Comparte esta noticia

Los FH reivindican su papel evaluador ante las innovaciones terapéuticas

DIARIOFARMA  |    10.06.2019 - 23:44

Farmacéuticos hospitalarios se han dado cita en la ‘Jornada de Farmacia Hospitalaria Innovación, retos sanitarios, regulatorios y económicos’, organizada por la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), IQVIA y Diariofarma, y han reivindicado su papel, tanto en la evaluación de nuevos medicamentos, como en el asesoramiento sobre en cuáles de los existentes habría que desinvertir para dar paso a las nuevas moléculas.

El acto fue introducido por el presidente de la SEFH, Miguel Ángel Calleja, la directora general de IQVIA, Concha Almarza y el director de Diariofarma, José María López Alemany

Los retos de la innovación en varios ámbitos, pero especialmente en el oncológico “van a suponer en los próximos años unas necesidades muy importantes a abordar desde la farmacia hospitalaria”, introdujo López Alemany. Las terapias avanzadas y los primeros CAR-T ya están llegando a los pacientes y lo que viene después “es de tal magnitud que va a obligar a repensar muchas cuestiones en el ámbito de la prestación farmacéutica”, y también en lo referente a los roles profesionales como el del farmacéutico hospitalario.

Pero, tal y como comentó Almarza, “la innovación no puede abordarse solo desde el punto de vista de los nuevos medicamentos que llegan, sino desde otros aspectos como nuevas técnicas diagnósticas, canales, tecnologías o cambios en los pacientes”. De cara al próximo quinquenio “se van a lanzar 60 nuevas moléculas, casi el doble que, en los primeros cinco años de la década anterior, que estarán centradas en el área de la atención especializada y en gran medida en Oncología. Un 45 por ciento de éstas estarán centradas en el tratamiento de enfermedades raras”, confirmó.

Para la directora general de IQVIA, “todo esto plantea un fantástico horizonte para el farmacéutico hospitalario, pues el set de opciones terapéuticas va a ser muy esperanzador, pero hay que hacer mucho trabajo para que se desarrolle adecuadamente”. Acortar el desarrollo clínico, hacer más eficiente el diagnóstico y el tratamiento y crear modelos comerciales más rápidos y concretos “son los aspectos por los que tiene que pasar esta oportunidad, que deberá gestionarse desde equipos colaborativos”, subrayó.

Desde la Farmacia Hospitalaria llevan muchos años colaborando en que la innovación se incorpore al arsenal terapéutico “evaluándola y diferenciándola de lo que no lo es”, aseguró Calleja, para quien, “la situación es muy distinta a la que había con la terapéutica anterior, pues tenemos que incorporar nuevas moléculas como las CAR-T, muy individualizadas, ya que el origen del medicamento son las propias células del paciente”.

El farmacéutico hospitalario tiene que estar en todo el circuito del medicamento: investigación, selección, uso, seguimiento y evaluación.

En opinión del presidente de la SEFH, para poder hacerlo correctamente, “el farmacéutico hospitalario tiene que estar en todo el circuito del medicamento, que va desde la investigación, selección, uso y seguimiento del mismo, hasta la transmisión de si ha sido una innovación porque ha tenido impacto real en los pacientes”. Pero no debe quedarse ahí, “también debemos asesorar en que medicamentos debería desinvertir la Administración para dejar paso a las nuevas moléculas innovadoras”.

El pipeline que viene

Tras la introducción tuvo la palabra la manager Oncology de IQVIA, Isabel Ricote, quien dio a conocer la situación actual de la Oncología en España, la perspectiva del pipeline en esta especialidad y los retos del sector sanitario en los próximos años.

Tal y como explicó, el mercado farmacéutico español asciende actualmente a cifras próximas a 20.880 millones de euros, con un crecimiento del 4,5 por ciento y “actualmente, el peso de la oficina de farmacia y de la farmacia hospitalaria está bastante igualado”, introdujo.

Isabel Ricote

Con respecto a las áreas más relevantes en cuanto a consumo de fármacos “lidera Oncología, con un crecimiento del 29 por ciento, un 86 por ciento más que en 2015. En lo que se refiere a nuevas moléculas, hay 41 destinadas a pacientes oncológicos, que suponen la mitad de consumo en fármacos de esta área en un hospital. Otro dato importante es que “el 13 por ciento de los fármacos consumidos para Oncología en hospitales actualmente son inmuno-oncológicos”, aseguró Ricote.

En estos momentos, según explicó la representante de IQVIA, hay 849 moléculas en fases avanzadas en investigación en Oncología, “casi todas para terapias dirigidas o inmuno-oncología y se está investigando tanto en tumores sólidos como en tumores hematológicos”, señaló.

Con respecto a los fármacos de nueva generación, ya hay un CAR-T aprobado y otro que está a punto salir, pero su impacto es pequeño dentro de lo que puede estar por llegar, pues tal y como recordó “las CAR-T no son únicas y hay muchos otros tipos celulares que pueden aportar beneficio a los pacientes”. Además, explicó que, según las previsiones, “el mercado oncológico seguirá creciendo en los próximos años en torno a un 11/14 por ciento a nivel global y entre un 8/11 por ciento a nivel europeo cada año”.

La gran cantidad de moléculas que están por llegar supone un horizonte esperanzador para los pacientes, pero un reto para todos los agentes implicados en la Sanidad.

Para la manager Oncology de IQVIA “esto vislumbra un entorno muy esperanzador para los pacientes, pero al mismo tiempo supone un reto para todos los agentes implicados en salud y para el sistema de financiación”. La exigencia, la selección y la constante actualización “van a ser necesarias, así como la colaboración con otros compañeros, si queremos analizar todo el volumen de información que está por llegar para tratar a los pacientes de forma personalizada. En esta línea, creo que la manera de evaluar los fármacos va a cambiar y estos nuevos retos se van a trasladar a nuevas oportunidades para el farmacéutico hospitalario”.

El papel del FH ante la innovación

A lo largo de la jornada también se celebró una mesa redonda en la que cuatro profesionales de la Farmacia Hospitalaria profundizaron en diferentes aspectos de interés sobre la incorporación de la innovación a preguntas de López Alemany.

La coordinadora del Área Científica de la SEFH, Ana María Cordero, el farmacéutico del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, Alberto Jiménez, la jefe del Servicio de Farmacia del Hospital la Paz de Madrid, Alicia Herrero, y el adjunto del Área de Oncohematología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, Vicente Escudero, fueron los ponentes en esta mesa que se dividió en tres ejes: formación y preparación del farmacéutico ante los nuevos retos; registro de resultados en salud, acuerdos de sostenibilidad clínicos y económicos y compra pública; y el papel del farmacéutico en la selección, priorización y seguimiento de los tratamientos.

La continua alerta para satisfacer las necesidades en materia formación y actualización de los farmacéuticos hospitalarios “es una de las labores principales de la SEFH, pues la formación hace que seamos cada vez mejores como profesionales y, sobre todo, ante los nuevos retos que están por venir”, señaló Cordero, con la que coincidió Herrero, para quien “la profesión se encuentra ante un reto con respecto a la actualización”.

Así, por ejemplo, Escudero explicó que “para poder manejar los CAR-T la formación, tanto teórica como práctica, es obligatoria y se hace de forma multidisciplinar con otros Servicios”. Para la jefe del Servicio de Farmacia del Hospital la Paz, la formación multidisciplinar es clave, “ya que permite establecer sistemas conjuntos con los clínicos sobre los tratamientos”. Con respecto las mejoras posibles en el registro sobre de resultados en salud del Sistema Nacional de Salud (SNS), “no solo se quedarán en una herramienta que sirva para fijar precios, sino que tendrán otras funciones”, consideró Cordero. Las tecnologías deben ayudar y no entorpecer, “por lo que se deberían evitar los registros paralelos y que toda la información estuviera documentada en la historia clínica”, señaló por su parte Herrero.

El Hospital Virgen de las Nieves fue uno de los pioneros en la puesta en marcha de los acuerdos de riesgo compartido en los que el registro de resultados es fundamental, ya que “permite que analicemos la eficacia de los medicamentos desde el nivel del paciente. Debe ser una herramienta habitual, con unos sistemas informáticos ágiles que permitan, tanto a clínicos como farmacéuticos, registrar los parámetros para reconocer si los resultados con todo tipo de fármacos, incluso las nuevas terapias, son efectivas o no”, subrayó Jiménez.

En esta línea, Cordero considera que Valtermed, el proyecto del Ministerio de Sanidad para medir y evaluar el valor terapéutico en la práctica clínica real de los medicamentos de alto impacto, “es una iniciativa muy positiva y necesaria, pues supone un importante aliado en la toma de decisiones”. Pagar por los medicamentos en función del valor que aportan “sería lo deseable, pero no siempre será posible por la dificultad de medir todos los resultados que afectarían a la toma de decisiones”, señaló por su parte Herrero.

Con respecto al papel del farmacéutico en evaluación de medicamentos, la SEFH ha contratado a dos especialistas para potenciar la realización de los informes génesis, “pues uno de nuestros objetivos es liderar el contenido científico en el sector sanitario, en colaboración con las autoridades. Es importantísimo que el farmacéutico hospitalario esté implicado en la elaboración y revisión de estos informes”, explicó Cordero. Por su parte, Herrero señaló que el nuevo Comité Asesor para la Financiación de la Prestación Farmacéutica del SNS “servirá para normalizar y establecer unas políticas comunes de fijación de precios, que creo que es positivo”.

“Cuantas más herramientas técnicas tengamos para poder realizar estos seguimientos, ya sea a través del Big Data, de registros unificados, etc., más eficientes seremos”, señaló Escudero. Todos los ponentes se mostraron optimistas tras el informe presentado por Ricote. “Estos nuevos retos son una oportunidad porque existirán terapias para pacientes que antes no tenían posibilidad de tratamiento”, concluyó Jiménez.

Herramientas para facilitar las evaluaciones, mejoras en el proceso de selección de medicamentos y difusión de instrumentos metodológicos y resultados, son los objetivos del Grupo Génesis.

 

Aportaciones de Genesis-SEFH

Al hilo de las aportaciones de los informes sobre resultados en salud, el farmacéutico hospitalario y coordinador adjunto del Grupo Génesis, Eduardo López Briz, presentado por Miguel Martínez, director de Offering, Data Supply and Client Services de IQVIA, explicó cómo es la evaluación del posicionamiento y la terapéutica de los nuevos fármacos e indicaciones que se realiza en los informes Génesis, a los que se añade un impacto presupuestario en comparación con las terapias ya existentes.

“Los informes génesis nos ayudan a evaluar qué novedad es realmente innovación y en 2005 un grupo de farmacéuticos quisimos revolucionar el mundo de la evaluación y de ahí surgió el grupo”, introdujo López Briz. Así, los objetivos de Génesis son “desarrollar herramientas para facilitar la realización de evaluaciones de calidad y que éstas estén disponibles de forma oportuna en el tiempo para ser de utilidad; aumentar la eficiencia, calidad, rapidez e independencia del proceso de selección de medicamentos en hospitales; y ofertar y difundir los instrumentos metodológicos, modelos de evaluación y resultados de este grupo de trabajo en la medida en que puedan ser útiles”.

Para López Briz, “Los medicamentos deben ser evaluados por lo que son y no por lo que esperamos que sean y, ante el reto que va a llegar, tendremos que seleccionar mucho porque no podremos evaluarlo todo, solo lo que consideremos que aportará mayor innovación y beneficios para el paciente”, concluyó.

 


Texto: Sara de Federico. Fotos: Sandra Chavez

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz