Comparte esta noticia

Un 'chatbot' para optimizar el uso de antídotos con inteligencia artificial

Reproducción de consultas virtuales al 'chatbot' del Servicio de Farmacia del Complejo Hospitalario de A Coruña.

FRAN ROSA  |    14.06.2019 - 11:47

En el Servicio de Farmacia del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña están a la última. Hace dos meses que trabajan con un chatbot para la gestión de la información sobre los antídotos. Marta García, farmacéutica especialista, ha liderado el desarrollo de un proyecto que viene para aportar agilidad y comodidad y que además es de utilidad para médicos y personal de Enfermería, implicados en la aplicación de estas terapias.

"Hasta el desarrollo de este sistema, teníamos una guía de 2013, de unas 80-90 páginas, que decidimos actualizar a finales de 2018, para incorporar nuevos antídotos. En ese proceso, pensamos inicialmente en desarrollar una app, pero se nos planteó esta herramienta más sencilla, más moderna, que además no necesita la descarga de aplicación para ser usada (funciona con Telegram). El modo de funcionamiento es como una conversación, donde tú preguntas y el chatbot te da las respuestas", explica García.

Para que esto sea posible, lo primero fue cargar la información contenida en la Guía de administración de antídotos en la plataforma chatbot, que guarda en su interior un listado de los antídotos disponibles en el hospital, así como de las intoxicaciones para los que se usan; información sobre los principios activos, indicaciones, mecanismos de acción, dosis y vías de administración y observaciones; algoritmos de tratamiento, por ejemplo, la intoxicación por paracetamol, o el sangrado/cirugía o procedimiento invasivo en paciente a tratamiento con anticoagulantes de acción directa, así como la realización de los cálculos sobre filtrado glomerular (aclaramiento de creatinina) utilizando la fórmula de Cockcroft-Gault, para administrar, o no, N-acetilcisteina en la intoxicación por paracetamol y para establecer la dosis, etc.

Con la información cargada, se definieron los intents (preguntas) y los entities (tóxicos y antídotos), y se realizó el entrenamiento, en el que estuvieron implicados farmacéuticos e informáticos, hasta que el 100% de respuestas obtenidas a las cuestiones que se le plantearon fueron correctas. Y es que, el proceso de aprendizaje es gradual: 50-70-90-100%. Este proceso duró unas ocho semanas y, a partir de ahí, ya comenzó a dársele difusión al proyecto entre los potenciales usuarios, que no han necesitado una formación específica ya que el funcionamiento es sencillo.

García aclara que el chatbot no es más que un sistema informático, que basa su actuación en la inteligencia artificial. Se trata, en este sentido, de una plataforma que contiene información predefinida y "que no interpreta, simplemente responde a lo que se le pide".  Ante una pregunta formulada por el usuario, explica García, "la herramienta reconoce el lenguaje y contesta". "Su uso es muy sencillo", añade.

Explotación de los datos

El hecho de que el inicio de su utilización sea reciente hace que no hay resultados aún. No obstante, la farmacéutica del Compleo de A Coruña apunta que ya se puede intuir una ventaja importante, como es "la obtención de información manera rápida", que permite actuar de forma ágil en situaciones que realmente lo requieren, como son las intoxicaciones. Además, aunque aún no se está haciendo una explotación de los datos, el dispositivo lo permite. "Vamos a obtener datos sobre el tipo de consultas, el tipo de usuarios, que, aunque no estemos utilizando aún, porque todo es muy reciente, tienen su potencial", señala.

De cara al futuro, esta farmacéutica espera que el chatbot vaya mejorando en el el reconocimiento del lenguaje, lo cual es más que factible, ya que, como se decía, se trata de un proceso gradual en el que se va acumulando información y conocimiento. La guinda será incorporarle un sistema para el reconocimiento de voz. "Será el siguiente paso, que nos aportará, sobre todo, agilidad y comodidad, pudiendo realizar esas consultas, por ejemplo, cuando tengamos las manos ocupadas", concluye García.

De momento, lo que ya ha aportado el desarrollo de este instrumento es visibilidad para los farmacéuticos hospitalarios, que a los ojos de sus compañeros sanitarios aparecen, de este modo, como unos profesionales preocupados por incorporar el valor de las nuevas tecnologías a la práctica diaria.

lineagris-494

Innovación en Farmacia Hospitalaria

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz