la de Médicos Sin Fronteras, quien ha dado la bienvenida a la misma, al entenderla como "resultado de una reivindicación histórica" en este sentido. La organización ha considerado es un "primer paso para corregir el poder desequilibrado que existe entre compradores y vendedores, otorgando a los estados información para negociar precios más justos". No obstante, la consideran insuficiente, ya que entienden que falta saber "cómo se calculan los costes de producción y de investigación clínica, y qué parte de la inversión procede exactamente de las compañías, y cuál puede proceder de la aportación de los contribuyentes y organizaciones sin ánimo de lucro". "Aunque en versiones anteriores se incluía un lenguaje nítido sobre la necesidad de mejorar la transparencia en esta área tan opaca, desgraciadamente ha habido un grupo de países, principalmente, Reino Unido, Alemania, Estados Unidos y Japón, que han elegido priorizar los intereses de las grandes corporaciones", concluyen.

En España, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social publicaba ayer un tweet, destacando su papel en todo el proceso, señalando que "España es uno de los países que ha promovido que la OMS haya aprobado la Resolución para mejorar la transparencia de precios en los medicamentos". La directora de Farmacia, Patricia Lacruz, afirmaba de que con la aprobación "se rompe el statu quo", y opinaba que, a partir de aquí, los países deben "avanzar juntos, en un camino que no tiene vuelta atrás".

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz